Historias de la pandemia en el cine cubano

Captura del trailer de Gallo.

Por Irina Pino

HAVANA TIMES – Cuentos de un día más, es un largometraje relacionado con la pandemia y sus efectos en las familias cubanas. Un proceso difícil que ha ocasionado rupturas de todo tipo.

Las historias de los seis nuevos realizadores, con la curaduría del director Fernando Pérez, nos muestran estos conflictos humanos.

Rosa María Rodríguez, presenta La trenza, que se desarrolla en un solar de La Habana, con una niña de protagonista. La atmósfera enrarecida del sitio, ya nos anuncia que allí la vida es dura, su madre es peluquera y siempre está ocupada, apenas si tiene tiempo para dedicarle. Mientras su padre es un enfermo alcohólico, un caso nulo para su educación.

Debido al cierre de las escuelas, la pequeña se la pasa jugando en los pasillos, tiene una paloma de mascota de la que no se separa, quizás es su mejor asidero para combatir la incomunicación.

Aquí se manifiesta el abuso infantil, pues su madre la usa como emisaria para resolver sus asuntos de compra ilegal de productos, y la manipulación que sufre implica el desenlace final.

Para mí lo interesante es el recurso de la cámara en mano, que sigue a la chica por largas escaleras, y se mete en los recovecos del edificio. La iluminación es opaca, reflejando la opresión del ambiente donde se mueve.

En el segundo relato, La muchacha de los pájaros, escrito y dirigido por Alan González, una joven llega a un caserón a sanear la casa y recoger las pertenencias de una persona que falleció, aunque no se aclara, las imágenes lo sugieren. La narrativa apenas recurre a los diálogos, todo está en las acciones. No hay música, solo el sonido de los pájaros en sus jaulas.

Mercuria es una muchacha que hace entrega de bebidas a domicilio con su moto eléctrica. Su cotidianidad es monótona, triste, y está rodeada de incertidumbre, incluso de peligros, pero mantiene comunicación constante con una amiga emigrada, ambas han quedado varadas en los recuerdos de la vida pasada. Su directora Carolina Fernández Vega Charadán, apuesta por retratar el proceso de aislamiento, desde la óptica de la mujer trabajadora e independiente.

Cuando dos extraños se encuentran hay posibilidades, eso está en El y Ella, con guión de Amílkar Salati y dirección de Yoel Infante. Un ex convicto comienza a trabajar de celador en un cine, pero todo cambia cuando una mujer que ve todas las noches tomar un taxi no puede regresar a su casa, debido al toque de queda.

El hombre le brinda el cine para pasar la noche… algo inusual sucede cuando le proyecta filmes cubanos que los acercan y conmueven en medio de sus respectivas soledades, se filtra un halo de esperanza de amor y compañía mutua.

En el quinto cuento, de Katherine T. Gavilán y Sheyla Pool, una chica se la pasa fotografiando la Habana nocturna desde su balcón, cuando de pronto irrumpe un extraño en su apartamento y la obliga a tener sexo. Pero no es más que un juego porque son pareja, y han encontrado un modo peculiar de romper la rutina.

Quizás la más conmovedor de todos sea Gallo, dirigido por Eduardo Eimil, que muestra la soledad más terrible, la de un músico que espera reunirse con su esposa que regresa del extranjero y debe pasar la cuarentena. Su esperanza de verla se trunca cuando se entera que está enferma de Covid 19. Como no puede recibir visitas, idea el modo de tocar para ella, desde afuera del hospital.

Aunque la calidad y la realización es desigual (porque se filmó en un tiempo record) ya sea por problemas de sonido en algunas historias, otras, sin embargo, poseen una fotografía más experimental y mejores actuaciones, resulta interesante el trabajo de los jóvenes cineastas, y como han podido recrear el dolor y el aislamiento de esta etapa de nuestra vida, que aún no termina.

Lea más del diario de Irina Pino aquí.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


4 thoughts on “Historias de la pandemia en el cine cubano

  • el 2 enero, 2022 a las 7:06 pm
    Permalink

    Es cierto, muchos se creen que el unico cine que vale es el mas intelectual, rechazando al otro cine, sin ver sus valores estéticos. Creo que hay que verlo todo para conocerlo y juzgarlo.

  • el 2 enero, 2022 a las 2:13 pm
    Permalink

    Lo que refieres suena interesante y Sheyla Pool me parece muy buena, pero con el cine cubano siempre tengo la reserva de que los jovenes ven demasiado Tarkovski y muy poco Billy Wilder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *