Los ojos de Máshenka

Irina Echarry

Foto: Michael Roy

Antes se tratataba de un animado ruso para niños, ahora, la tierna Máshenka (que se las ingeniaba para observarlo todo) se ha transformado solo en ojos y ha adquirido el don de la ubicuidad.

A muchos capitalinos nos ha llegado (a través de memorias flash) un video de la cámara que se encuentra frente a la parada de Jesús Peregrino y Belascoaín, uno de los ojos de Máshenka.

No es nuevo, tiene mucho más de un año, pero pudiera haber sido filmado ayer.  De mano en mano se pasan constantemente estas grabaciones de las cámaras dispuestas en distintos puntos de la ciudad.

Unas más actuales que otras me permiten descubrir dos cosas: la primera e insultante es la violencia generada por la policía contra mujeres y hombres de cualquier edad y la segunda que quien se encarga de robarlo pretende denunciar esta violencia.

El video en cuestión nos muestra a un grupo de personas bebiendo en los bancos de la parada. Había hombres sin camisa, con maletines, aporto estos datos porque en otras ocasiones la mirada de la policía se desvía hacia ese punto y a cualquiera que vaya con un bulto lo detienen para revisarlo.

De pronto el zoom de la cámara capta que las dos mujeres se están besando, los hombres se ríen con ellas, los transeúntes no parecen percatarse del hecho sumidos en la vorágine de la cotidianidad. Sólo Máshenka ve y avisa a la policía que acude de inmediato.

Filmado en tiempo real, la situación se torna un poco monótona pues es lenta, no hay audio, sin embargo, cuando vemos que, luego de devolver el Carné de Identidad a todos los que estaban en el grupo, los policías se llevan a las dos únicas muchachas, la sangre comienza a hervir.

A una logran convencerla para que monte en la perseguidora, pero a la otra la “convencen” a la fuerza, cinco hombres de uniforme, empujando, halando los cabellos, maltratando a una muchacha. Hasta que logran subirla al auto y se van.

La imagen es interrumpida varias veces por el tránsito, un P-6 evitó que supiéramos los detalles de la entrada al carro.

Los que hasta ese momento compartían la botella de ron con ellas no se movieron, no abrieron la boca, ni chistaron. Es vergonzosa la apatía hacia la violencia,  es vergonzoso que el acto violento sea generado por los mismos que deben suprimirla.

La agresividad era innecesaria, no soy quién para juzgar sobre lo que no conozco, pero el video me inspira rabia y no suelo sentirla muy a menudo; por eso debo expresarme en contra de estas actitudes de quienes (se supone) estén para cuidarnos.

Si algo bueno queda de esto, es que Máchenka no solo mira desde arriba, sino que se mira por dentro y hay personas interesadas en divulgar lo que ella ve.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

Irina Echarry has 202 posts and counting. See all posts by Irina Echarry

One thought on “Los ojos de Máshenka

  • SOLO PIENSO ¿Y SI ME PASARA A MI?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *