Con dos que se quieran 2 o historias con lágrimas

Por Irina Pino

amaury-perez-con-2-que-se-queiran-firma-1-580x211HAVANA TIMES — Los martes a las 8 y 30 de la noche, me siento frente al televisor para ver Con dos que se quieran 2, el programa que conduce Amaury Pérez Vidal, compositor, cantante, escritor, conductor de televisión, y exbloguero de Cubadebate.

Este programa comenzó hace años de forma glamorosa, se graba en los Estudios Abdala, de Miramar. El set es un apartamento muy chic, con unas luces discretas, que embellecen al más feo.

Por aquellos años, Amaury usaba traje con tenis, elegancia unida a informalidad, mezcla atractiva para los espectadores, también hacía sus gestos nerviosos…

No se puede negar que este espacio tiene una excelente factura, un equipo de realización que goza de gran profesionalidad, todo está estudiado, cronometrado, para que no haya baches. Y engancha a la gente. ¿Por qué? Porque te enteras de cosillas que se revelan, y que los entrevistados no sabían que les iban a preguntar, o sea, los cogen desprevenidos.

A él le gusta demasiado la polémica, y los insta a responder con habilidad, sin presiones, aparentemente, pero quizás los lleva a decir cosas que a lo mejor no les convenía hablar.

Sabe lo que hace, lee, investiga, tiene facilidad para dialogar, eso es un don. Además, es original para armar el cuestionario.

Han desfilado por allí, Eusebio Leal, Frank Fernández, Antón Arrufat, Zaida del Río, Silvio Rodríguez, y otras importantes figuras públicas. Hoy el entrevistado fue Lester Hamlet, realizador de videos y director de cine.

Pero no se habló lo suficiente del trabajo de Hamlet, me quedé con ganas de ahondar más en su filmografía. Amaury más bien se centró en su vida familiar, íntima, en la que abordó directamente su orientación sexual, porque es gay desde que nació, y nunca estuvo en el armario.

No creo perjudicial que se sepa parte de la historia de alguien que goza de fama, es válido conversar sobre lo espiritual, enaltecer la obra del entrevistado, lo que choca es cuando se hace para manipular los sentimientos de la gente, para convocar la lágrima; se manipula al entrevistado para que revele sus secretos, y el televidente participa de su fragilidad. ¿Qué es esto, la revista Hola en televisión?

Se vuelve puro chisme y pierde seriedad, la manipulación está hasta en el cierre, cuando el tema de despedida empieza a sonar antes de que termine de hablar el entrevistado de turno. El tema instrumental, Con dos que se quieran, tocado con una guitarra por el trovador Manuel Argudín, es profundamente melancólico,  la gente va a llorar con las frases del entrevistado, y con las del entrevistador, que lo induce a esto, diciéndole maravillas, que lo quiere mucho…

Se levanta luego, lo abraza y lo besa. Siempre el invitado es su amigo del alma, y él, por supuesto, le expresa su amor. Necesita estar a la altura del invitado, no puede ser menos que el otro. Siempre debe existir un vínculo. ¿Por qué no invita a alguien que no resiste? Amaury provoca constantemente para que todos se deshagan en lágrimas, los invitados y los que están del otro lado.

Seguro que Amaury Pérez leyó el libro: Televisión subliminar, socialización mediante comunicaciones inadvertidas, de Joan Ferrés Prats, en el que el experto en Comunicación habla de “la pornografía de los sentimientos”.

El conductor es inteligente, pero no todo el mundo se deja engañar.

Me considero una admiradora de la obra musical de Amaury, adoro sus bellas canciones de amor, sin embargo, considero que su fórmula al conducir este programa debe ser más mesurada, debe darle el lugar de estrella, solo al invitado.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


5 thoughts on “Con dos que se quieran 2 o historias con lágrimas

  • el 27 julio, 2016 a las 1:22 am
    Permalink

    Gracias Irina, disfruto mucho tus articulos, ya puedes contar con otro “fan”.

    La programa “Dos que se quieran” siempre me llamó la atención. Es muy original aqui en Cuba, muy conmovedora, y la producción es sumamente internacional. Es como una primera advertencia que vamos de Orwell a Huxley.

    Un beso,

    Steinar

  • el 12 julio, 2016 a las 6:44 pm
    Permalink

    Casi siempre veo este programa. Lo encuentro interesante por las mismas explicaciones que brinda el artículo. Tiene al final ese segmento melancólico, sentimental, incluso patriótico y no me molesta. A veces sirve para promover expresiones sinceras y muy polémicas, antes impensadas en la televisión cubana. Lo disfruto.

    Eso forma parte de la idea de Amaury y de sus objetivos con el programa, imposible que le guste a todo el mundo. Pocos jovencitos lo ven, la mayoría solo piensa en reggaetón y lo encuentran aburrido. La parte de farándula que toca es con personalidades que responden al interés de un público maduro y reflexivo. Sin descartar a los más jóvenes por completo, siempre hay excepciones.

    No concuerdo en satanizar a Amaury ni a su madre Consuelito Vidal por vivir en Cuba la época en que dejarse contagiar del espíritu revolucionario y extremista era normal y era la moda. Es fácil juzgar desde el futuro. Todos tenemos un padre, una madre, abuelos, tíos y hasta nosotros mismos que pasamos por semejante encanto. Incluso muchos aún están encantados.

    Los artistas cubanos que trabajan en las cadenas latinas de EUA cuando estaban en Cuba lucían comunistas también. La mayoría de los que aquí opinan virulentamente contra la revolución en algún momento lucieron muy comunistas. A veces no es más que hipocresía para la supervivencia; a veces nos han convencido sinceramente.

    El comunismo y las ideas fidelistas contagiaron a la mayoría y parecía bueno, máxime si no se escuchaba otra versión. Es más, lean bien lo que es el comunismo teóricamente, ¡es una maravilla!: el comunismo no es malo, lástima que sea mentira, imposible, inviable.

    Quisiera ver a los cubanos superar ese cliché y no estigmatizar ni discriminar, ni guardar rencores. Todos somos víctimas y victimarios en cierta medida, pero todos somos cubanos y debemos perdonarnos y llevarnos mejor independientemente de la ideología.

    No sé en qué fase ideológica está Amaury en estos momentos pero independientemente de ello me cae bien como artista y como persona, al menos por lo que veo. A su madre le sentía demasiada rectitud, pero en él veo afabilidad y eso me gusta en las personas.

  • el 11 julio, 2016 a las 8:54 am
    Permalink

    siendo hijo y criado bajo el ejemplo de quien fue una traidora a los que la formaron para muchos anos depues arrepentirse en un corto video y reconocer a reganadientes de que “….en el capitalismo yo era una nina mimada…” no me inspira Amaury Perez ninguna confianza, de nunca, ni antes, ni ahora, ni en el futuro. lo creo un mediocre y un manipulador para llegar a donde desea.

  • el 11 julio, 2016 a las 6:51 am
    Permalink

    Amaury es una persona horrible siempre con un pie en 2 zapatos un poquito de izq y un poquito a la derecha a ver donde puede caer mejor , se hace el amigo el buena gente pero si te tiene que punalar para realizar sus desiderios no lo piensa 2 veces

  • el 10 julio, 2016 a las 7:46 pm
    Permalink

    A mi me resulta repulsivo Amaury Pérez. De gratis, él no me ha hecho nada. Pero es un batido de mandarria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *