Detenidos y multados por jugar futbol

Por Irina Pino

Jovenes cubanos jugando fútbol. Foto de archivo: Yoni González / cubanos.guru.com

HAVANA TIMES – El encierro en esta época de pandemia vuelve locos a los jovencitos, tal como si estuvieran en prisión domiciliaria. Su naturaleza está ligada al movimiento, por lo que necesitan ejercitar, hacer deportes para liberar la energía acumulada.

En la zona donde vivo, La Puntilla, en Miramar, algunos chicos violan el aislamiento social y se arriesgan a bañarse en la costa.

Ayer detuvieron a ocho jóvenes que jugaban futbol en la calle B, entre 1era y 3era, en un espacio vacío, aledaño al centro comercial.

Ocurrió inesperadamente: un carro policial se detuvo, una mujer policía se bajó y solicitó refuerzos. A los pocos minutos eran tres carros. La operación fue rápida: varios policías esposaron a los jugadores, incluso, a los que solo estaban allí de observadores.

Ningún vecino se tomó la molestia de intervenir, para explicar que estos muchachos son del barrio y que nunca han cometido delitos.

La verdad es que, fueron conducidos como delincuentes hasta la 5ta, una estación de policía, situada en la calle 62 entre 7ma y 9na.

En dicho lugar, el trato no fue nada amable, cada vez que alguno intentaba hablar, un oficial le gritaba: ¡cállate!

Dos de los chicos detenidos son hermanos, uno de ellos protestó fuerte, y lo metieron en el calabozo. Su hermano exigió que lo llevaran junto él, para acompañarlo.

Unos alegaron que ni siquiera estaban jugando, que aquello era una injusticia. Pero el oficial respondió que solo por estar cerca de los otros iban a ser multados igualmente. Como dice el refrán: “Pagan justos por pecadores”.

Aunque el momento exigía seriedad, los muchachos encontraron la forma de divertirse: se burlaron, riéndose bajito, de la obsoleta computadora que usaba el guardia de turno, de lo lenta que era para entrar en la base de datos y confirmar sus Carnés de identidad, ya que solo uno del grupo portaba el documento.

Finalmente, se le impuso a cada uno una multa de 300 cuotas (300CUP), por violar las medidas sanitarias del confinamiento, por estar prohibido reunirse más de tres personas en la calle. A pesar de que todos llevaban sus respectivos nasobucos.

Un rato después, llegó el padre de los hermanos a recogerlos, y se horrorizó al saber que iba a tener que pagar dos multas, o sea, 600 CUP, arguyendo que no sabía cómo iba a reunir todo ese dinero, ahora que ni él ni la madre de los niños estaban trabajando.

A las dos horas todos fueron liberados. Y por supuesto, tuvieron que regresar a sus casas caminando.

Hubiera sido mejor un llamado de atención, y no la medida abusiva para chicos que aún no trabajan. Entonces son los padres los que realmente deben asumir la responsabilidad.

La mayoría de las familias cubanas atraviesan una situación precaria, por la falta de alimentos y productos de aseo personal, y para colmo, tener que soltar dinero con multas innecesarias.

Hay policías buenos, malos, y están los corruptos, pero los que más golpean son los que ejercen el poder de manera arbitraria.

 

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

4 comentarios sobre “Detenidos y multados por jugar futbol

  • Sus metodos, como siempre, son extremos y agresivos. Tienen razon en detener el juego y tomar medidas para disuadir, pero ellos siempre se extreman, es su naturaleza, que es la del sistema.

    Respuesta
  • Es cierto que la medida es fuerte pero de seguro que no rompen nunca más la cuarentena, en el transcurso de los años he visto como cuba es cada vez más incontrolable en educación, y la culpa es del sistema, que si no gritabas o eras bullangero te calificaban mal, el bueno era el que lo hacía y para colmo lo estimulaban, recuerdo de niño nos dejaban el litro de leche en la puerta, el periódico, las revistas, nací en la dirección que tu estas diciendo, cerquita, no había rejas en las casas,, teniendo garaje los carros dormían en la calle, las bicicletas se quedaban en el portal o jardín, que podemos esperar si no se respetan las leyes.

    Respuesta
  • Ayer detuvieron a otro grupo que se bañaba aqui enfrente, en la costa. Se los llevaron esposados en varios carros patrullas.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *