Paquete y televisión cubana

Irina Pino

Foto: Jimmy Roque Martínez

HAVANA TIMES — En torno a la polémica del Paquete semanal hay diversas opiniones, muchos lo defienden, algunos piensan que deben ponerse restricciones. La televisión por su parte en su ánimo de copiar y ganar espectadores ha creado series policiales que esperan competir con CSI y otras de producción extranjera, que por supuesto solo sirven para entretener, claro que, sin la factura de éstas. El factor económico no lo permitirá, aquí no hay patrocinadores, solo la subvención del estado.

Hubo Un día y noche, serie policial criolla que no ha sido superada. Recuerdo que en mi niñez y adolescencia en la televisión cubana, se hacían adaptaciones de grandes obras literarias, como El Rojo y el negro, Cumbres Borrascosas y Papá Goriot, que a pesar de hacerse con una economía de recursos, tuvieron excelentes directores y actuaciones memorables. Muchos de estos guionistas y directores murieron, otros emigraron. También hubo series para los jóvenes como Hoy es siempre todavía, escrita por Alberto Serret, con la coautoría de Chely Lima, donde se planteaban los choques generacionales.

Los guionistas de pesos pesados ya no están, sin embargo se convocan cursos y todo permanece invariable. Lo sé porque estuve en un curso de esos, y ninguno de mis compañeros fue contratado luego para ofrecer un guión, a todos les dieron calabazas. El mecanismo televisivo tiene sus plazas inamovibles, y no es fácil tomar por asalto esa muralla de contención. Las “ovejas negras” buscan alternativas en otros medios.

Se han introduciendo los materiales extranjeros (enlatados), ocupando la mayoría de la programación. Muchos espacios se crearon a partir de los materiales importados, como los musicales, algunos con pobres guiones, claro que, hay que justificar salarios y equipos de producción. Eso se llama ser prácticos.

En mi etapa de trabajar en televisión, me percaté que a los asesores se les excluía, sus puntos de vista a penas era respetados, ni siquiera eran tenidos en cuenta en la concepción de los proyectos; el criterio del director era como una orden impuesta por un rey. Por eso salen y siguen saliendo programas mediocres, con el mismo séquito de directores, actores y demás. La televisión es uno de los medios masivos donde existen más prohibiciones. Cierta vez pregunté por qué no se ponía al cantautor Alberto Cortéz y me dijeron bajito que estaba vetado por unas declaraciones que hizo, y así, una larga lista.

Se busca una variedad en el Paquete, las personas escogen lo que van a consumir, puede que haya seudo arte, no obstante se pueden encontrar interesantes documentales, una que otra película con valores artísticos…, en la televisión debes aceptar lo que ponen, elegir entre cuatro canales las mismas películas que re trasmiten tres o cuatro veces en un mes, las que sacan del “baúl de los recuerdos”, las violentas de los sábados por la noche…, y si no te conviene, apagas el aparato.

No hallarás muchas opciones, por qué ellos se empeñan en copiar, es imposible equiparse con un ritmo que no tenemos: conozco un refrán que dice: “Original, muy bien, pretender serlo, muy mal”. Se debe salvar a la televisión, desde la propia televisión cubana.

 

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


7 thoughts on “Paquete y televisión cubana

  • el 25 enero, 2015 a las 8:55 pm
    Permalink

    Las proveedoras de cable están que se cortan las venas a causa de Netflix.

    Y los guionistas, directores y productores la tienen durisima para competir con los tubers. Un tipo como German Garmendia atrae mas público que un ejercito en los créditos.

  • el 25 enero, 2015 a las 8:35 pm
    Permalink

    Lado Franco hay demasiadas productoras y canales como para decir que todas están por vender. No es lo mismo BBC que Tele mundo.

  • el 24 enero, 2015 a las 7:39 pm
    Permalink

    No entiendo por que ese empeño en comparar la TV cubana con el famoso paquete. Son programaciones diferentes. El paquete solo es comparable con un servicio de TV por cable e Internet que no se le ofrece al pueblo cubano por el bloqueo interno del gobierno. En ningún país un canal de TV por si solo puede abarcar toda la gama de gustos de una poblacion.

    Hoy día la TV por cable ya tiene competencia con los servicios similares por Internet, que pagando una módica suma mensual tienes acceso a cientos de películas, series, programas de TV que las puedes disfrutar a la hora que tu prefieras y en eso ya le ganan al cable.

    Yo de la TV cubana veo por Internet la telenovela La otra esquina y el programa humorístico de Pánfilo. Son muy buenos y están realizados con bajo presupuesto.

  • el 24 enero, 2015 a las 4:49 pm
    Permalink

    Pues aceptemos que sí están encargadas de vender, aquí, allá y acuya. El problema es que en el mundo libre uno compra lo que le de la gana, y si tu encuentras que el Chavo del 8 es inmetible, no lo ves, pero si a mi me gusta, la veo. Ahora, con Cuba, te aburres de lo que te venden y no puedes hacer nada. ¿cómo se le llama a eso? Y es justo que te lo hagan?

  • el 23 enero, 2015 a las 3:39 pm
    Permalink

    Aunque estoy de acuerdo con usted si de TV se trata, está muy bien la crítica pero, al parecer no has analizado las programaciones de televisoras extranjeras, cualquiera. Te aburres de la misma banalidad todo el día. Recuerda que esas televisoras son encargadas de vender, vender.

  • el 22 enero, 2015 a las 10:06 am
    Permalink

    Pero si la televisión cubana está dirigida por Departamento ideológico del Comité Central del partido, como la prensa toda estatal, ¿ cómo le hacemos?
    Esos directores de programa ¿porqué están allí y no otros?
    Porque el Departamento ideológico del partido no lo permite.
    Y lo peor es que Pedro de la Hoz, funcionario de la UNEAC nos hace una reseña de las posiciones de la UNEAC con relación a la cultura que mantiene los mismos esquemas mediocres y panfletarios de la TV cubana.
    No es sólo la TV la que está anquilosada y produciendo mediocridad, toda la prensa nacional hace lo mismo. Congresos y más Congresos y la mediocridad intacta.

  • el 22 enero, 2015 a las 9:37 am
    Permalink

    la gente se queja de que no variedad, no hay programas de humor, no se porque, miren hay uno muy bueno en Cubavision a las 6.30, veanlo para que se mueran de la risa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *