Fallece Carlos Ruiz de la Tejera

La vida se nos da, y la merecemos dándola

Irina Pino

Carlos Ruiz de la Tejera
Carlos Ruiz de la Tejera

HAVANA TIMES — El teléfono no para de sonar, la noticia de una muerte siempre desata curiosidad, la gente quiere enterarse del más mínimo detalle, no sé por qué. Se respira cierta dosis de morbo, pero es normal.

Cuando alguien muere la energía se transforma. Un artista ha muerto, su corazón se detuvo, ni siquiera pudo despedirse de sus amigos, la sala fría del hospital fue el lugar donde dejó sus últimos estertores Carlos Domingo Ruiz de la Tejera, un actor de teatro y cine, un humorista que encantaba con los monólogos que lo hicieron famoso, como el de La guagua, La vela y el cometa Halley.

Por casi 40 años engalanó su peña con los versos de Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Thelma Nava, Dulce María Loynaz, Fayad Jamís, o de nuestro José Martí; nos hizo suyo aquel testamento de la Madre Teresa de Calcuta, convocando a superarnos a nosotros mismos, para ser fuertes, y ver esperanza en derredor, batallar por la vida.

La vida es una tragedia, doméñala
La vida es un combate, acéptalo
La vida es un juego, juégalo
La vida es felicidad, merécela
La vida es la vida, defiéndela.
-Madre Teresa de Calcuta

Tuvo dolencias, enfermedades como cualquiera, un cuerpo de 82 años tiene un desgaste natural, aunque nunca quiso hacer partícipe a la gente, solo le interesaba el trabajo, era un adicto a la actuación.

Pasó por la cinematografía cubana de la mano de Tomás Gutiérrez Alea con Los Sobrevivientes. Estuvo muchos años en el grupo Teatro Estudio, de Raquel Revuelta; representó al cura inquisidor de la obra Galileo Galilei, de Bertolt Brecht; deleitó al público con El Burgués gentil hombre, de Moliére. Hizo su labor, cumplió con él y con los demás. El escenario cubano y el internacional le estarán agradecidos.

Sonríe aunque tu corazón esté adolorido,
aun cuando hay separación,
cuando hay nubes en el cielo
y te echen a un lado.
Sí, tú, sonríes a través de tus penas y dolor.
Sonríe
y quizás mañana puedas ver brillar el sol completamente para ti.
Ilumina tu rostro con alegría,
esconde toda huella de tristeza,
aunque una lágrima quizás esté cerca.
Sonríe,
para qué llorar.
Tú hallarás que la vida tiene sentido
si tú sonríes.
-Charles Chaplin

No era perfecto, peleaba porque las cosas funcionaran, sí fue un perfeccionista. Habrá los que digan de su carácter explosivo, aquellos arranques cuando percibía los defectos; sin embargo, era el amigo, el que tenía la chispa de la juventud y sabía muy bien cómo disipar la tristeza.

Los que conocen de tus virtudes te despedirán con una sonrisa: “Adiós Carlos y no te vayas nunca, te dirán simplemente tus amigos”.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


10 thoughts on “Fallece Carlos Ruiz de la Tejera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *