Con la banda Ánima Mundi: para elevarse hasta las estrellas

Por Irina Pino

La combinación entre las voces y la música es una perfecta armonía

HAVANA TIMES – La noche del 17 de junio, fue uno de esos sábados que no me han estafado por malas películas o experiencias estériles. Esta vez gané: estuve en un concierto de la banda de rock cubano Ánima Mundi, que tocó en la sala teatro El Ciervo Encantado.

Me quedé fascinada con su presentación, ¡esta gente es buenísima!, no los veía desde hace años, pero pude constatar que su trabajo actual es brillante, algo fuera de serie en una época de reggaetón y otros demonios.

Tuvieron dos presentaciones  anteriores, una en el Centro Hispanoamericano de la Cultura, y la otra en la sala teatro del Museo de Bellas Artes. Los tres, completarán la grabación de un DVD, que presumo se comercializará.

El valor de esta agrupación radica en que ha conquistado su propio sello y el reconocimiento internacional en la escena del rock progresivo. De igual modo, participan en importantes festivales con alineaciones reconocidas. Ellos incursionan en el rock sinfónico, céltico, folk, psicodelia, space rock, el jazz y el blues.

La combinación entre las voces y la música es una perfecta armonía. Esto se traduce en el esfuerzo de su trabajo, pues no se esquematizan y asumen cada vez más retos.

Roberto Díaz (director, guitarra líder y voces), Virginia Peraza (teclados y voces), Yarosky Corredera (bajo), Marco Alonso (batería y saxofón), y Michel Bermúdez (voz, guitarra acústica, teclados y percusión), dieron un espectáculo digno de la gran escena.

Y uno se pregunta, ¿por qué no existen espacios para una música como esta? Es difícil, pero no imposible, habilitar locales para la gente que se deleita con esta música experimental, cuando lo que más se difunde viola a diario nuestros oídos.

De los temas, no bastan las palabras: Flowers, Rubicon, The Chimney The Wheel and the War, Artful Device Maker, Nine Swans, Infinitum, Clock Work Heart, Train to the Future, Time to Understand, Lone Rider, y sobre todo, Somewhere y Endless Star,lograron llevarme hacia las estrellas.

Se agradece la labor en equipo: el diseño de luces, la acústica impecable, la bailarina, la serie de imágenes proyectadas, que conformaron una simbiosis por su extrañeza, pero que se fusionaron al sonido perfectamente.

Todo se armó con una concepción artística en función del éxito. Lo único discutible, es que si el local no hubiera sido un teatro, muchos hubieran bailado, ya que hay piezas que invitan a la danza y la gente baila con lo que siente.

Escuchar estas fantásticas melodías es complejo, algunas parecen venir desde mundos interiores; otras, por sus efectos, dan la impresión de que caminamos por la superficie de la luna o descubrimos galaxias desconocidas. Cosas para ver y palpar en la música; basta con tener suficiente imaginación. ¿Cantos de ángeles? También.

Entonces ¿qué queda? Volver a disfrutar de Ánima Mundi, y por supuesto, poder comprar sus discos.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


2 thoughts on “Con la banda Ánima Mundi: para elevarse hasta las estrellas

  • el 26 junio, 2017 a las 10:03 am
    Permalink

    Hola estimada Irina. Pues ya había oído hablar, desde hace cierto tiempo, de “Ànima Mundi”. Incluso una amiga que fue, en una época; como una especie de promotora del grupo; casi llega a pedirles que hicieran una audición en privado para mi porque nunca hubo forma de que me pudiese empatar con sus poquísimos conciertos programados y ella conoce de mis exigentes gustos en el género. Por suerte, seguía sus pistas de grabaciones en “youtube” (Internet) y me parecen muy interesantes con una mezcla de Rock y Jazz entre “Rush”, “Yes”, “Emerson Lake and Palmer” o “Alan Parsons”… ; pero todavía hay algo en ellos que no acaba de convencerme. Y es ese sello definitorio o toque sensacional que me haga indentificarlos tras el primer acorde. De todos modos, me parecen que están justo en eso. En la búsqueda experimental de ese sonido que los defina. De momento, sus temas me parecen más propios para secuencias películas de epopéyicas -tipo “El Señor de los Anillos” o algo así- No obstante a que sé que han alcanzado éxitos en países como: Japón, en sitios de EE.UU. México… Dicen, también, que en Europa, pero me entero ahora mismo. Justo hoy, salió un muy buen artículo sobre ellos en “Diario de Cuba”. En lo que sí coincidimos, es que la banda tiene una calidad muy, muy superior a la media y se merecen -en la isla- un sitio digno de un peña de Rock exquisita. Gracias, Irina, por la insistencia y por no cejar en mostrar y expandir tu buen gusto musical. Un abrazo.

  • el 23 junio, 2017 a las 8:33 pm
    Permalink

    El rock sigue siendo sospechoso por iconoclasta. Es musica de rebeldes para rebeldes. El regueton es rebeldia de solar, solo para descargar tensiones, alivia, no enfurece. No en balde a estos roqueros los encierran en un teatro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *