Propiedad privada en Cuba

Irina Echarry

Durante el Período Especial las personas que vivían en plantas bajas, comenzaron a cercar su territorio.

Vivo en Alamar, La Habana del Este, desde que tenía tres años.  Cuando nos mudamos, mis padres creyeron que habían llegado al paraíso.  Primero porque no tenían un lugar estable donde vivir solos y segundo porque el mar le daba un toque especial al reparto.

Pero lo que mis padres no imaginaron es que el paraíso iba a fraccionarse en pequeños trozos y algunos vecinos iban a ser los dueños de la tierra.  La misma tierra donde, años atrás, en conjunto, sembraron los árboles que hoy nos cobijan del sol.

Al principio el reparto tenía leyes extremas en cuanto al ornato público.  No se podía pintar la fachada de un apartamento de un color que no fuera el mismo que tenía el resto, para cuidar la estética.

El objetivo era delimitar lo que es mío de lo que es de todos.

El frente y la parte de atrás de las viviendas eran sitios colectivos, donde se hacían actividades, ya fueran reuniones, fiestas o limpiezas generales.  El caso es que todos nos sentíamos responsables de nuestro entorno.

Durante el Período Especial las personas que vivían en plantas bajas, comenzaron a cercar su territorio.  Si tenemos en cuenta que no todos tenían el mismo nivel económico, podremos imaginar que cada uno cercó a su manera y como podía.

El objetivo era delimitar lo que es mío de lo que es de todos.   Levantaron muros, cercas de aluminio, de cactus, de lata.  Como resultado, los jardines que una vez fueron los del edificio, ahora son de los vecinos de la planta baja.  O sea, se instauró la propiedad privada.

Para muchos fue una sorpresa, crecimos repitiendo que la revolución había eliminado ese “resago del capitalismo” y que nunca volvería.  Pero volvió.

Al pasar de los años las personas han ido perfeccionando lo que en un principio no pudieron hacer mejor.  Es común ver jardines muy bien cercaditos, atendidos, con flores bellas, mientras al lado se acumula basura en otra parte del jardín que nadie se apropió.

. Levantaron muros, cercas de aluminio, de cactus, de lata.

Pero lo peor es cuando se trata del fondo de los edificios.  Ahí, se encuentra la cisterna general que abastece de agua a todos los vecinos.  Entonces se vuelve engorroso hacer labores de limpieza porque algunas partes están cercadas y otras no.

Y el colmo ocurrió en el edificio de Judith.

Estuvieron sin luz casi tres días porque el carro de la electricidad no podía entrar hasta el lugar donde se encuentra el transformador.  Las diferentes cercas no permitían el acceso.  Un vecino que tiene dinero sobornó a los trabajadores eléctricos y estos se las arreglaron sin el carro, sobrevolaron las barreras para solucionar el problema.

Así van las cosas por el “reparto modelo” que alguna vez intentaron crear en Alamar, aprendemos las ventajas y desventajas de la propiedad privada, algo para lo que no todos estamos preparados.



Un comentario sobre “Propiedad privada en Cuba

  • que volá iri, a mi me parece que karl marx no se metió en profundidad en el tema de la propiedad, mira yo siento que las gentes tienen un sentido de propiedad un tanto místico con las cosas que posee, y no creo que se lo haya enseñado el solamente el capitalismo porque yo a pesar de no tener casi sentido de propiedad, jamás, jamás voy a entregar a nadie , ni al glorioso camarada lenin, la propiedad ni parcialmente , de mi , yo soy dueño de mi, hasta la muerta, sin embargo las gentes en un principio como dices al menos tenian la idea de la propiedad social pero se impuso la escasez del periodo especial y cada uno intento sobre el otro asegurar su existencia, eso demuestra amplimante que individualidad al final imperará sobre la colectividad, aunque no nos guste aceptarlo, es problema de supervivencia. por eso marx sabía que el comunismo tenía que darse en lugares con abundancia, en fin. ya decidirá la existencia como debe ser, un quiero y abrazo. el luismi

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Un hombre y su perro, La Habana. Por Charlie Lockwood (Reino Unido). Cámera: Canon:6D Mark II

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com