Niño, no te rías

Irina Echarry

Foto: Caridad

Cada vez que Ileana le pegaba a Jorgito me estremecía, cuando estaba cerca siempre decía algo, pero Ileana me ignoraba. Ahora en el mismo apartamento donde ellos vivían hay otra familia siguiendo la tradición. Me despierta la algarabía de los niños en estos meses de verano, pero lo que me incomoda es la reacción de la madre.

¿Quieres que te dé temprano? Le pregunta a la niña (que tendrá unos seis o siete años) y luego le pega cuando ella responde que se irá para la casa de sus abuelos. Son las siete de la mañana y ya la niña está llorando.

La situación se repite y se repite: antes de salir para la escuela, cuando llegan y tienen que hacer las tareas, ahora que están de vacaciones, antes o después de almuerzo o la siesta. No hay momento en que las criaturas puedan escapar a la ira o el estrés de la madre, ya es algo habitual.

Incluso los ha regañado porque se ríen muy alto. No es que sea mala persona, solo está alterada y esa es la forma de expresarlo.

Así mismo sucede en la cuadra con Niurka, Carmita (quien un día amenazó a la niña con darle una puñalada si no subía rápido a comer) y muchas más. Es probable que así suceda con Yailí que creció recibiendo golpes por cualquier bobería y ahora está embarazada.

Hoy estuvieron hablando en el noticiero sobre los niños palestinos que han sido condenados por lanzar piedras. En los últimos cinco años más de 800 han sufrido detenciones, torturas o cárcel en edades tempradas.

Los niños hablaban sobre cómo los golpeaban y los amarraban, a algunos no les permitían ir al baño o comer por largas horas. Para el gobierno de Israel el enemigo no tiene edad. Muchos de estos menores no tenían ni 14 años y fueron tratados como presos de seguridad sin permitirles visitas de los padres.

Otras noticias hablan de niños que viven y trabajan en vertederos, que viven en las calles a merced de la “caridad” de los adultos, algunos abandonados, otros que los prostituyen, etc.

Hay muchas noticias, pero la experiencia diaria me agobia tanto como esas noticias aunque los nuestros tengan derecho a educación y salud gratuita, a círculos infantiles, muy pocos sean robados en las calles y existan hogares para niños y niñas huérfanos.

La violencia tiene muchos rostros, la mala vida también. Si está en nuestras manos mejorar el presente de los que nos rodean ¿por qué no hacerlo? Solo falta un poco de empeño.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

Irina Echarry has 203 posts and counting. See all posts by Irina Echarry

17 thoughts on “Niño, no te rías

  • Ahora sí estás pa mí lagiraldilla? Bueno yo creo que si tú me atacas a traición mientras estamos firmando un tratado de paz, yo lógicamente tenga que devolvértelo. La respuesta de EE.UU fue contundente y gracias a ellos se acabó la guerra mundial, si no lo hubieran hecho así japón habría seguido dando por c…. Ahora, los yumas no son tan malos, acabaron con japon, pero luego los ayudaron a levantarse, y mira a japon, la 3ra economía del mundo. Gracias a las dos bombas atómicas. Corea, mira corea del sur, gracias a los yumas también. DOnde ellos se meten en principio acaban pero luego terminas mejor que como estabas.
    Las excepciones son los que se resisten, como afganistan, irak, vietnam, etc. A ellos lo único que hay que hacerles es lamerle un poquito las botas y ya tienes el futuro garantizado. Ahora el que no es nadie y se hace el cabrón de no querer lamer botas, las lame doble… Roma gana lagiraldilla, la cuestión es si queires estar con o contra ella.

  • Diocelis, contésteme esto: ¿Qué es el bien?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *