La Colina Lenin: ¿Qué pasa allí?

Irina Pino

HAVANA TIMES – He visitado Regla en diversas oportunidades; es un municipio con lugares que tienen su historia; entre ellos se encuentra la Colina Lenin: el primer lugar en Latinoamérica donde se le rindió tributo a Vladimir Ilich Lenin.

El alcalde reglano, Antonio Celestino Bosch, lo inauguró plantando un olivo en 1924. Se llamaba por aquella época loma del Fortín, antes de ser bautizada por segunda vez. Dicho árbol fue derribado durante los gobiernos de Machado y Batista, pero siempre vuelto a plantar.

En 1984, la escultora Thelvia Marín creó el conjunto escultórico que incluye el rostro de Lenin empotrado en la piedra; artista talentosa, a quien por casualidades de la vida tuve el placer de conocer y entrevistar para Havana Times.

La obra se encuentra actualmente en estado de deterioro, sobre todo, el conjunto de esculturas que está encima de la colina. Algunas de las estatuas tienen los brazos partidos, por donde sobresale el alambrón con que fueron hechas. Se siente un repugnante hedor, porque, al parecer, la gente sacrifica animales que luego se pudren al sol y nadie se ocupa de limpiar la zona.

En ese mismo sitio se fabricó un círculo infantil que lleva el nombre del comunista. Una amiga que vive en ese municipio relata que tenía un sobrino inscrito en el centro, a pesar de estar lejos de su casa y ubicado a una altura incómoda, sin embargo, por esa época había una escalera de hierro que resultaba muy práctica.

El local, ya en desuso, no escapa del estado deplorable, siendo un baño público cubierto de orina y heces fecales por doquier, elegido, además, para encuentros sexuales, donde las personas que lo practican dejan, al terminar, sus huellas en las paredes con mensajes y dibujos obscenos.

Una de las cuidadoras me contó que no deja que los turistas asomen sus narices por allá arriba: le avergüenza que vean el desastre y la suciedad. Dijo que hace poco se robaron la bandera cubana y las luces LED que sirven para iluminar en las noches, ya que permanece abierto las 24 horas.

Ella se queja del exiguo personal, debido a que los ladrones los vigilan para cometer las fechorías. Todos los cuidadores son responsables por lo que ocurre, la medida contempla que se les descuente el valor de lo sustraído de sus salarios.

A pesar de todo, se disfruta visitar la Colina Lenin, con cinco escaleras de acceso para el público, un museo, y un mirador impresionante, considerado uno de los puntos más altos de Regla. Desde su altura se puede divisar construcciones como el Instituto de Meteorología, la refinería Ñico López, el hospital Naval, la Academia de Ciencias, el hotel Habana Libre, y la hermosa y contaminada bahía de La Habana.

Tengo fe, que en algún momento se tomen medidas y las instituciones pertinentes actúen para restaurar las piezas del monumento, se haga una labor de higiene y transformación al antiguo círculo infantil para convertirlo en un bien comunitario. Ambas edificaciones merecen respeto.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 254 posts and counting. See all posts by Irina Pino

3 thoughts on “La Colina Lenin: ¿Qué pasa allí?

  • Mejor usan un bulldozer para desbaratar ese vergonzoso monumento al genocida Lenin

  • Pepe Pan:

    Amén desde la mayúscula al punto final, y para muestra, un botón: de 1917 a 1925 30 millones de muertos en Rusia gracias a las políticas de Lenin, muchos de ellos víctimas de las hambrunas provocadas exprofeso para acabar con la resistencia de la población campesina.

  • Lo mejor que se puede hacer con ese monumento a uno de los mayores genocidas que ha conocido la Historia es borrarlo de la faz de la tierra. Además, con todo el respeto a la escultora, es horrendo y contamina el paisaje.

    ¡Gracias Fidel!

    Pepe Pan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *