Porno para Ricardo en Alamar

Irina Echarry

Porno para Ricardo. Foto: indymedia.org.uk

HAVANA TIMES, 6 ene— Desde que llegué al edificio donde sucedería el concierto mi preocupación era por los vecinos. Eduardo nos dijo que no había problemas, que los vecinos habían dado permiso hasta las doce de la noche para tener la música alta. Pero aun así insistí: ¿pero ellos saben que hoy toca Porno para Ricardo? ¿Dieron permiso para eso?

Era el penúltimo día del Festival Poesía Sin Fin, el apartamento donde se realizaba era pequeño, como todos los apartamento en Alamar, sin embargo grandes bocinas impedían que escucháramos algo de lo que nos decía el de al lado.

Cantaron varias raperas y un grupo muy bueno, de reggae,  llamado Herencia, pero yo estaba esperando a Porno.

Hasta que les llegó el turno. Tocaron unos cuantos temas desde un cuarto y una pantalla los proyectaba en la sala donde estábamos los espectadores. Gorki se quejó de que siempre están encerrados, aislados,  y desde allí cantaron horrores a la Asociación Hermanos Saíz, preguntaron si había algún chivato en el público, leyeron un poema dedicado a la policía y reclamaron a gritos un mitin de repudio que no llegaba.

El audio resultaba desastroso, la música apenas se escuchaba bien, todo lo contrario de las letras y las “malas palabras” que gritaban al principio, durante y al final de cada tema.

Mucha gente salió del apartamento cuando ellos comenzaron y volvieron a entrar cuando terminaron, señal de que no les agradaba mucho lo que hacen.

Para mí fue distinto, escuchar al grupo que ha estado censurado durante tanto tiempo, que acostumbra a molestar a la mayoría de las personas que lo oyen, creó en mí una grata sensación de libertad y me doy cuenta de que además del tema de sus letras (en unas coincido más que en otras), el hecho de que utlicen esas “malas palabras” que tanto rechazo causan en la gente es algo a su favor, aunque muchos (sin distinción de edades) no piensen igual.

Uno de sus temas lo explica: Que pasaría con las malas palabras si nunca pudiera nombrarlas / cómo diría mi furia y mi hambre, mi odio, sin poder soltarlas / cuánta traición, cuánta maldita infamia, cuánta injusticia callada / se quedarían impunes de gritos, por no decir unas cuantas palabras / qué hipócrittas y moralistas con el dedo pretenden taparlas / pero no pueden porque son la academia, esa que está en nuestra lengua / esa que vive y que siente, que por suerte nunca me deja jajaja / ay que buenas, que buenas, que buenas son las malas palabras / vamo a decirlas bien alto, nunca dejemos de usarlas.

Pero aunque lo expliquen, sé que hay muchas personas que no quisieran oírlas y me gusta mucho que aún así – o quizá por eso -, ellos prefieran gritarlas.

Lo que pasa es que yo estaba preocupada por los vecinos y todavía pienso en ellos. ¿cuántos habrán pasado una mala noche por los altos decibeles que les regalamos? ¿a cuántos les habrá subido la presión arterial pensando que vendría la policía cuando el grupo le dedicaba una canción al Comandante?

Aunque disfruté mucho su música, su irreverencia, su rebeldía casi infantil, desde ese día tengo un bichito alojado en mi pensamiento:  ¿qué hacer cuando mi libertad limita la libertad del otro?

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


7 thoughts on “Porno para Ricardo en Alamar

  • el 10 enero, 2012 a las 6:58 am
    Permalink

    Me ha gustado mucho tu post. A mi también me parece que debemos conceder importancia a los límites de la libertad. Es sencillo percatarse que la del otro ha aplastado la mía, pero preocuparse porque mi deseo de gritar verdades no moleste el derecho del otro al silencio es muy complicado. Pocas veces hay una línea precisa entre las libertades de uno y del otro, pero cuanto menor sea el área en que se invadan, más facil será que la tolerancia salve de conflictos esa interacción.

  • el 7 enero, 2012 a las 11:25 pm
    Permalink

    y que paso ?todo el mundo tiene derecho a dcir lo que piensa

  • el 7 enero, 2012 a las 2:11 am
    Permalink

    ÉCHALE: RENACER?!

  • el 6 enero, 2012 a las 1:39 pm
    Permalink

    Me comentó un amigo que cantaron la canción del “ComaAndante”, hubiera querido estar allí y verlo con mis propios ojos. Buen Post Irina.
    Por cierto como estuvo la (in)seguridad del estado?

  • el 6 enero, 2012 a las 1:28 pm
    Permalink

    Excelente Cronica

  • el 6 enero, 2012 a las 10:04 am
    Permalink

    ..buen post…

  • el 6 enero, 2012 a las 8:19 am
    Permalink

    Exelente cronica, Irina! Lo entendiste todo y, ademas, lo has comunicado genialmente. Gracias por hacerme sentir que estuve alli, en ese lugar impensablemente especial donde nuestro pais esta renaciendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *