La muerte en el parque de Cero

Irina Pino

Parque de Cero y muritos vacíos donde estaban los faroles.

HAVANA TIMES — El barrio La Puntilla amaneció con la noticia de un hombre asesinado. El cuerpo apareció tirado en el parque de la calle Cero, frente a las oficinas del Instituto de Deporte (Índer). Un vecino que pasaba lo vio, tenía el rostro destrozado y muy cerca de él había una bolsa con un ladrillo lleno de sangre. Aún no se sabe quién es, si lo mataron allí o en otro sitio. Es probable que haya sido en la madrugada…

Ese parque, al caer la noche, es oscuro como boca de lobo, hace tiempo que los faroles desaparecieron, no hay una jodida luz que ilumine, da miedo en verdad.

Sin embargo, en la Casa Verde, la mansión de la 5ta Avenida y calle 2, que otrora perteneciera a Luisa Catalina Rodríguez Faxas, actualmente centro promotor de la arquitectura moderna y contemporánea, abundan las luces por todas partes, además de tener custodios vigilando día y noche.

Parque de Cero, árbol donde años atrás encontraron al ahorcado.

Cuando uno atraviesa el túnel de 5ta Avenida para ir al Vedado, se encuentra el restaurante 1830, y tal parece que es de día, por la intensa iluminación, pero cuando pasa el túnel hacia Miramar, la oscuridad es tan densa, que casi se puede tocar.

El parque de la calle Cero está maldito, hace algunos años encontraron a un hombre colgado de un árbol. El suceso impactó a todos los vecinos. Dicen que fue un suicidio. Allí también murió una viejita alcohólica, sentada en un banco.

Mucha gente que conozco teme pasar por ese lugar de noche, todas las calles cercanas se hallan desiertas, tenebrosas, la única iluminación es la que proyectan las viviendas particulares y los edificios. Es horrible imaginar que algún delincuente, violador o asesino, pueda estar al acecho, detrás de un árbol, en un rincón, y en cualquier momento podamos ser una de sus posibles víctimas.

Ahora respeto mucho más las historias de Poe.

3 thoughts on “La muerte en el parque de Cero

  • Gracias a todos por compartir, todo se va destruyendo y la gente sufre, lo peor es que seguimos viviendo de recuerdos del pasado. Pero la construcciones en espacios que fueron áreas verdes, tambien son dañinas, ya veremos otro “horror” más adelante y en la misma zona. Por ahora no hablaré de eso.

  • En cada ciudad del mundo hay lugares de este tipo, la diferencia está en que tales sitios se encuentran generalmente en periferia o zonas venidas a menos. Pero ese no es el caso de la entrada a Miramar, hoy en día lleno de embajadas, oficinas de empresas extranjeras, etc.

    El abandono se extiende por el país como un cáncer que lo devora todo. Y a su paso destruye vidas y lugares.

    A mí, en lo personal, me duele este post porque habla del degrado en un lugar que pertenece a mis recuerdos de infancia. Un lugar que era elegante, fresco, tranquilo.

    Por las fotos que me envían familiares y amigos, toda la zona está cayendo en un abandono total, sea las casas y edificios como las áreas verdes y calles. La única consolación que me queda es que al menos la que era mí casa ha sido transformada en embajada y está mantenida más o menos con decoro y no ha sido desmembrada en cuartos o derrumbada como en cambio le ocurrió a la casa de una amiga de infancia que fue por primera y única vez a Cuba en 2002 y se desmayó delante a las ruinas de lo que había sido su casa.

  • Da pena estimada Irina, pero te aseguro que la historias de Poe serán cuentos infantiles para “dormir felices” el día que salgan a la luz todos los disparates que ha cometido ese gobierno tirano que mal goberna nuestra isla embrujada. !Se verán -más- horrores!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *