Otras elecciones para amar

Irina Pino

HAVANA TIMES — Enamorarse de un sistema operativo ¿puede ocurrir? La historia sucede en la película Her (2013), ganadora del Oscar al mejor guión original en la pasada entrega.

El personaje protagónico, todavía con el dolor una relación amorosa recién terminada, acude a un software. Que se convierte en su asistente personal y penetra en su mente haciéndolo totalmente supeditado a ella; porque es una mujer, o una voz femenina, de la que llega a enamorarse. Mientras los puntos de contacto y las asociaciones convergen entre ellos, se consolida una unión bastante sui géneris.

¿Cómo alguien que no existe en realidad puede llegar a ser imprescindible y tocar la sensibilidad tan profundamente?

¿Por qué no podemos encontrar lo que buscamos en la gente que nos rodea? ¿Acaso no quedan personas con la espiritualidad, las afinidades y valores morales que nos puedan llegar a complementar?

Cada día perdemos más, nos apartamos de lo que nos hace dichosos, cambiamos el todo por la parte, y esa ínfima parte están los detalles más peculiares, los que nos hacen amar al escogido, no pensamos que los defectos también aparecerán y nos consolamos engañándonos.

Ahora con las avanzadas tecnologías, la gente es atraída a conocerse por vía internet; hay muchos que recurren este tipo de amor cibernético como una solución práctica cuando se sienten solos o necesitan encontrar con quien compartir. Las citas a ciegas del pasado han quedado relegadas o se ven poco.

Tengo una amiga que reside en los Estados Unidos, la cual me ha relatado sus peripecias en la búsqueda de pareja, precisamente a través de una agencia en internet. Ha salido con tres hombres de diferentes nacionalidades y no se ha quedado con ninguno. Ellos solo querían salir y tener sexo todos los fines de semana, excluyendo otro tipo de relación.

Yo misma estuve unos meses intercambiando mensajes con un escritor. Confieso que al principio me pareció un evento extraño. Gradualmente fue haciéndose un vicio revisar el correo; un experimento que apenas me dejaba descansar por las noches, pues me acostaba tarde o no podía conciliar el sueño; hasta tuve sueños eróticos con él.

Se convirtió en una relación de dependencia mutua, y todo sin vernos los rostros, sin escucharnos hablar, solo con palabras, ideas, reflexiones, podíamos imaginarnos, amarnos, hasta llegar a romper…, sí, porque nos alejamos por una temporada. Aunque más tarde continuamos escribiéndonos. Resultado: viajó a mi país y el choque fue brutal: fue alguien que aborrecí desde el mismo instante de verle.

Todo es efecto del aislamiento, de la soledad a que nos sometemos. Ese miedo a mostrarnos, a decir abiertamente lo que deseamos, o como lo deseamos, nuestras pequeñas mentiras siempre nos ganan, nos arrebatan una parte de nosotros. O seguimos arrastrando la mala suerte, tolerar tampoco es forma alguna de amor.

Buscamos lejos, lo que puede estar a dos palmos de la nariz. En la película, Theodore tenía a su amiga Amy, y apenas la notaba, enamorado de un sistema operativo, pues ni siquiera era una hermosa replicante como en Blade Runner.

Reconozco que a veces no es malo enamorarse de un sueño, de un desconocido, de alguien que vivió en otra época…, ese clase de amor también nos suele dar algo muy humano; imaginarse cerca de esa alma, puede ser una alternativa apasionante: como un juego intemporal, donde nunca ocurrirá el abandono, el sufrimiento; por el contrario, a veces el espíritu de un muerto amado nos protege y nos envía sus buenas energías.

Pero no hay que dejar insatisfecha la parte tangible con los aciertos y barahúndas de las pasiones, que en un momento nos pueden hacer felices o extremadamente miserables.



Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 269 posts and counting. See all posts by Irina Pino

2 thoughts on “Otras elecciones para amar

  • Irina, a veces es mejor mantener la ilusion y no chocar con la dura realidad. Se pude escribir bonito y tener el alma mas negra que la noche. Son riesgos que se corren en este tipo de encuentro. Me gusto tu trabajo.

  • Bien escrito Irina, me gusta tu estilo para tocar temas tan complicados. En los videos de HT hay uno que refleja bastante bien lo que dices. Se llama El Chat.

    En mi opinion no siempre salen mal las relaciones que comienzan en Internet. Conozco a dos familias que les va muy bien y se conocieron en la virtualidad. En el caso de Cuba, la tasa de divorcios es bastante alta y no hay acceso a Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.