Permiso para salir de Cuba (II)

Irina Echarry

HAVANA TIMES, 21 feb — Cuando visitó el Consulado de Venezuela por primera vez no estaba en la misma dirección de cuando fue en la segunda ocasión.  Eso quiere decir que pasó algún tiempo entre la primera y la segunda visita.

Permiso de salir de Cuba (I)

En el primer viaje no le agradó el sitio destinado para hacer cualquier pregunta, o esperar a ser atendida por los trabajadores consulares.  Un espacio muy pequeño en el jardín lateral, cercado de un modo que recordaba la seguridad extrema en el zoológico de la Habana.

Un techo – como el de la Oficina de Inmigración, de esos que multiplican el calor del sol – y unas pocas sillas donde esperaban 3 ó 4 personas cabizbajas.

Un par de señores tras una laptop le piden el carné de identidad. Son cubanos, ella solo quiero saber qué es lo que hay que hacer para solicitar la visa.  Le entregan dos hojas, una indicando todos los papeles que le piden. Otra es la planilla de solicitud.

Aunque no va a hacer ningún trámite por el momento, su nombre queda registrado en la laptop.

Sale leyendo la amplia lista de requerimientos y se fija en un detalle: “número de cuenta en el banco, fecha en que fue abierta y saldo.”

Coño, jamás en su vida ha tenido dinero como para pensar en abrir una cuenta.  Pero si piden eso es señal de que sin cuenta en el banco no habrá visa.

No entiende casi nada, sigue siendo un poco terca con esos asuntos de planillas.  Debe hacerse un prolijo examen médico, con rayos x incluidos. Declarar ante un notario que no es dueña de la casa en la que vive; traer antecedentes penales, constancia laboral en la que se indique – entre otras cosas – salario y tiempo de permiso para viajar.  Y la Carta de Invitación, por supuesto.

Su novia ya ha tenido que resolver ese asunto, le ha tomado un mes o dos. Y más de dos mil bolívares (unos $465 usd).

Pero les preocupa eso de la cuenta en el Banco.  La muchacha indaga en internet (en Venezuela sí se puede acceder facilmente) y ¡horror!, en la página del Consulado informan que hay que tener 1000 cuc en la cuenta del Banco, y un mínimo de 6 meses de creada.

En este espacio podríamos colocar Mil “malas palabras” con llantos y suspiros de desesperación. Mil cuc es igual a 25 000 pesos. Sin comentarios.

Durante 6 meses, una allá, otra aquí, se las arregla para reunir ese dinero.  Al menos la suerte les sonrió en ese sentido. Y cuando vuelve al Consulado ya no queda en la misma dirección ni hay una celdita enrejada para la gente.  Es una oficina pequeña, con aire acondicionado y una persona amable detrás de la laptop.

Ya no es necesario tener mil cuc en la cuenta del Banco. Basta con unos 100.

Respira. Es demasiado el alivio, pero con cierto tono de desconcierto, desconfianza. Fue a preguntar un par de detalles que no comprendía (de todos los que hay que entregar), y se va con esa maravillosa noticia.

Ya ha vencido todo lo del chequeo médico, los trámites notariales, ahora solo debe esperar a que la Oficina del MINREX legalice par de documentos, para eso tardan un mes, es decir, para un par de cuños debe esperar un mes más.

Mientras tanto el dinero que les “sobra” de esa cuenta en el banco lo invierten en un pasaje.

Cuando sus papeles estén legalizados por el MINREX – previa entrega de más sellos en cuc –  estará lista para presentar la carpeta y solicitar la entrevista para la Visa.

Mientras, debe fotocopiar otros muchos documentos, pagarle en cuc al Banco para que emita un Certificado de su Cuenta Bancaria, y rezar para que el funcionario del Consulado no encuentre sospechosa a una cubana que pretende hacer turismo en Venezuela. Ya sabemos que en ninguno de los dos países es legal el matrimonio entre personas de igual sexo, la verdad “más verdadera” no puede decirla cuando llegue el momento.

Pero sobran los días para pensar en cómo será esa temida entrevista.

Continuará….

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

Irina Echarry has 203 posts and counting. See all posts by Irina Echarry

3 thoughts on “Permiso para salir de Cuba (II)

  • yo le calculo unos 25 capítulos, para ser conservador.

  • bueno su relato pero no nos dice cuantas partes serán, esperamos la continuación

  • que voleta irinistation, aqui reportandome, cuando tenga chance leo tu articulo. la paz sea contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *