Lo bueno dura poco

Por Irina Pino

Patio de la Maison lleno de publico durante la actuacion de Los Kent

HAVANA TIMES — Cada fin de semana, los adictos al rock se van al Submarino Amarillo o a la Casa de la Amistad, depende del gusto de cada cual, y también del bolsillo, aunque últimamente, muchos se iban a bailar con la banda de Los Kent a la Maison, porque la entrada era gratuita y solo se pagaba el consumo.

Allí, en el mismo patio, pasarela de glamorosos desfiles de moda de los ochenta y noventa, con la asiduidad de extranjeros, personalidades, y de gente alegre, donde se hacían fiestas con mucha comida y oropel, hoy es un lugar decadente, despintado, con una piscina sucia, llena de hojas, y con baños que ni funcionan como es debido.

Pero de un tiempo a esta parte, el sitio revivió gracias a las peñas de los sábados con Los Kent, la gente iba a pasarla bien, a rockear con esa banda que surgió en la década de los sesenta, ahora formada por músicos jóvenes. Creo que el baterista es el único integrante de la banda original.

Se escuchaban temas de los Beatles, Led Zeppelin, AC DC, Aerosmith, y otras bandas de rock en versiones de Los Kent, todo el mundo disfrutaba al máximo, sin pensar que “lo bueno dura poco”, como dice el refrán. Entonces, anoche, anunciaron que sería la última actuación del grupo.

Esa mala noticia molestó mucho a los fans, y acrecentó los comentarios de cómo cada día se le quitan espacios al rock, siendo la salsa y el reggaetón los géneros más afortunados en cuanto a que disponen de mayor cantidad de locales.

¿Qué pasa con el rock que sigue siendo el más vapuleado de todos los géneros musicales? ¿Por qué el Maxim’s Rock permanece cerrado desde hace dos años?

Carnero, el director de la banda, les dijo a todos que aquello iba a seguir, e hizo que se anotaran todos los celulares de los asistentes para avisarles, si conseguían otro local para tocar. Aunque luego, en la barra, le confesó a alguien, que su lucha con los censores era una lucha de muchas décadas.

El rock en Cuba ha sido la oveja negra, después que estuvieron los Rolling Stones en La Habana, e hicieron explotar la Ciudad Deportiva con más de un millón asistentes, se pensó que vendrían muchas bandas de rock, pero lo cierto es que nadie ha venido; hay un silencio de muerte en torno a eso.

No cayeron bien las palabras que pronunció Mick Jagger en el concierto, con respecto a la censura que hubo en tiempos pasados. Tampoco se puso el documental Habana Moon en la televisión cubana, para las personas que no pudieron asistir. Todo quedó en una promesa incumplida.

Sin embargo, el documental anda rodando por ahí, de flash en flash. Eso nadie lo puede parar.

Rockeros bailando con Los Kent

También recuerdo que la publicidad que se le hizo a sus Majestades Satánicas, no fue la que realmente ellos llevaban por su trascendencia, y por ser una banda mítica que ha sobrevivido a las épocas y a las diferentes tendencias de la música. Apenas unas noticias grises, y poca difusión.

No obstante, la multitud se congregó para celebrar el acontecimiento del siglo.Los adoradores del género, los detractores, y los curiosos estuvieron juntos en el espectáculo del 25 de marzo de 2016.

A propósito de eventos, por estos días se está realizando el Día Internacional del Jazz en la capital, con una amplia cobertura en la prensa plana, en los medios digitales y televisivos.La presentación en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, se hizo con una trasmisión especial para más de 25 países.

Han participado importantes músicos de la escena internacional, como Herbie Hancok y Chucho Valdés, y el actor Will Smith, fue uno de los presentadores.

El jazz es importante, pero ¿por qué no se le da esta posibilidad al rock?

En Cuba no hay festivales de rock, excepto, el Brutal Fest, y unos poquísimos eventos desperdigados en provincia.

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué la discriminación?

¿No habíamos superado la época de la barbarie? ¿O es que no conviene darle alas otra vez?

 

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


8 thoughts on “Lo bueno dura poco

  • el 4 mayo, 2017 a las 1:22 pm
    Permalink

    Si puedes, ve a la Casa de la Amistad a ver a la Vieja Escuela, ellos hacen covers, pero con sus versiones particulares, también tienen un disco con sus canciones, que las incluyen en sus actuaciones. Siempre acostumbran a invitar a un grupo, que hace de telonero, he visto bandas muy buenas tocar. El ambiente es muy amistoso, todos se conocen y comparten, jamás he visto peleas entre la gente. La atmósfera es saludable, y se baila con pasión.

  • el 4 mayo, 2017 a las 1:17 pm
    Permalink

    El rock tienen muchos subgéneros, es lo interesante del rock.

  • el 4 mayo, 2017 a las 1:16 pm
    Permalink

    Sí, Diógenes, se llena el Submarino Amarillo y la Casa de la amistad, sobre todo los domingos. También se llenaba la Maison, los sábados, El Aljibe, cuando tocaba Abalama, y el Maxim´s Rock cuando funcionaba. Lo que pasa es que los locales son insuficientes, pero últimamente han surgido muchos grupos de rock que se dedican a hacer covers, bandas de jovencitos que recién comienzan. Lo que pasa es que solo unos pocos hacen rock de su propia autoría y en español,aunque conozco a algunas bandas que lo hacen. Saludos cordiales. Gracias por comentar.

  • el 4 mayo, 2017 a las 6:25 am
    Permalink

    No soy fan del rock, y menos del “hard rock”. Pero no creo que no tenga seguidores suficientes para llenar un local de dimensiones moderadas en La Habana o en cualquier parte. ¿Será una de las “políticas” del gobierno no darle bola? ¿A estas alturas?

  • el 3 mayo, 2017 a las 7:58 am
    Permalink

    el problema con el Rock en Cuba es que no hay como comercializarlo y no me mal interpreten, soy rockero y cuando escucho reggaeton me dan nauseas pero la realidad comercial lo define todo. El gobierno cubano le da alas al reggaeton porque les sale bien barato, son por lo general muchachitos jovenes sin mucha educacion, casi ninguno tiene formacion profesional en materia musical y por 4 pesos cubanos se meten dos horas dando brincos en una tarima entreteniendo a la turba y todo eso sin mucha infraestructura pues no requieren de mucho audio ni andan con orquesta y son por lo general 2 o 3 integrantes con nombres raros y listo… el reggaeton se lo disparan lo mismo en carnavales que en una fiesta de 15… pero el rock es otra historia, los seguidores son mas escacos y dispersos y el rock no encaja en cualquier fetecun, esa es una realidad… lo poco que hay de rock en cuba es subvencionado por el gobierno o por sacrificio de musicos y seguidores pero no es rentable. Al rock no le queda mas remedio que lucharse sus espacios y dar sus conciertos por su cuenta, pasando la voz entre sus seguidores y metiendo el pie porque por proceso natural no lo van a lograr, a merced de que el estado quiera o no quiera que ya eso es arina de otro costal.. el estado quiso erradicar el juego de la bolita y la gente siguio jugando, el estado le hizo la vida un yogurt a los religiosos y ahi estan los religiosos y asi ha sucedido con los LGTB, los rockeros etc etc.. una cosa es que el estado les de de lado o los quiera aplastar y otra es que pueda y esa lucha les toca a los rockeros y sus seguidores, pero la realidad tampoco se puede ignorar, el rock no llena espacios de forma regular como para autosostenerse y aun si el estado en un arranque de buena gente quisiera darle al rock el mismo trado del reggaeton simplemente no puede, nadie se va a meter unos carnavales con rock ni una fiesta en una cooperativa de monte adento con rock…

  • el 3 mayo, 2017 a las 1:40 am
    Permalink

    Y vuelvo a la carga. Por otra parte -según tengo entendido y puedo estar mal informado- los Rollings Stones después del concierto, dejaron gran parte de la estructura material (bastante cara por cierto) para el desarrollo de actividades realizadas en el futuro realcionadas a ese género musical ?Adónde fueron a parar? ?Qué uso se les está dando? Pienso que el jazz, realmente no sufrió la carga de discriminación que toda su vida ha sufrido el Rock en los países comunistas, aunque, debo reconocer, que en la (ex) Europa del Este, especilamente, en países como Hungría, la RDA o Yugoslavia, entre otros; el Rock no sufrió tales endemoniadas persecuciones o discriminación, pues aún recuerdo, como -siendo un adolescente- me quedaba “congelado” de emoción frente a mi televisor soviético, mirando programas como “Rund” de la televisión alemana del este; donde tocaban bandas excelentes de ese país y otros del -llamado- “Telón de acero”, mano con mano y con excelente calidad, junto a otras famosas del mundo occidental.

  • el 3 mayo, 2017 a las 12:00 am
    Permalink

    En mi opinión muy personal, el problema con el Rock en la isla. No es si dice o no en sus letras ?Por qué tiene que decir? Es que ser rockero siempre ha sido una actitud libre ante el “stablisment de diversión” impuesto por el sistema. De eso se trata, la mayoría de los(as) rockeros(as) han sido fieles a una música y modo de soñar contrarios a los que nos han querido que sigamos -la rumba, la guaracha, el son.. géneros muy hermosos y loables, también, pero que hoy forzosamente han sido usurpados de sus raíces netamente populares para representar al sistema-, los cuales nunca nos han interesado, simplemente porque nuestro libre albedrío con algo de rebeldía no hizo amar ese tipo de música “diferente” y siempre tan discriminada. La guerra contra el Rock por parte del gobierno, no va contra si este representa el imperialismo. Sino porque esos sitios -con entrada en Cucs o no- son un oasis de LIBERTAD, AMOR y FRATERNIDAD y éso !Está terminantemente prohibido para el pueblo! aún cuando allí, ni se habla de política (a favor o en contra) ni significan un peligro de indisciplina para nadie, pues lo que abunda en ellos es: la buena energía, la amistad, el respeto, el ser felices como una gran familia. Yo creo que es hora de ganarse estos lugares y los cierran bajo la falsa excusa de poca rentabilidad, pues a recuperar viejas costumbres y volver a los tiempos de las fiestas de barrio que funcionaban, en nuestra juventud, a través del boca boca. Es solo una sugerencia.

  • el 2 mayo, 2017 a las 10:30 pm
    Permalink

    ¿Y tienes conocimiento de quiénes abarrotaron el teatro para ese “refulgente espectáculo internacional”? Sería muy grato que se diera a conocer ese dato, entre funcionarios y distinguidos visitantes de organizaciones extranjeras eso se atiborró… Juegan a la hipocresía y les viene perfectamente. El jazz cubano dice poco y nada, en ese tenor de cosas el reguetón le lleva delantera, habla de lo rancia que se encuentra esta sociedad, habla del pésimo gusto del grueso de la población cuando de música se trata, y reafirma totalmente cuánto se ha involucionado. El rock no ha hecho en buena medida su tarea, no propone, no dice, ni suena siquiera, no es raro que tenga pocos lugares donde sonar, si quienes lo hacen no lo luchan, ¿cuánto de loable tendrá que las instituciones oficiales les procuren las condiciones?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *