A George Harrison, 29 de noviembre: aún sigues vivo

Irina Pino

HAVANA TIMES – Es 29 de noviembre, ha amanecido con lluvias, los árboles evocan una estación otoñal. El sol, en un momento, sustituye a la lluvia. El dolor no dura para siempre. Todo dolor tiene una parte iluminada.

Quizás es una manera de recordatorio para todos los que amamos tu música, sentir tristeza,  porque nos dejaste un día como hoy, a veces hay que conformarse con el dolor, pero lo más acertado es dejar que fluya tranquilamente. El amor llega a todos, Love Come to Everyone, así se titula una de tus canciones. Esa sentencia es real, porque si amamos y nos entregamos, el amor volverá a nosotros, será retribuido. Por eso digo que el tiempo que se pierde compartiendo con los amigos, es un tiempo que ganamos, ellos nos necesitan, y nosotros a ellos.

Si bien tu muerte es injusta, es mucho mejor evocar tu vida, tu espiritualidad, tu amistad, no es que seas perfecto, sin embargo, en la mayoría de tus trabajos lo eres, porque te esforzaste por superarte y lograste ser mejor cada vez. Somos el reflejo de lo que queremos solo si luchamos por lo que amamos, no se puede crear sin ser sincero, la fidelidad a nosotros mismos es esencial.

La alegría, la tristeza, los obstáculos, con que nos enfrentamos al arte nos compensa al final. Ser auténticos es la clave.

Escribir un libro para adentrarme en lo que representas para mí, es el mejor regalo que puedo hacerte en un momento de angustia, que no lo es, porque aún sigues respirando en los que te sienten y se preocupan por ti.

El Concierto por Bangladesh, fue el primer concierto benéfico que se hizo para ayudar a los necesitados. Tú llamaste a tus amigos y lo organizaste con éxito. Las vicisitudes para lograrlo no cuentan. Esta acción sirvió para que otros abrieran su mente.

Huiste de la fama, pero pagaste un precio alto.

Cuando escribí mi libro de poemas, Mientras hago el amor con George Harrison, nunca pensé en una retribución monetaria, lo hice como un homenaje espiritual a tu persona.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


3 thoughts on “A George Harrison, 29 de noviembre: aún sigues vivo

  • el 3 diciembre, 2017 a las 11:43 am
    Permalink

    The Beatles marcaron artísticamente mi vida para siempre, desde aquella época infausta en la que estaba prohibido escucharlos en Cuba; hecho que se ha extendido a numerosos artistas cubanos y extranjeros. Durante mis años de estudiante de la Escuela Nacional de Arte (1964-1968) constituía un delito escucharlos; y hasta podía perder el pase de fin de semana de salida de la escuela; con la consiguiente clasificación personal, por parte de la dirección de la esuela, de “conflictivo” y consumidor de productos “del enemigo”; como si la cultura fuera divisible en imperialista y revolucionaria. “Diversionismo ideológico” le llamaban. ¿Acaso la cúpula del poder estaba ajena a estos hechos? ¿No fueron ellos los promotores de las represivas medidas que se tomaban? ¿Por qué después afirmaron que fueron otros funcionarios medios los responsables? ¿Qué se puede hacer en Cuba sin la aprobación del gobierno?
    Quizás lo más lamentable ha sido que el gobierno cubano nunca ha ofrecido explicaciones ni disculpas por tamaña errada política cultural, que sólo ha afectado el nivel educacional y la libertad de creación y expresión de ideas que no sigan los trillos predeterminados por este tipo de socialismo monopolista de estado.
    En fin, que esas han sido siempre, desde ayer hasta hoy, prácticas excluyentes, desacreditadoras y anti democráticas comunes en nuestro país.

  • el 2 diciembre, 2017 a las 3:14 pm
    Permalink

    Figurate Madrigal, que a él no lo dejaban meter la cuchareta, y eso que era supertalentoso, multi-instrumentista, un tipo perfeccionista y autocrítico, inteligente e innovador, además de modesto, carente del super ego de los otros dos. En fin, tenia tanta cualidades como músico y como persona. Era el más sexy de todos.

  • el 1 diciembre, 2017 a las 3:12 pm
    Permalink

    El mas modesto de Los Beatles. Tanto que apenas compuso para el grupo. Yo hubiera agradecido muchas mas canciones de Harrison. Lennon era el roquero poeta, McCartney el genio de la melosidad y Ringo el payaso oportuno, pero Harrison era la fuerza musical de la calma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *