Cuba Libre en los cines

Irina Pino

De la película cubana, Cuba Libre.
De la película cubana, Cuba Libre.

HAVANA TIMES — Escrita y dirigida por Jorge Luis Sánchez, director que le rindiera homenaje al músico cubano Benny Moré, con El Benny, la película Cuba Libre estuvo en competición en el 37 Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

El argumento se ubica en el conflicto hispano-cubano-estadounidense, seguido por la ocupación de los Estados Unidos. Los sucesos son recreados a través de la mirada de dos niños.

Pero aquí no se habla de los hechos históricos con profundidad, hay cabos sueltos: no se menciona el Pacto de París, documento con el cual España le cede a los Estados Unidos los territorios de Guam, Marianas, Carolinas, Palau, Filipinas, y Puerto Rico.

Tampoco ahonda sobre la voladura del acorazado Maine, donde murieron oficiales y soldados estadounidenses; la llegada del ejército libertador muestra una imagen de un ejército derrotado, a la vez que se obvia a líderes militares como Antonio Maceo y Máximo Gómez.

Todo se desarrolla en un pueblo sin nombre, en una escuelita pobre que pertenece a una iglesia, donde existe una férrea imposición española de valores morales, educativos, patrióticos y religiosos; con una maestra y un cura, que abrazan todo lo español.

Se entretejen en el filme varias sub-tramas: uno de los niños es hijo de un mambí y monaguillo de la iglesia, el otro es sobrino de un jamaicano y habla inglés a la perfección. Se notan las pugnas entre ellos, las envidias, no obstante, más tarde se hacen amigos.

El destino de estos niños confluye cuando aparecen las tropas estadounidenses, y ellos deciden integrarse a ese ejército, buscando un modo de sobrevivencia en medio de un entorno miserable. Uno de los pequeños sirve de traductor entre estadounidenses y mambises; mientras que el segundo trabaja de peón. Los dos desean marcharse hacia los Estados Unidos en pos de un futuro mejor.

En esta cinta se hace énfasis a las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, quizás para recordarnos las diferencias que hemos tenido a lo largo de los años, y nuestra posición siempre en desventaja.

La dirección de arte es digna, pero el guion se resiente y se diluye, quedando varias sub-tramas sueltas, y por ende, personajes desaparecidos misteriosamente, como el tío jamaicano.

La banda sonora pudo haberse destacado con temas dedicados a los personajes, y no solo como fondo para acompañar la acción. Abundan los parlamentos teatrales, con frases grandilocuentes en boca de actores como Isabel Santos (la maestra) y Manuel Porto (el cura).

Sin embargo, por parte de los actores infantiles: Christian Sánchez (Samuel) y Alejandro Guerrero (Simón), se respira frescura, pues los talentos en bruto se alejan de los clichés que abusan los actores profesionales. Hablan y gesticulan como dos chicos de cualquier barrio cubano, sin esfuerzo, y con la soltura propia de la infancia.

El tempo de la cinta –120 minutos–, se vuelve pesado, y la película tiende a ser aburrida, como una telenovela, solo abocada en conflictos melodramáticos entre los protagonistas, como gancho para atrapar al espectador.

Asimismo, se muestran metáforas aleccionadoras que resultan forzadas. Algunos de los personajes se transforman: el cura se vuelve un oportunista, cuando recibe dinero para su iglesia del oficial estadounidense; un mambí, resulta el alcalde-títere del pueblo, y el jefe mambí –padre de uno de los niños protagonistas–, se suicida.

Mientras veía el filme, en la sala del cine Yara, un grupo de niños y adolescentes no paraba de hablar, otros correteaban por los pasillos, sin prestar la más mínima atención a lo que allí se proyectaba, faltando el respeto a todas las personas interesadas en ver reflejada parte de la historia de nuestro país, a pesar de tener sus cabos sueltos.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


One thought on “Cuba Libre en los cines

  • el 8 enero, 2016 a las 3:18 am
    Permalink

    No he visto la película de la reseña , pero con “El Benny”; me bastó y sobró. Muy buen documentalista, pero; cómo director de cine de amplio metraje, le falta muchísimo a Jorge Luis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *