Con sus tres amores (¿tendrá ella tres cerebros?)

Irina Pino

Foto: Juan Suárez
Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Ha dicho Woody Allen “que el corazón es un órgano muy flexible”, y convengo con él en todos los sentidos. Eduardo, mi colega de HavanaTimes, me ha facilitado una compilación que ha hecho Osvaldo Baigorria, de algunos pensadores del siglo XIX y  XX sobre su visión del amor libre.

Estas múltiples lecturas sobre las relaciones amorosas se fundan en análisis profundos y filosóficos, y cada uno expone su peculiar punto de vista o su experiencia. Leerlas me ha ayudado a percibir aristas o impresiones en alguien muy cercano a mí, que sostiene tres relaciones amorosas.

Hace más de diez años que vive con un músico, los dos son artistas y necesitan de ámbitos exclusivos para desarrollar sus labores creativas; además de compartir la responsabilidad del hogar y la educación de su hijo.

Pero concurren y están latentes diferencias muy marcadas en modos de pensar referidos a la política y otros asuntos, –temo que irreconciliables–, que los hace sumirse en discusiones que no traen soluciones ni acuerdos. Hay fuertes lazos de afecto, incluso mantienen una buena salud sexual, pero no lo es todo.

Su segunda relación ha durado un tiempo largo igualmente, existe respeto y mutua admiración. La comunión de ideas en el plano literario los une –es escritor como ella–, incluso ambos se ayudan en la corrección y edición de sus libros. Además de tener acercamientos en aficiones como la música clásica y la pintura…. En lo sexual –me confiesa–, es mucho más apasionado y creativo que el primero. Gusta del aislamiento y repele salir, casi como un ermitaño. Lo cual no le satisface, y limita un poco su horizonte con él.

Con Pablo, –alguien más joven–, aventurero, con mucha chispa y a la vez encantador, sale de vez en cuando a bailar, van al cine y recorren la ciudad. La energía que juntos proyectan es saludable y contagiosa. Se les podría llamar amigos-amantes, pues juntos tienen una relación basada en la camaradería principalmente; hablan de todo, sin prejuicios de ninguna índole, pues conoce de los otros. También es su lector más incisivo, desde su visión receptiva. Con los tres trascurren las experiencias que le aportan disímiles miradas, y se complementan en proyectos, aunque de forma separada.

Al verla, con cada uno –los conozco a todos–, pienso que no se puede colocar al amor en una camisa de fuerza, existen posibilidades sin descubrir, opciones que tenemos delante de nuestras narices y no explotamos, sumidos en ataduras estúpidas de prejuicios y otros rezagos de esa institución llamada “matrimonio”, que la mayoría de las veces está fundada en el engaño, las convenciones y conveniencias sociales, insultando las verdaderas aspiraciones del ser humano, que lastran el impulso individual al plegarnos a una sola persona de por vida, sin sospechar que el universo es enorme y somos parte de él.

Mi amiga me ha dicho que es consciente de los defectos en estas relaciones, que estos perviven, que las diferencias también hacen de las suyas y hay cosas que no se pueden cambiar, que se puede herir sentimientos y puede haber celos, pero nada en esta vida es perfecto; cada cual escoge su prisión-libertad como puede. Es bueno romper estos esquemas. Nadie está sujeto a otro, sino por su propia elección.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


41 thoughts on “Con sus tres amores (¿tendrá ella tres cerebros?)

  • el 9 marzo, 2014 a las 5:37 pm
    Permalink

    El problema no lo tiene Irina.

    El tema sexual es un tema recurrente y es transversal, que hable diga y cuestione todo lo que le dé la gana, que exponga sus dudas y que tenga la libertad de hacer con su vida privada lo que le venga en gana.

    El problema está en que hablar de sexo públicamente fue siempre algo antinatural, cuando debió haber sido todo lo contrario. A veces somo más victorianos que los mismos ingleses del siglo XIX.

    Si fuese un hombre quien escribiera lo que Irina, los cuestionamiento pasarían por otra parte, aún cuando lo escrito fuese lo mismo con puntos y comas incluidos.

    Monogamía, poligamia, menage a troi, swinger, relaciones libres, hetero y homosexuales, deberían ser cuestiones tan normales como comer, dormir o realizar cualquier actividad recreativa que nadie cuestiona.

  • el 8 marzo, 2014 a las 4:57 pm
    Permalink

    No se sí la experiencia tan horrenda es la que yo conté. Bueno, sólo es una historia real, muy similar a la historia del post pero con un final. (No voy a llamarlo feliz o trágico, fue su final) . En la vida real hay problemas.

    Y otra cosa, yo sí pregunté cual de los tres hombres se preocupa por las comodidades de la mujer y cual comparte con ella las verdes y las maduras, pero sólo para tratar de ver donde está el supuesto amor. Si no se comparte nada de eso lo que hay es simple sexo, o mejor aún, relaciones de servidumbre.

    Y no he visto a ningún comentarista sacar a relucir lo sagrado del matrimonio. Estamos en el siglo XXI, y hasta Chente Fox dejó atrás su matrimonio católico para empezar otro. Hay pocas cosas sagradas en este siglo.

    Yo puedo fantasear con Brad Pitt, pero ahora que tengo que salir por licencia de maternidad y voy a ganar mucho menos, ¿quién está matandose para qué yo no me preocupe por mis obligaciones financieras? mi Homer Simpson que tiene barriga y ronca, ha pasado conmigo buenas y malas, eso es amor y no me convierte en una mujer servil que le lleva las chancletas, que nunca sé ni donde quedaron las mías.

  • el 8 marzo, 2014 a las 1:27 pm
    Permalink

    Irina, te juro por lo mas sagrado en mi vida que no te iba a responder, pero veo que tu comentario requiere respuesta final.

    Mira lo que acabas de decir : “Y si hay algunas personas que coinciden conmigo, deben aceptarlo y no cuestionarlas.” —-Habrase visto cosa igual????, vaya estoy en shock!!!!, asi es que la cosa contigo es de que si te guste o no te guste eso es lo que hay y punto, que lindecez!, que revolucionario te quedo eso!

    Me dices que: ¿Cómo alguien que vivió la experiencia hippie ha transformado tanto su forma de pensar casi al extremo?.
    Te traje eso a relucir , para que veas que Nada de lo que puedas exponer, iba hacer que mis “concepciones ni mi moral se sintieran amenazadas”, que “este tema todo el mundo lo conoce”, que no importa que se ventile, y que en ningun momento hay que hacer voto para que HT lo prohiba, parece mentira que con lo estudiados que son en Cuba, no puedan interpretar lo que se escriba y que se vayan siempre por la tanjente, haciendose los chivos con tontera. Y para que sepas, que hasta los que fueron los hippies mas libertinos (que Yo nunca lo fui, me toco vivir esa etapa aqui en EU y cogi lo que me dio la gana de coger de esa era), en esa etapa de amor libre, jamas ninguno de Ellos llego a la conclucion de que los tradicionales eran ni mojigatos, ni que las mujeres eran serviles y que mucho menos sentenciaron que el matrimonio era una farza, y son felicices de haber quemado esa etapa, y hoy por hoy son hombres y mujeres felizmente casados, o juntados, y sin ser extremistas (como tu me tildas).
    Termino diciendote que has torcido este debate, un debate entre adultos con el lenguaje explicito que viene al caso, vaya con toda intencion para que te dieras cuenta que no habia mojigaterias, entonces lo llamas soes y vulgar.
    ACEPTO la eleccion que tome cada cual a full, a los que decidan o deseen escoger vivir una vida promiscua, o loca o disfuncional, o como dice tu amiga, “que hay cosas que no se pueden cambiar, que se puede herir sentimientos y puede haber celos, que en esta vida nada es perfecto; cada cual escoge su prisión-libertad como puede.”. Te reitero sinceramente que acceptamos lo que escoja cada cual, y creeme que no hay hard feelings. Aqui no ha pasado nada!
    Saludos.

  • el 8 marzo, 2014 a las 10:18 am
    Permalink

    La mayoría de los comentarios en este foro no son ni soeces ni ofensivos. Si consideras que algunos lo son, señálalos – posiblemente te apoyemos en cuestionarlos. De inmediato te apoyo en criticar esos comentarios que se han concentrado en tu persona.

    Hay muchos otros cuestionamientos aquí, sin embargo, que buscan entablar un dialogo a partir de conceptos, y no pareces siquiera haber reparado en ellos, casi como si no te interesara dialogar en absoluto con quienes te critican.

  • el 8 marzo, 2014 a las 7:33 am
    Permalink

    Irina, fuiste tú quien llamó mojigatos a los que dieron una opinión diferente a la tuya. Y fuiste tú quien dijo que el matrimonio es una farsa, aún cuando entere tus lectores puede haber gente felizmente casada y que una mujer en una relación monógama es servil… Mira, suponiendo que lo fuera, es su decisión. Incluso en este último comentario cuestionas la inteligencia de las personas que no hacen lo que tú supones que deben hacer, dar su opinión y punto.

    Bueno querida, esto no es el Granma. Aparentemente es un espacio de debate y la gente narra HECHOS o emite OPINIONES, según estime conveniente.

  • el 8 marzo, 2014 a las 5:12 am
    Permalink

    Se me ha dicho muchas cosas desagradables, hasta que yo soy la que tiene tres relaciones, creo que ese cuestionamiento está fuera de lugar. Observo que se usan expresiones soeces y de mal gusto. Pienso que las personas inteligentes no deben emplear el lenguaje vulgar, ni contar esas experiencias tan horrendas para atacar a un articulista, solo dar su opinión y punto. Y si hay algunas personas que coinciden conmigo, deben aceptarlo y no cuestionarlas. ¿Cómo alguien que vivió la experiencia hippie ha transformado tanto su forma de pensar casi al extremo? Le doy las gracias a todos los comentaristas.

  • el 6 marzo, 2014 a las 2:01 pm
    Permalink

    Creo que hay que agarrar el toro por los cuernos ; pero para eso primero tenemos que definir de que se trata el tema. ¿Es un problema de resolver necesidades o es un problema nada mas de que alguien tiene la libido por los cielos? ¿Se trata de que el cuerpo mande a nuestra mente o viceversa? ¿de un arabe con un haren o de la abeja reina asesinando cuanto zangano copula? ¿De la locura de un dia o para toda la vida? Realmente de ¿qué estamos hablando? Si la cosa va a ser como los tre mosqueteros (todos para uno y uno para todos) o como los tres cerditos (cada uno en su casa). Hace falta definir el tema.

  • el 6 marzo, 2014 a las 1:13 pm
    Permalink

    Eso mismo digo yo, eso fue lo que trajo el barco!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *