Emigrar o quedar en Cuba

Mi hermana y mi sobrina

Por Irina Pino

HAVANA TIMES – Todos los días hay gente que emigra de la Isla. No es nada nuevo ver largas colas en la Oficina del Carnet de Identidad, en el Registro Civil, para sacar inscripciones y se sabe que planean irse.

Ahora con la nueva medida del patrocinio por dos años de cubanos residentes en los Estados Unidos, se van a intensificar las salidas. Otra vía para dejar el país y luego optar por la residencia. No obstante, algunos rehúsan hacerlo, a pesar de tener posibilidades.

Eso pasa con Tony, un amigo de la infancia, ingeniero que labora como editor y sonidista. Su hija vive en Naples y constantemente le dice que le va a poner los papeles para reclamarlo.

Ella lleva más de cinco años y aún vive con su madre (la ex de Tony) y sus dos hermanos adolescentes. Hace poco consiguió un empleo llevando la contabilidad de una empresa y tiene buen salario.

Pero él se niega a depender de su hija, solo acepta los medicamentos que le envía, porque son necesarios y aquí escasean. 

Cuando me explica las razones de por qué se queda, lo entiendo. Tendría que vivir agregado, como si fuera el inquilino de una casa de huéspedes.

Me confiesa que no puede empezar de cero, pues ya cumplió 53 años. Tampoco domina el inglés. Entonces qué va a hacer ¿acaso trabajar en un supermercado?

Acá es dueño de dos inmuebles, de los que no piensa deshacerse, su idea es arreglar uno de sus apartamentos para rentarlo. La dificultad del momento es con los materiales de construcción.

Muy distinto es el caso de Nancy, una amiga que se fue a Tampa reclamada por su hijo. Ella no trabajaba hacía casi una década, se la pasaba extrañando y con ganas de conocer a sus nietos.

Cuando la visitaba me cargaba con sus quejas, de la falta de comida, de lo malo que está el transporte, de tener que recurrir a Revolico para comprar medicamentos que necesitaba para su tensión arterial y así sucesivamente.

Estaba sola, y yo trataba de sacarla de su depresión invitándola al cine o al teatro, pero  después el tema obligado era hablarme de reunirse con su gente.

No sé qué va a suceder, porque la mayoría de la juventud desea marcharse. Cuba se convertirá en un país de viejos.

Pienso que la solución debe venir desde adentro, un cambio que no excluya a las fuerzas más activas, ni traiga como consecuencia el desarraigo ni la fractura familiar.

Lea más del diario de Irina Pino aquí.



Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 285 posts and counting. See all posts by Irina Pino

3 thoughts on “Emigrar o quedar en Cuba

  • no habra cambio porque los que pueden cambiar el pais se largan. estamos gobernados desde 1959 por unos pandilleros matones cuyo unico objetivo era robarse el pais. ya no queda que desfalcar y poco a poco se van muriendo estos miserables que todo lo destruyeron, entonces lo que queden junto a ellos viviran los momentos mas negros de la isla que poco a poco los bandoleros de biran conviritieron en su finca-prision.

  • Cuba ya es un país de viejos, se nota en la calle. No quiero ofender a nadie pero sabemos que se van los mejores y va quedando la raspa. Se van los profesionales, los emprendedores, los soñadores, los valientes, y los que quedan poco podrán aportar para revertir la situación. El país está condenado a un siglo más de miseria.

    Acabo leer el artículo de Pedro Morejón y copiaré el comentario que hice.

    Nunca es tarde para abandonar la Isla de la Miseria. En los 80 un vecino con más de 50 años estaba en los trámites para emigrar y le preguntaron que iba a hacer en USA tan viejo, y respondió, “morir en paz”, pero no, disfrutó 30 años más de su vida, viviendo modestamente pero muy tranquilo.

  • Buenas Irina, es así desde hace años, ahora es más evidente, ya es casi imposible vivir aquí y es verdad desde hace mucho es un país de viejos, yo veo muy bien las familias que se quieren reencontrar fuera de Cuba.
    Gracias por tu artículo.

Comentarios cerrados.