José Antonio Rodríguez: al fin junto a Carlos Ruiz

Irina Pino

Jose Antonio Rodríguez. Foto: ecured.cu
Jose Antonio Rodríguez. Foto: ecured.cu

HAVANA TIMES — Hemos perdido al actor de mil personajes, José Antonio Rodríguez murió el pasado miércoles 7 de septiembre, los medios oficiales comunicaron que padecía una enfermedad degenerativa.

El teatro, la televisión, el cine y la radio, debían rendirle un largo tributo, hacía tiempo que no se hablaba de él, y hay cierta injusticia en ello, sobre todo en la televisión se notan estos olvidos, la fama es del último que llega…, pero no importa, mucha gente que lo admiraba recordará su brillante carrera, su modo interpretativo, este hombre pudo dominar disímiles personajes de Shakespeare. Una de sus últimas actuaciones, fue en la obra de Albee: ¿Quien le teme a Virginia Woolf?, en el otrora Gran Teatro de La Habana.

En Galileo Galilei, del dramaturgo Bertholt Brecht, compartió su rol de Galileo con Vicente Revuelta, también estaba Carlos Ruiz de la Tejera –en el personaje del papa–, ellos integraron el grupo “Los doce”, un teatro vanguardista, experimental, a la manera de Grotowski: puestas en escena minimalistas, prescindiendo de un maquillaje de caracterización, decorados y sonido; solo con una luz tenue para destacar al actor.

Mediante la expresión corporal, se trasmitían sentimientos, no se interpretaba un papel, se vivía realmente. Había que meterse dentro, y creo que él lo hizo. El sufrimiento puede llegar a destruir y dejar secuelas, quizás por eso tuvo una enfermedad tan terrible, que empieza con la pérdida de la memoria inmediata, y luego tiene un viaje regresivo, que desarticula todas las funciones.

Conocí a este gran actor, personalmente, por su amigo y colega, Carlos Ruiz de la Tejera, quien solía visitarlo con frecuencia, cuando su mente comenzó a desvariar. Carlos estaba muy preocupado por su comportamiento, ya que José Antonio lo llamaba por teléfono varias veces al día, y no recordaba haberlo hecho. Tampoco reconocía su casa.

En una ocasión fui con Carlos a verlo, me acuerdo que me mostró su hogar con amabilidad, una vivienda antigua en la calle Vapor, con varios cuartos. Era una persona encantadora, y con un peculiar sentido del humor, que no había perdido, a pesar de su padecimiento. Nos sentamos en la sala, y el comenzó a narrar anécdotas del pasado con entusiasmo. Entonces Carlos Ruiz le pidió a recitar juntos el poema de Guillén “Los dos abuelos”, algo que hizo magistralmente, sin omitir una frase. Fue asombroso verlo, escucharlo, con esa voz de tantos matices…

José Antonio y Carlos, fueron amigos entrañables, y aunque siempre estaban peleando, se querían. Carlos murió el año pasado, tenía 82 años, José Antonio lo siguió, con 81. Una muerte inmediata a la otra. Extraña manera de juntarse en la eternidad.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


4 thoughts on “José Antonio Rodríguez: al fin junto a Carlos Ruiz

  • el 11 septiembre, 2016 a las 8:53 pm
    Permalink

    Muy lindo post, Irina, felicidades

  • el 11 septiembre, 2016 a las 2:49 pm
    Permalink

    Memorable y magistral su actuación en la novela ” Las Impuras” junto a Susana Pérez.

  • el 9 septiembre, 2016 a las 12:24 pm
    Permalink

    Muy buen post de homenaje a uno de los grandes de todos los tiempos en las tablas cubanas. Gracias Irina por hacerlo.

  • el 9 septiembre, 2016 a las 10:00 am
    Permalink

    Dos grandisimos de Cuba,se fueron dos maestros de la actuacion, recuerdo la exelente narracion de Jose Antonio de aventuras tan emblematicas como Memorias de un Abuelo, con Carlos Ruiz me reia y me hacia reflexionar, sin palabras, dos mostruos de la actuacion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *