En mi cumpleaños

Irina Pino

Flores.  Foto: Cardad
Flores. Foto: Cardad

HAVANA TIMES — Los cumpleaños suelen ser fechas muy recordadas o muy olvidadas, hay momentos en que llegan a ser muy dolorosas, pues a veces coinciden con la desaparición de un amigo o un familiar. Sin embargo, casi siempre se recuerdan con alegría.

Hace poco yo fui la festejada, una amiga y colega me invitó a almorzar. Nos citamos en la céntrica Plaza de Armas, en la Habana Vieja, un lugar bastante concurrido, cerca de los libreros callejeros que pueblan la mayor parte de la zona.

Cuando llegué, conversamos de diferentes temas, poniéndonos al día. Luego hicimos una caminata por la calle Obispo hasta las inmediaciones del Barrio Chino. Allí hay un restaurant de comida italiana llamado “Mimosa”. El local es muy acogedor, destacándose por el exquisito trato de sus empleados, con una sobria decoración en tonos rojizos, pequeños candeleros en las mesas, y en general un ambiente tranquilo. La comida está bien confeccionada y la sirven en grandes porciones. Por lo que resulta difícil comer más de dos platos.

Nosotras optamos por una enorme pizza de champiñones, tomates y queso parmesano, y el segundo plato, fue un rizzoto de vegetales. De más está decir que devoré todo rápidamente, pues el desayuno había sido escaso y muy temprano en la mañana.

Me sentía a plenitud, cuando en un momento inesperado, apagaron las luces y se escucharon unas voces grabadas que cantaban “cumpleaños feliz…”. Aquello me sorprendió, pues alguien desconocido celebraba su nacimiento y la casualidad nos había reunido en el mismo lugar.

Pero mi felicidad no era completa, temía que cuando llegara la cuenta, fuera demasiado costoso, además de la propina obligatoria que tienen que pagar los clientes. Así que cuando trajeron la cuenta, mi amiga estaba en el baño y entonces aproveché para echarle una ojeada.

Aquello no era barato, al menos para un simple cubano constituía un gasto importante. Pero su regalo significaba algo muy bonito, un gesto que ella pagaba con buena disposición y se lo agradecí. Aunque me debatía entre una mezcla de tristeza y vergüenza por ese gasto de dinero, que quizás hubiera sido sustituido simplemente por una visita al Museo de Bellas Artes o la Casa del Chocolate, que son sitios mucho más económicos.

No sé si será un rezago de miseria, de pena con mis compatriotas, que en muchos momentos de la vida se han visto reflejados en un espejo de carencias, que no han podido siquiera resolver sus necesidades más apremiantes. Aún así, me resultaba penoso encontrarme en medio de aquella experiencia, y más con una persona tan apreciada. ¿Será que los cubanos de “bajos ingresos” no vamos a ser nunca seres normales? ¿Que no habrá posibilidad de tener un equilibrio en nuestro país?

Quizás pronto pueda corresponderle con una cena por mi parte, sin reparar en gastos, sin pensar que una cuenta de restaurante, pueda afectar el flaco bolsillo de una cubana, que le queda al menos cierta dignidad.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


9 thoughts on “En mi cumpleaños

  • el 24 julio, 2014 a las 9:01 am
    Permalink

    Feliz cumple
    Yo también me he sentido así alguna vez. Pero no importa, pensemos en que ya vendrán tiempos mejores, verás que sí, me gustó mucho el post.
    Saludos.

  • el 23 julio, 2014 a las 11:19 pm
    Permalink

    ¿Y recien fue tu cumple? Felicidades! a posteriori valen doble…

  • el 23 julio, 2014 a las 8:22 pm
    Permalink

    Irina ante todo feliz cumpleaños y por favor no llores mas miseria, si vives en miramar y escribes en este medio es decir tienes computadora e internet y el barriesito no es tan malo ….. no estas ni remotamente en la media de el pueblo de cuba

  • el 23 julio, 2014 a las 6:47 pm
    Permalink

    Feliz cumpleaños, irina, todos los que hemos vivido en Cuba hemos sentido, al menos una vez, lo mismo que tú, pero hay gastos que son, en el mejor sentido de la palabra, una inversión. Honrar a un buen amigo es una cosa que no puede medirse solamente en parámetros monetarios, pues la satisfacción que causa, no es cosa que se pueda medir en dinero. En definitiva “lo que no se va en lágrimas, se va en suspiros”, así que , si se va a gastar, que sea en algo como el disfrutar un instante al lado de un amigo querido.

    La culpa de que los cubanos de bajos ingresos (La inmensa mayoría de la población, no solo tú) no tengan la vida de seres normales, no es tuya: es del gobierno, cuyos miembros, por cierto, no se privan de nada.
    felicidades de nuevo.

  • el 23 julio, 2014 a las 4:22 pm
    Permalink

    Ahi va Irina de Nuevo llorando miseria… Irina queremos leer y discutir cosas que vayan mas alla de una salida al barrio chino….mijita..incentive la discussion politica de temas actuals y menos “gastados”. Es cierto que no todos pueden ir a un restaurant pero ya todos lo saben y se ha convertido en un tema reiterado…Con estos posts solo haces que los lectores te cojan lastima y que en los comentarios hablen de ti, lejos de discutir el tema en cuestion…

  • el 23 julio, 2014 a las 10:28 am
    Permalink

    Hola Irina.
    Ante todo !Feliz cumpleaños! En este post te veo mucho más medida y muy realista. Muy buena pregunta esa que hiciste al final: “¿Será que los cubanos de “bajos ingresos” no vamos a ser nunca seres normales? ¿Qué no habrá posibilidad de tener un equilibrio en nuestro país? Por cosas como esas -y aún peores-, me fui “tumbando” con el dolor de mi alma ?y sabes? Al final, se lo agradezco a tanto hijo de mala madre que me siempre quiso tratarme como ciudadano de tercera. Hoy vivo en “otro mundo” y, siendo la misma persona: trabajadora, decente, con sueños a corto plazo, esforzada, compartidora, sacrificada… ya nadie me trata como un trapo de cocina y con mi dinero -bien ganado y sin robar a nadie- puedo cumplir casi todas mis espectativas; asi como invitar y ser invitado a lugares de cualquier índole. Te mereces mejor suerte y circunstancia, porque creo que eres sincera, sensible y sabes apreciar un buen gesto. !Te deseo lo mejor!

  • el 23 julio, 2014 a las 10:09 am
    Permalink

    Iri:
    Lo importante fue que la pasaste bien, cuando vaya ya nos reuniremos. Besitos y felicidades

  • el 23 julio, 2014 a las 9:25 am
    Permalink

    Felicidades Irina . No te preocupes tanto por corresponder, llegado el caso siempre aparece el modo de hacerlo honrosamente . Suerte

  • el 23 julio, 2014 a las 7:42 am
    Permalink

    Irina, por muy pobre que uno sea hay que disfrutar la vida. Apreciar los momentos felices. Mi mama me enseño que el dinero va y viene. Seguro tu amiga pensó que darte una atención por tu cumpleaños era una muy buena manera de gastarlo.

    No olvides agradecerle y no te olvides del cumpleaños de ella, aunque no tienes que gastar lo mismo para “devolverle” la cifra, basta con que no lo olvides y se lo hagas saber.

    ****Dato curioso: con esto de las dietas y las enormes porciones que insisten en vendernos los restaurantes, hay una tendencia a compartir platos. Sin complejos. Es pecado botar comida. Así que con varias amigas aplicamos lo de pedir menos y compartir. Así, en vez de atarugarse con el medio pollo que te ponen para una persona, lo partimos entre tres. Comemos menos y gastamos menos y queda más plata para los tragos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *