¿Celebraciones navideñas?

Por Irina Pino

Foto: Caridad

HAVANA TIMES – Es frecuente que entre los cubanos se hagan fiestas el 31 de diciembre, último día del año, pero la navidad es un evento religioso singular que comienza antes, y que implica desde poner un arbolito con bolas de cristal, hasta la llamada Misa del Gallo, momento en que se reúnen los fieles en las iglesias para conmemorar el nacimiento del niño Jesús.

Aquí esas celebraciones estuvieron prohibidas durante mucho tiempo; a principios de los 90 se reanimaron, recuerdo que fui con un amigo a la consabida Misa y me encantó. En aquella ocasión, después del oficio religioso, repartieron tazas de chocolate caliente, panes y dulces.

A pesar de todo, y de que algunos puedan hacer una buena comida el 24 de diciembre, poner un lindo arbolito iluminado en casa, en las calles no existe ambiente festivo: predomina una oscuridad circundante, no se escuchan villancicos, no hay ningún Santa Claus en la entrada de los locales repartiendo regalos a los niños…, solo en determinadas tiendas estatales vemos a los empleados con ridículos gorritos de pompón simulando que atienden bien al cliente.

No se hacen rebajas ni ofertas por el fin de año, por el contrario, los alimentos mantienen sus altos precios y escasean. Me contó una amiga que por su casa hubo una oferta de rebaja de carne de cerdo en un agro-mercado, y la gente luego de comprar la mercancía tuvieron que devolverla debido al estado de descomposición.

Ella salió a buscar comida y lo único que encontró en la tienda de 5ta y 42 fueron unos enormes pavos congelados  que no bajaban de los 50 CUC, incosteables para el bolsillo del ciudadano común.

A los turrones que duermen todo el año en las vidrieras, no se les hace una mínima rebaja, cuestan casi 4 CUC, y el vino tinto de 6 CUC en adelante. Las manzanas, pequeñitas y malas, cuestan cada una 0.55 centavos. O sea, que si no tienes bastante dinero no podrás hacer una cena como es debido. (El salario promedio del obrero o profesional cubano no llega a 25 CUC al mes.)

Mi madre me cuenta que en su familia, siendo extremadamente pobres, no les faltaba el pavo, la sidra y las doce uvas que se comían antes de la media noche.

Por otro lado, hay a quienes no les importa celebrar nada, porque la mayoría de su familia emigró, se fragmentó la familia, y a los que se quedaron se les fueron las ganas, como en mi caso. Mi cena del 24 la pasé bailando rock con unos amigos en La Casa de la Amistad.

Muchas personas están desoladas, el huracán les arrebató sus casas y viven confinadas en albergues. ¿Ellos qué van a querer celebrar?

Pero no todo el mundo tiene las mismas carencias, algunos sectores de la población celebran con todo lo que implica; para ellos la navidad es lujosa, colorida, preñada de regalos bajo el rutilante arbolito con su estrella en la punta.

Como dice una canción del trovador Silvio Rodríguez: “Unos festejan sus millones, otros, la camisita limpia, y hay quien no sabe qué es brindar…”

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


5 thoughts on “¿Celebraciones navideñas?

  • el 28 diciembre, 2017 a las 8:00 am
    Permalink

    jajaja…espaguetizar, aqui hasta los espaguetis estan perdidos de las tiendas, ayer sali a comprar un paquete y no los encontré. Gracias a todos por sus comentarios.

  • el 27 diciembre, 2017 a las 4:21 pm
    Permalink

    Todos Ellos cenan y se divierten. Los Castro no han cumplido el adagio romano de “pan y circo para el pueblo” para que se entretenga. Ellos dan circo a veces y nunca pan.
    Esto me hace recordar un curioso poema de un amigo que en 1970 fue y se lo leyo a Ernesto Cardenal, quien no tuvo respuesta. El nicaraguense no sabia si Rudi (el poeta) estaba jodiendo o iba en serio, no se daba cuenta que habia un poco de los dos. El poema se titulaba “El verbo espaguetizar”: “Yo espaguetizo/ Tu espaguetizas/ EL NO espaguetiza/Nosotros espaguetizamos/ Vosotros espaguetizais/ELLOS NO espaguetizan.”

  • el 27 diciembre, 2017 a las 3:18 pm
    Permalink

    … y hay quien no sabe que es brindar..; lo menos que podrían tener los cubanos, topos, es una cena decente el 24 de diciembre y una alimentación adecuada el resto del año. Yo y mi esposa cenamos ese día como simples trabajadores que somos en el país que vivo, luego nos fuímos a ver la TV; por otro lado no sé dónde tienen la cabeza los cubanos y cubanas que repletan facebook ese día con sus comilonas y francachelas, como para restregárselo en la cara al que está en la isla y tal vez ni una puñetera libra de puerco pudo comprar.

  • el 27 diciembre, 2017 a las 3:11 pm
    Permalink

    Sí Meresbala, claro que Silvio es ahora una persona de la “otra clase”, me refería a su canción, que la grabó con Feliciano, compositor y cantante que estuvo prohibido en Cuba por muchos años.

  • el 27 diciembre, 2017 a las 10:33 am
    Permalink

    no te preocupes que Silvio Rodriguez si celebró la navidad y bien celebrada, ese hace rato que se separo de la clase popular…

    lo que cuentas es triste pero es la cruda realidad, pero lo mas triste es que ni siquiera una persona que trabaja pueda costearse una cena decente aunque sea una vez al año o darle la ilusion a sus hijos de recibir regalos por haberse portado bien…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *