Salvando a la Niña

Irina Echarry

La niña.
La niña.

HAVANA TIMES — El pabellón de cuidados coronarios del hospital Calixto García no es un sitio demasiado alegre pero todo fuera mucho más lúgubre sin la Niña.

Niña es una simpática perrita que vive ilegal en los bajos. Siempre de buen humor, recibiendo a todos con cariño, repartiendo amor a cuatro patas; así se ha echado a medio mundo en el bolsillo.

Pero el destino está tejido con aporías e ironías: pese a ser donante universal de alegría, Niña tenía razones sobradas para no estarlo ella misma. Una de sus tetas crecía desmesuradamente y ya estaba a punto de arrastrarla.

nina2Yo conocía de vista a la perrita; hace un tiempito pasé por ahí y la vi con su inmensa bolsa colgando: Tuve la idea de hacer algo por ella pero con los problemas cotidianos me olvidé de todo el asunto.

Entonces cae un familiar mío en el pabellón de cuidados coronarios y ya saben quién se aprovechó para amarrarme el corazón.

nina4Hacerse cargo de un perro enfermo implica dinero, tiempo y esfuerzo. Cada vez que pasaba por el hospital y veía a la Niña pensaba ocuparme de ella en cuanto mi pariente se recuperara.

Pero una mañana, luego de una noche sin dormir, con la mente calculadora en corto circuito, el hemisferio de los impulsos aprovechó para dar un Golpe de Estado; me eché a la perrita en el lomo y no paré hasta llegar a la clínica veterinaria de ANIPLANT*.

Fue un alivio escuchar que no era un carcinoma sino una hernia inguinal; perfectamente remediable. Pocos días después entraba la Niña al salón de operaciones escoltada por una de sus madrinas del hospital.

nina7El médico veterinario Edgar pasa largas horas de pie atendiendo animalitos enfermos y lidiando con “familiares” angustiados sin que se afecte un ápice su aura bondadosa. Mientras me hace entrega oficial del “bulto” (la Niña todavía anestesiada) me explica que estaba embarazada y el útero grávido se había colado en la bolsa de la hernia. Unos días más que nos hubiéramos demorado y la enfermedad se hubiera complicado de mala manera.

Pero ya el peligro pasó, ya Niña está de alta, repartiendo cariño sin tacañería en el pabellón de cuidados coronarios del hospital Calixto García. Ahora la principal preocupación de sus madrinas y padrinos es Zoonósis*.

Agradezco mucho a Nora y al resto de los trabajadores de ANIPLANT que ayudaron desinteresadamente a que todo saliera bien, a los enfermeros y pantristas del hospital que gestionaron utensilios y materiales para curarla, agradezco al destino por permitirme llegar en el momento justo y a la jefa de núcleo donde vivo que acogió resignada a la perrita durante el mes de recuperación.

Invito a todos a preocuparse por los animales de su entorno; la recompensa (la alegría de verlos sanar y de ser útil a alguien) será en el reino de este mundo.
—–
*ANIPLANT es una ONG que tiene por misión proteger a los animales y las plantas. Tiene su sede en la calle Príncipe entre Espada y Hospital, Centro Habana.

*Zoonósis es una institución estatal que caza perros callejeros y los sacrifica. Dicen que para higienizar la ciudad pero muchos aseguran que su verdadera función es matar el hambre de los felinos del zoológico.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


12 thoughts on “Salvando a la Niña

  • el 20 septiembre, 2014 a las 11:59 pm
    Permalink

    Tiene razón Pedro, no es una sala de cuidados intensivos, sino de cuidados coronarios, y Si,, está probado que los perritos le apaciguan el corazón a las personas. Aunque aquí, no puedes entrar con un perro al hospital. Solo las personas ciegas tienen ese privilegio. La terapia perruna la tienes que dejar para la casa.

  • el 20 septiembre, 2014 a las 11:49 pm
    Permalink

    Jaja! No dudes que niña haga mejor trabajo.

  • el 20 septiembre, 2014 a las 5:34 pm
    Permalink

    -?Que’hace una perrita así en una sala de cuidados coronarios?

    -Simple, cuidar y alegrar corozanos

  • el 19 septiembre, 2014 a las 1:51 am
    Permalink

    Es que a Niña le dieron la plaza de CVP, porque el custodio anterior está para Venezuela…

  • el 17 septiembre, 2014 a las 8:20 pm
    Permalink

    Muy buena obra. Pero un perro en la unidad de cuidados intensivos de un hospital?

  • el 17 septiembre, 2014 a las 10:53 am
    Permalink

    Gracias Irina por tan bello gesto. Ahora hace falta alguien que le de un hogar pues estar en un hospital no es nada aconsejable ni para la perra ni para los pacientes

  • el 17 septiembre, 2014 a las 7:55 am
    Permalink

    Al fin conozco a la Niña!!

  • el 17 septiembre, 2014 a las 4:42 am
    Permalink

    Bella acción, Iri. Te confirma como la persona sensible que aparentas a primera vista.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 1:26 am
    Permalink

    Un perro en un hospital ?????
    Me parece muy bien que alguien se preocupe por la perrita, pero no creo que un hospital deba tener de mascota un perro vagabundo. Si el pabellon de cuidados coronarios tiene un perro, cual es el animal que tienen los demas pabellones del hospital ????
    Que lastima, todo lo que viola las normas sociales nos parece normal…….

  • el 16 septiembre, 2014 a las 9:31 pm
    Permalink

    Te felicito. ¿todavia existe zoonosis? Que horror.

    No se hasta que punto se puddan organizar campañas de adopcion y esterilizacion. Digo de ser posible es una bonita forna de ayudar a los animalitos.

  • el 16 septiembre, 2014 a las 7:06 pm
    Permalink

    Gracias Irina. Me alegro que todo haya salido bien

  • el 16 septiembre, 2014 a las 5:37 pm
    Permalink

    Estimada Irina

    En un post precedente te preocupabas y decías “me hubiera gustado contribuir con algo trascendental; pequeño, pero importante”.

    Pues bueno, con lo que has hecho ya has trascendido y mucho, demostrando un gran amor por la vida de los otros: sean estos personas o animales.

    Muy pocos saben lo que eso significa y lamentablemente muy pocos lo sienten.

    Recibe toda mi admiración y ten por seguro que, aunque no te conozca personalmente, yo sí te recordaré y hablaré de lo que has hecho.
    Dhaniel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *