Paralelos bien alejados

Irina Pino

Pre-universitarioHAVANA TIMES — En algunos comentarios a mis artículos anteriores referidos al sexo, noto cierta polémica y también burla; por eso me gustaría volver a tocar el tema del sexo. Me imagino que halle más adelante otros temas de interés referidos al mismo. Creo que es una fuente muy rica y variada para asuntos a tratar.

En la adolescencia hablaba con mis amigas íntimas de sexo; y cuando comenzaron a aparecer los cambios en nuestros cuerpos, nos mostrábamos el vello púbico o los incipientes senos, sin rastro alguno de pudor; era solo la curiosidad la que nos impulsaba a observar esta transformación.

Jugábamos a enviar cartas a los chicos que nos gustaban, y luego a escondernos con ellos en las escaleras oscuras para tocarnos e improvisar los primeros besos, –chocando diente con diente–, pues no sabíamos que la lengua era un implemento esencial en esta práctica.

Hubo una vez que encontramos una carta anónima en el portal de mi casa, compuesta por un lenguaje totalmente soez, con detalles del acto sexual en cuestión. Y esto nos dejó con ganas de saber más. –Por eso es que lo oculto es tan atractivo, y lo prohibido hace saltar muros–; y también provoca tantos descalabros; la ignorancia es la peor de las cárceles.

Esas y otras anécdotas pasaban en aquellos tiempos. Ahora con mi hijo de catorce años soy totalmente abierta, le explico cómo funcionan las “cosas”, algo que en mi época era un tabú, pues mis padres eran los primeros renuentes a tratar el tema de la sexualidad, y aún ahora cuando hay en una película escenas de desnudos, ellos se levantan y dejan de verla.

Estas mojigaterías las viví en mi etapa juvenil, descubriendo aquel mundo por otras vías. Hasta que algunos amigos me dieron libros e información. Y lo otro lo aprendí en la práctica con las relaciones y los novios de turno.

Pienso que en la enseñanza secundaria debían comenzar a impartir programas educativos ligados a la sexualidad, para que los chicos con su reverberación hormonal, no tengan que aprender con otros que quizás sean lo mismo de ignorantes que ellos; para que no sufran las consecuencias del desconocimiento, no se apresuren y violen su etapa más fresca.

A mi hijo lo oriento de una forma sencilla, sin el lenguaje científico, pero tampoco con el lenguaje vulgar, simplemente de una forma clara y directa.

Por eso no me sorprendí cuando un día me preguntó el modo de colocar un preservativo. Y en otra ocasión, me habló de unos videos caseros algo “calientes” que andan rodando por casi todas las pc de la isla, que un compañero de clases había visto recientemente.

Hechos así nos enseñan que los tiempos han cambiado, pero el sexo es el mismo, y al deseo hay que saberlo canalizar.

19 thoughts on “Paralelos bien alejados

  • el 15 febrero, 2014 a las 12:04 am
    Permalink

    Gracias por el enlace, Tony. Para serte franco, no recuerdo esa sección que mencionas. De algún modo perdí el tren…

  • el 14 febrero, 2014 a las 8:08 pm
    Permalink

    Le ronc Laping es un experto en estas lides.

  • el 14 febrero, 2014 a las 1:28 pm
    Permalink

    Isidro, A lo mejor te acuerdas de las secciones de “correo del amor” que habían en los periódicos en Cuba. En una que otra ocasión me he encontrado a matrimonios cubanos mayores que se conocieron por este medio. Ahora se usa la Internet. Precisamente Helen Fisher fue contratada por match.com para crear www,chemestry.com basado en sus estudios. Ha tenido mucho éxito. Si das tu email, te hacen un test de personalidad gratis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *