Los adolescentes y sus simplezas

Nada los satisface a plenitud, se aburren de cualquier actividad

Por Irina Pino

HAVANA TIMES — No es la falta de expectativas lo que vemos en los jovencitos de ahora, es solo una especie de tedio perenne, un no saber qué hacer. Nada los satisface a plenitud, se aburren en cualquier actividad que hagan.

Si ven una película les falta concentración, tienden a adelantarla y la van mirando por pedazos. La música que escuchan es insustancial, la banalidad de sus conversaciones está a la orden del día. Se la pasan aferrados al celular, jugando, enviando mensajes tontos.

Los que tienen Facebook, cuelgan sus fotos, se comunican con frases inconsecuentes, se llaman –entre amigos– con malas palabras.

Sus temas de conversación: los futbolistas, los cantantes pop, de que si salió un videojuego nuevo, de la chica que subió su foto a Internet enseñando el culo…

En la escuela no se toman el trabajo de leer las obras que les indican: “Leer Romeo y Julieta, La casa de Bernarda Alba, Papá Goriot o Casa de muñecas, es un dolor de cabeza. Es mejor acceder a los resúmenes, total, si eso es lo que se pone en la prueba. No hace falta leerlas completas”.

Así se expresan. Ellos no toman las cosas a la tremenda –como lo hacía la gente de mi generación–, que se irritaban y discutían acaloradamente cuando algo salía mal o estaban en medio de un problema. Simplemente, tiran todo a mierda.

Antes de finalizar este curso escolar botaron a varios profesores de la escuela de mi hijo, incluido el director, supuestamente por fraude, en tanto se va a abrir una investigación…

Cuando me da la noticia me sorprende (¡a tanta gente botaron!); a él le resbala yme dice: –es normal. Cuántos sucesos pasan y ellos los incorporan a su vida como “normales”.

Me cuenta que dos de sus amigos aprobaron los exámenes y optaron por Medicina. Una buena noticia, pensé. Pero él alegó que solo lo hicieron para que no los cogiera el servicio militar, porque a ellos no les interesa la carrera para nada.

A otro de sus compañeros su madre le consiguió un certificado de una extraña enfermedad, para que le dieran baja del servicio militar. Y él chico está orgulloso de su madre. Comenta: de su super-mamá: “la pura es lo máximo”.

Estas actitudes crecen. Hay un mal social profundo en toda esta falta de pasión, en el amor por las cosas que alimentan el espíritu. Ellos han perdido la inocencia. Las grietas también han llegado hasta ellos.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


13 thoughts on “Los adolescentes y sus simplezas

  • el 30 julio, 2017 a las 10:49 am
    Permalink

    eduardo:

    Ya Miranda te ha cantado un par de verdades irrebatibles, pero, como mis datos te llaman la atención, te los amplío: el adulto que le dé alcohol a un menor de edad aquí, va preso (incluyendo los padres), el que se lo venda, también. ah, ¿Que los muchachos beben escondidos? Eso pasa entodo el planeta, pero-ojo- el nivel de alcoholismo en jóvenes menores de 21 años que hay en Cuba; y la facilidad del acceso al alcohol, no, no los hay aquí. Las drogas son un flagelo, por supuesto, y yo he estado todo el tiempo contra la legalización de la marihuana, pero da verguenza el destape de drogas que hay hoy por hoy en Cuba donde, supuestamente, no se dan las condiciones para que esto prolifere.

    Y yo no te estoy vendiendo a ti, ni a nadie ningún modelo de sociedad, pero la verdad es que ese engendro que hay instaurado en Cuba no sirve, ni funciona, ni hace a la mayoría feliz. lo que sí vendo es que hay que cambiarlo a otro mejor, porque en las dictaduras los únicos que medran son los tiranos, los cómplices. Lo que da verguenza es que tú pretendas vender esa porquería a los que no la han vivido, cuando tú fuiste el primero en ir echando para defenderla donde no la padeces. Coherencia, por favor.

  • el 29 julio, 2017 a las 6:09 pm
    Permalink

    …jorge alejandro…me aseguras que lo que yo mencione sobre la actitud de los jovenes norteamericanos no es la generalidad ni la media de la juventud …porque entonces asegurar que las malas actitudes si son la generalidad y la media de la juventud cubana???….muy ilustrativo el dato del consumo de bebidas a los 21 años…entonces ningun joven norteamericano consume alcohol hasta esa edad???…a que edad es que se permite el consumo de drogas???…ese parece que si es el verdadero problema …vi la noticia,y corrigeme si es cierta o no,de que segun las estadisticas este año iban a morir por sobredosis de drogas mas norteamericanos que todos los que murieron en la guerra de vietnam y las que le han seguido…es cierto eso???…esa muertes ,mas las que provocan las armas de fuego,creo que es una cifra respetable para un pais desarrollado,libre,culto,prospero y con una poblacion satisfecha con su medio social,con un futuro luminoso y cuya poblacion no tiene ningun daño antropologico ni carencias de ningun tipo,ni espirituales ni materiales…y entonces…que pasa???…y como ya te he dicho otras veces la comparacion con los usa me parece necesaria y valida porque ese es el modelo de sociedad que ustedes nos pretenden vender o imponer como la maravilla que solucionara todos nuestros problemas…es asi o no???…

  • el 29 julio, 2017 a las 1:40 pm
    Permalink

    La respuesta a la comparación entre los dos grupos de jóvenes (los americanos y los cubanos) las dan las estadísticas y a la vista del mundo entero, Demostremos que no somos subnormales y tomemos como referencia “las actitudes de los famosos spring-breakers”, vemos que después de los desenfrenos vacacionales de estos jóvenes, vuelven a sus universidades y se gradúan de sus respectivas profesiones y de ahí salen desde economistas, doctores, abogados hasta un administrador de cualquier empresa de bajo perfil, la mayoría -o su totalidad- puede incorporarse a la fuerza laboral del país y llegar hasta donde sus esfuerzos, y algunas veces hasta donde la mismísima suerte los lleve. No por gusto hay cola de extranjeros para ingresar a las universidades americanas, y colas de ya graduados para venir a ejercer aquí.

    En cambio las estadísticas cubanas muestran: que desde pre escolar hasta la universidad se les OBLIGA (y que los “revolucionarios” del blog me desmientan si no es verdad, ya que como tengo el hígado un poco enfermo según eduardo, no puedo ver la realidad), a integrarse y a desempeñar actos que nada tienen que ver con sus estudios y en contra de su voluntad, y que aún cumpliendo con los requisitos revolucionarios que te han impuesto, con miras a que cuando te gradúes puedas incorporarte a la fuerza laboral del país, chocas con la realidad de NO encontrar el más mínimo empleo que pueda cubrir tus necesidades mas básicas, dónde están las estadísticas cubanas que muestren que después de haberte graduado puedas siquiera rentarte un apartamento y formar una familia?, ni siquiera los extranjeros que van a “aprovecharse” de los estudios gratis se quedan aunque sea por “agradecimiento” para aportar al país?. Cuba es el único pais de la region con una población de viejos, porque la mano de obra joven que ayuda a la economía del país (que es lo normal) se ha ido, desde un equipo entero de danza a medio equipo de atletas, de hombres y mujeres inteligentes con títulos universitarios se escapan tirandose al mar, y los que deben dar el ejemplo de lo bueno que es vivir bajo ese sistema que venden como el más justo y mejor, sacan a sus hijos o viven ellos mismos desde en México, Australia o Canada, y mas vergonzoso aún en los EU que es el país que más critican, esta realidad es el mejor testimonio para saber que el sistema cubano es contrapruduciente, que no funciona (como lo reconoció el mismo Fidel) y que el 99% de la población vive infeliz por la extrema pobreza y con el más mínimo de los incentivos materiales, y por eso es que espiritualmente su juventud está completamente podrida.

  • el 28 julio, 2017 a las 6:57 am
    Permalink

    Eduardo:

    Siempre apegado a la compáración con EEUU para tratar de tapar el dique con los dedos. Lo que dices, que no es mentira, ni es generalizado, ni se da entre la media de la juventud norteamericana, sino entre una parte de los universitarios. Recuerda que aquí, para comprar alcohol hay que tener 21 años, y a esa edad eres considerado adulto. Lo que describe el artículo es muy diferente, y se deduce del texto que se trata de muchachos que no llegan a la veintena..

  • el 28 julio, 2017 a las 12:59 am
    Permalink

    ..jorge alejandro…entonces como crees que se calificaria a los jovenes de tu pais si solo se tomara como referencia sus actitudes en los famosos “spring breaks” dentro y fuera de los usa???…alcohol y drogas,sexo promiscuo y desenfrenado,peleas en hoteles,discotecas,via publica…hasta muertes hay por congestiones alcoholicas…esos jovenes son ya noticia repetida todos los años por sus excesos y desenfrenos…son asi todos los jovenes norteamericanos???…se puede generalizar y considerar todo eso como causa de un sistema fracasado y contraproducente,un daño antropologico ,deficiente educacion desde el hogar,insatisfaccion social con el medio social o etc,etc???…o sera solo una muestra de su extrema felicidad ,la libertad absoluta y el no tener ningun tipo de carencias materiales y espirituales???..que tu crees???..se debe generalizar en ese caso o solo en el de los jovenes cubanos???….

  • el 27 julio, 2017 a las 7:34 pm
    Permalink

    Verónica:

    “Si ven una película les falta concentración, tienden a adelantarla y la van mirando por pedazos”.(…) “En la escuela no se toman el trabajo de leer las obras que les indican: “Leer Romeo y Julieta, La casa de Bernarda Alba, Papá Goriot o Casa de muñecas, es un dolor de cabeza. Es mejor acceder a los resúmenes, total, si eso es lo que se pone en la prueba. No hace falta leerlas completas”

    Creo que aquí mezclaste peras con guayabas: eso es un fenómeno generalizado en este planeta; y no solo entre jóvenes. Te recomiendo el libro ” Superficiales. Qué está haciendo internet con nuestras mentes”, de Nicholas Carr. Posiblemente encuentres la respuesta a estas inquietudes que expresas. Te dejo aquí un buen artículo (“Más información, menos conocimiento”), de M. Vargas Llosa sobre este libro para que tengas una idea de lo que allí se dice:

    https://elpais.com/diario/2011/07/31/opinion/1312063211_850215.html

  • el 27 julio, 2017 a las 7:25 pm
    Permalink

    Eduardo:
    ¿Que hay jóvenes cubanos buenos y excelentemente educados? ¡ Pues claro que sí!, pero a un grupo humano no se le califica por sus mejores exponentes, ni por los peores, se toma como referencia a la media; y la media cubana se parece más a lo que describe Verónica que a la muchacha de 14 años campeona de ajedrez o a quien ganó el concurso de matemáticas, que no son más que excepciones gloriosas. No es menos cierto que cualquier análisis de este tipo se enfrenta inevitablemente a la opacidad estadística que caracteriza a la dictadura en cuanto a la investigación sociológica, cuando no al ocultamiento de datos ( Las estadísticas de los resultados de las pruebas de ingreso son información clasificada, ¿Lo sabías?), pero también no puede ignorarse la experiencia diaria. Todas esas características que Verónica expone son las manifestaciones externas del fenómeno, mas no su raíz; y en mi humilde opinión, la raíz del mal está en un conjunto de causas: un sistema fracasado y contraproducente; daño antropológico generacional, deficiente educación desde el hogar; insatisfacción con el medio social, falta de futuro, desacuerdo y/o indiferencia frente el discurso oficial; no respuesta efectiva ante sus carencias materiales y espirituales.

  • el 27 julio, 2017 a las 5:52 pm
    Permalink

    Recuerdo (antes de salir de allá) que muchos de ellos hablan una especie de jerga ininteligible, y en cuanto a grosería y mala educación las muchachitas están a la par de los varones. Lo peor que le puede suceder a una persona es no tener proyectos en la vida; estos jóvenes , o no los tienen, o son tan elementales que se limitan a “matar el tiempo” y tratar, como sea, tener una buena ropa, unos “fulas” para el vacilón, no creen en nada ni en nadie.

  • el 27 julio, 2017 a las 3:21 pm
    Permalink

    NO, eso es lo que les toco vivir, el “jombre nuevo” fue el que tomo el poder y creo muchos, miles de frankesteins, lo que hoy existe en cuba no es la culpa de los cubanos de abajo, sino de los aventureros bandoleros de arriba.

  • el 27 julio, 2017 a las 2:50 pm
    Permalink

    …como siempre la cabrona generalizacion para justificar los fallos propios o de sus hijos y dar gusto a los criticos permanentes que solo ven lo que les interesa ver…si tienes un subnormal en casa y que se reune y vive como otros subnormales sin oficio ni beneficio no culpes solamente al sistema ,al gobierno o a cualquier otra cosa que no seas tu…montones de ejemplos hay de jovenes cubanos de la isla que aprovechan sus oportunidades ,su tiempo y sus habilidades e inteligencia en cosas utiles para su vida y su futuro…hace poco hubo una joven estudiante cubana que gano un concurso de matematicas,otros que tuvieron excelentes resultados en el campeonato mundial de atletismo juvenil,a cada rato vemos noticias de jovenes cubanos que participan de forma destacada en competencias de informatica,musica,danza y otras muchas materias y especialidades …oimos,vemos y conocemos a jovenes de la isla que son destacados estudiantes,personas correctas e inteligentes y buenos ciudadanos sin dejar de ser jovenes y seguir las tendencias de su epoca y su tiempo…porque generalizar y tratar de meter en un mismo saco a todos los jovenes cubanos solo porque educamos o nos toco un descerebrado o un delincuente como esos que retrata el articulo que solo buscan el camino facil???…

  • el 27 julio, 2017 a las 1:04 pm
    Permalink

    La juventud refleja la sociedad en la cual vive. Tras casi sesenta años de empobrecimiento y fracaso continuo, la supervivencia se convierte en el orden del día. Ante la falta de opciones para el futuro, la palabra vocación desaparece del diccionario del habla cotidiana. Todo ese continuo movimiento hacia la nada crea esa mentalidad de vivir para los próximos dos segundos sin importar nada mas. Los líderes de la revolución prometieron una sociedad sin clases y en realidad crearon una sociedad sin clase.

  • el 27 julio, 2017 a las 11:18 am
    Permalink

    Pues es evidente que el relevo esta garantizado.

  • el 27 julio, 2017 a las 10:00 am
    Permalink

    Ese es el hombre nuevo, mediocre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *