Bob Dylan y las canciones del corazón

Irina Pino

dylan-premio-nobelHAVANA TIMES — Bob Dylan ganó el Premio Nobel, la noticia ha desatado polémica, el disgusto de algunos, envidia de otros, que dicen no estar de acuerdo, alegando que no es un verdadero escritor; sin embargo, nadie puede negar su influencia en la cultura, la riqueza de sus letras con una fuerte crítica social, el simbolismo de sus poemas-canciones, sus canciones de amor.

Es un dinosaurio que ha experimentado y se ha nutrido del folk, el rock, el blues y de otros géneros de la música norteamericana, aún sigue en activo y emprendiendo nuevos proyectos.

Pero no es mi interés ahondar en su historia, que todos sus seguidores conocen, ni tampoco hablar del Nobel, sino de un disco que me sedujo por su calidez, por su acercamiento a las emociones de forma sencilla, sin pedir permiso para entrar en el corazón directamente. Shadows in the Night, publicado en 2015, es un fonograma que contiene temas que grabó Frank Sinatra en las décadas del 50 y el 60, sobre el desamor, la soledad, el dolor, emociones auténticas que nunca pasarán de moda.

El empaste de su voz con el ritmo lento de los instrumentos resulta singular, profundo, como si Dylan nos hablara al oído; me conmovieron especialmente: Full Moon and Empty Arms, Stay with Me,  I’m a Fool To  Want You,  The Night We Called It A Day, temas llenos de esa melancolía que acecha y se apropia de nuestro ser, que nos recuerdan nuestros viejos boleros donde solo quedan las cenizas del amor y se hace inalcanzable lo amado.

Aquí, Dylan no es Dylan, está despojado de su esplendor de profeta de la palabra, es un mediador de la ternura, alguien que quiere decirnos su tristeza, sus anhelos, y creo que lo logra, pues se mete dentro y nos hace reflexivos acerca del amor y los sentimientos.

Frank Sinatra no fue su montaña a escalar, como una vez declaró en una entrevista, pienso que se estableció una sintonía entre la “Voz” y Dylan, quien desde su propia sensibilidad es consciente de la verdad que necesita expresar.

Puede ser agradable bailar con estas canciones, enamorarnos, hacer el amor. Hacen falta estas bellas melodías para vivir, y saborear, por qué no, un poco de nostalgia.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


2 thoughts on “Bob Dylan y las canciones del corazón

  • el 10 diciembre, 2016 a las 9:17 pm
    Permalink

    Sí, a algunos no le tocan los premios, las injusticias son así, pero la gente misma se los entrega al leerlos, Creo que Dylan si le tocaba, lo que pasa que él es un irreverente, un tipo camaleónico además.

  • el 2 noviembre, 2016 a las 10:03 am
    Permalink

    Yo soy un admirador de Dylan desde que oi por primera vez sus canciones, hace ya mucho tiempo; pero creo que, mientras un Borges y un Cortazar sigan sin el Nobel, no habia por que darselo a Dlyan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *