Proposiciones indecentes

Irina Pino

HAVANA TIMES – No es casualidad que se me considere alguien con una sexualidad abierta, libre de prejuicios, puesto que he abordado temáticas relativas al sexo en Havana Times, donde mantengo un diario personal.

Me encanta escribir sobre sexo, ya que el abanico de posibilidades es extenso.

Eso pasa a ser un acontecimiento interesante por lo que implica. A lo largo de mi vida me han propuesto relaciones sexuales de todo tipo, unas solapadas y otras a rajatabla, sin mediar otra cosa.

Tenía catorce años, cuando se me acercó un vecino que era marino mercante y tenía fama de mujeriego. Estaba enamorada del tipo, al menos así lo creía, pues siempre su imagen estaba en mi cabeza.

Me resultaba sexy, quizás porque tenía más de 30 años. Por eso acepté la invitación a su casa, para degustar un chocolate frío (supuestamente). Claro que, el chocolate era yo. 

En la etapa juvenil casi todas las chicas son bonitas, las carnes firmes y la piel fresca no dejan de ser una tentación.

Por aquella fecha se llevaba la moda de los shorts de jeans, con corazones rojos en los bolsillos traseros. No usaba sujetador, y se marcaban mis pezones erectos. Era un plato nada despreciable a los ojos de los demás.

Mientras conversábamos sentados en el sofá de su sala, me puso la mano en un muslo y con la otra empezó a meter la mano debajo de la blusa.

Al sentir su contacto, enmudecí, no atiné a otra cosa que ir a la puerta y salir corriendo. Después de eso, al verlo por la calle, le huía.

Tuve un acosador que visitaba la librería donde trabajaba. Con su tremenda labia comenzó a hablarme de libros, de sus autores favoritos, bla, bla, bla…

A la tercera o cuarta vez me contó de sus planes. Era muy desagradable porque interrumpía mi labor, expresándose con frases groseras sobre lo que me quería hacer. Pronto me propuso un trío. Y yo, inocente al fin, no sabía que eso constituía un delito.

Me pintaba la escena con naturalidad. La iniciativa sería mía, pondría la chica en posiciones bien calientes, para que luego él se uniera a nosotras a disfrutar.

Recuerdo la anécdota de uno de mis novios: su deseo era que me acostara con su mejor amigo. Sería algo alocado, tendría lugar en su “antro”, como le llamaba. Residía en un cuartico en un garaje. El sitio estaba alfombrado, lleno de luces rojas y tenía aire acondicionado. Sobre las paredes había posters de bandas de rock.

Tenía ganas de experimentar. Todo ello bajo la influencia de un té de campana, muy popular por los años 80. (aquí tampoco hay una especie de final  e inmediatamente comienza con otra anécdota)

Un voyeur que conocimos en la playa Santa María, pretendía que mi amigo gay y yo, tuviéramos sexo con una lesbiana. El estaría observándonos tras una cortina. Dicha tela tenía una abertura pequeña que le permitiría ver la escena. Solo mirar y masturbarse era su propósito.

Cuando tenía 21, mi novio de turno reservó en un hotelito con otra pareja. Una sola habitación. Alegaba que para ahorrar dinero. Yo accedí sin sospechar que era un swinger. No pasó nada hasta después que comimos en el restaurante. Cuando salí del baño ya estaba la otra pareja desnuda teniendo sexo oral, mientras él, también sin ropas, me convidaba a la fiestecita.

Hace poco tuve una experiencia con un swinger, el tipo escribe y es fan a mis posts. La idea de hablar con un colega me pareció agradable. Salimos a tomar un café y al rato fue directamente al grano.

Le seguí la corriente, incluso lo alenté, me interesaba conocer a sus amigos swingers a modo de investigación. Sin embargo, perdí el contacto con él.

Esa persona me contó que su matrimonio estuvo basado en ese tipo de relaciones, no obstante, ella no desea hacerlo más, ahora lo rechaza porque se le ha creado un trauma. De ninguna manera se lo prohíbe. Él es libre de hacer sexo con quien prefiera.

Tiene mucho tiempo libre que gira en torno a esa práctica. Me confesó que toma ansiolíticos para controlarse.

No es mi intención juzgar a la gente, ni tampoco soy una monja, el sexo es un mundo aparte, cada cual hace lo que lo viene en ganas. Lo errado es tratar de convencer al otro y provocar situaciones desagradables.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


10 thoughts on “Proposiciones indecentes

  • el 11 enero, 2019 a las 8:44 pm
    Permalink

    Claro que no es delito lo que se hace con consentimiento. Podría hacer una novela erótica. Mis libros de poesía y mi narrativa tienen mucho de erotismo.

  • el 10 enero, 2019 a las 5:48 pm
    Permalink

    Irina
    Se nota en tus post que no eres una monja, cuando la mayoría de tus artículos se basan fundamentalmente en la sexualidad. Lo que me sorprende es que digas que hacer un trío es ilegal, por Dios. Algo así solo podría ser ilegal si te hacen participar a la fuerza, o que previamente hallas sido drogada, eso sí sería una violación, porque no seria algo consentido, pero ni un trío, ni un quinteto, u Orgía son actos ilegales, a no ser que lo hagas en el centro de cualquier avenida de La Habana. Por cierto leyendo tu artículo me quedó fría, porque has sido una esponja para este tipo de situaciones de carácter sexual, podrías ir pensando en hacer una novela, tendrías buenas ganancias. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *