El gran dilema: quedarse en EUA o regresar a Cuba

Por Irino Pino

Cubanos en el aeropuerto de Miami. Foto: cubacute.com

HAVANA TIMES – La situación de muchos emigrados cubanos, residentes en los Estados Unidos, varía por las circunstancias de su salida, grados de preparación, y conquistas. Sin embargo, una cosa es segura, ningún compatriota olvida su Isla.

Un gran número de ellos siguen soñando con cambios de políticas entre los dos países, para visitar libremente su tierra. Otros desean continuar con ayudas monetarias, medicinas y todo lo que contribuya al bienestar de sus familias.

Tengo una amiga que lleva más de una década en Miami. Sus hijas se fueron reclamadas por sus respectivos padres, y luego la instaron a unírseles.

Mara vendió su apartamento por una suma menor que su valor, para reunir el dinero necesario de los trámites.

Si bien es cierto que resolvió, lo que quedó de la venta de su inmueble significó una suma irrisoria para mantenerse por un tiempo.

Su profesión, Licenciada en Filosofía, no vale de nada, porque no domina el inglés. Ha tenido diversos empleos como cuidadora de ancianos y de niños, además de limpieza de apartamentos.

De esa manera ha sobrevivido. Recientemente hablamos y me contó lo mal que le había ido en la convivencia con sus hijas. La mayor la botó de su casa por una pelea. Con la más pequeña tuvo problemas, su insensibilidad es tal que ni siquiera podía hacerle el favor de llevarla a su trabajo. Y otros detalles que no cuento, porque dan vergüenza.

Confiesa que sus hijas han cambiado mucho y no la quieren, que es menos que un trasto para ellas. No se interesan por su salud, y la mayor no la deja interactuar con sus nietos.

Durante un período tuvo pareja, un jubilado de 70 años (ella tiene 60). El tipo muy bueno y preocupado no le permitía hacer gasto alguno. Supuestamente, estaba enamorado.

Y gracias a esa seguridad podía enviarle remesas a su madre regularmente, y ahorrar para venir a Cuba.

Pero no todo es color de rosa, me explica, ya que desde el primer momento en que iniciaron su relación, le puso las cartas sobre la mesa: nunca se iba a casar con ella.

Rompieron hace poco, porque él empezó a sentirse disminuido y celoso, y a sospechar que ella lo estaba usando para su conveniencia.

Le pregunté si podía repatriarse, ejercer como profesora y vivir con su madre.  Alegó que ni siquiera podía reunir el dinero suficiente para viajar, menos aún para ese papeleo.

Actualmente es empleada en un Publix, y la mayor parte del salario se le va en alquiler.

Es una persona que aparenta fuerza, sin embargo, percibo su dolor y soledad: “En ese país solo importa el estatus y no existen amistades verdaderas”, refiere.

Su prioridad ahora es mantenerse saludable, no sabe cuál será su futuro.

Quiero ayudarla, aunque no sé qué argumentos darle, aquí la cosa tampoco está fácil, regresar implica miles de problemas como enfrentarse a los escases de medicinas, y el alza desmesurada de precios alimentarios y en tarifas de consumo.

Lea más del diario de Irina Pino aquí.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


5 thoughts on “El gran dilema: quedarse en EUA o regresar a Cuba

  • el 13 marzo, 2021 a las 8:37 am
    Permalink

    Conozco un caso similar, y se repatrió. Los viejos donde mejor están es en Cuba y que le manden el dinero de Miami, mientras más mejor.

  • el 9 marzo, 2021 a las 10:38 pm
    Permalink

    no quiero juzgar a tu amiga, pero hay cosas que se prestan a dudas. Como fue su relación con sus hijas de padres diferentes antes de abandonar el país?, si tiene 60 Años y lleva Diez en USA, acaso no es suficiente tiempo para aprender inglés?, por que el novio la acusa de estarle usando a su conveniencia?. Tu amiga no representa a la mayoría de la emigración cubana. Yo llegue un poco más joven, llegue a tener tres trabajos y estudiar inglés de noche. Hoy estoy retirado y vivo cómodo. Si tu amiga no puede esperar a cumplir 62 años, cuando le empiezan a dar una ayuda monetaria, seguro médico gratis, vivienda subsidiada y hasta celular gratis pues es mejor que se repatríe.

  • el 8 marzo, 2021 a las 1:59 pm
    Permalink

    Así es de duro ese país, nadie puede depender de otro. Pero la madre entrada en años, se supone, debe ser atendida por las hijas. La decisión que tomó fue incorrecta, y ahora tiene que asumir las consecuencias. Consejos de amigos no le faltaron. No es un país para viejos.

  • el 8 marzo, 2021 a las 11:00 am
    Permalink

    perdon pero yo me referia a su relacion con otra persona, la interaccion con las hijas ya es otra historia, familia es familia y no debian tirar a su madre a la calle que es bien cruda. tengo un amigo que le sucedio algo parecido, su padre lo reclamo y tiempo despues en un malentendido lo lanzo a la calle, lo recogi por la amistad que teniamos desde cuba, vivio un tiempo en mi casa y rapidamente busco donde meterse, se encamino y mas nunca volvio a hablar con su familiar; es un problema comun en eeuu con los emigrantes.

  • el 8 marzo, 2021 a las 10:56 am
    Permalink

    lamentablemente el sistema esta basado en la responsabilidad del individuo por su vida y superviviencia, es algo innato al sistema americano, tienes todas las oportunidades que sepas luchar pero no esperes que el sistema se haga cargo de ti, tu vida es tuya y debes responder por ella. asi te ira.
    eso hace que muchas personas no aceptan que venga otra gente a sus vidas a crearle problemas, ya sea con la familia que traen, ya sea con problemas que arrastran de decisiones anteriores. es muy comun ver eso, puedes llamarlo egoismo pero pasado un tiempo en eeuu ya lo ves de otra manera, es mas bien pragmatismo, ser realista, vivir con los pies sobre la tierra pues los problemas que puedas tener debes enfrentarlos bajo la premisa de que NADIE vendra a darte una mano; si la recibes eres un afortunado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *