La tribuna vacía

Irina Echarry

Antonia Eiriz. 1968. Una tribuna para la paz democrática.
Antonia Eiriz. 1968. Una tribuna para la paz democrática.

HAVANA TIMES — Las últimas horas del año 2014 estuvieron muy movidas. Enajenada con asuntos personales, no he salido de casa en muchos días; pero he estado al tanto de lo que acontece.

No quiero dejar de manifestar mi repudio a las acciones penales que el gobierno cubano pretende ejercer sobre la artista Tania Brugueras. Nadie tiene derecho a coartar la palabra ni el desarrollo del Arte en toda su expresión. Mucho menos apropiarse –como lo han hecho- de espacios públicos para convertirlos en templos sagrados. Me encantó la idea de hacer el performance en la Plaza, tanto como me hubiera gustado que se realizara en cualquier otro rincón del país. Tampoco estoy de acuerdo con la detención de las demás personas que se dirigían a participar en el evento artístico, social y político.

Apoyo y admiro a Brugueras por sacar la cara por los artistas cubanos —la mayoría de las veces sumidos en su realización personal—, por poner su arte al servicio de todos, por llamar la atención sobre el peligro de la falta de libertad de expresión. Me alegra que sea una mujer quien dé la pelea por el reconocimiento al otro (en este caso: “el que nunca puede hablar”), quien nos invite a reflexionar sobre la utilidad y eficacia de las palabras en un mundo cada vez más beligerante.

La idea del performance ha sido polémica. Para algunos no era el lugar y momento adecuados, si pensamos en la alegría y esperanzas que la mayoría de la gente tiene puestas en el fin del bloqueo y el peligro de que esta burda reacción del gobierno cubano enoje al gobierno de EE.UU y lo haga cambiar de opinión, es comprensible esa postura.

Otros, a pesar de sentir también ese temor, pensamos que fue una elección muy inteligente. Probablemente dentro de un tiempo se llenen las tiendas de productos, pero no aflojará la cuerda que anuda unos cuantos derechos humanos fundamentales. Y por tanto, la cuerda tenemos que desenredarla nosotros mismos, exigiendo esos derechos.

El performance se encauzó por una vía que no era la esperada por una parte del público, algunas personas relacionadas con el mundo del Arte sintieron decepción porque en la Plaza no sucedió nada el día 30 de diciembre. Piensan que a la Obra (como pieza artística) le faltó una salida interesante para quienes fueron a ver Arte.

También creo que Brugueras, probada en el mundo del performance desde hace años, sabía bien a lo que se exponía y dejó que el gobierno terminara su Obra.

El caso es que nadie pudo usar el micrófono y eso es lo más lamentable. La tribuna, recordando el cuadro de Antonia Eiriz, quedó vacía.

Pudiéramos ser menos ambiciosos, intentar un estrado más próximo a cada uno, menos mediatizado e igual de importante. Algo así como una “tribuna por los barrios”, donde la gente acuda a expresarse, a denunciar o, simplemente, a apaciguar los ánimos; a exigir y también a proponer soluciones para enfrentar las dificultades. Pero ¿cómo desafiar a quien se impone por voluntad o capricho y a quien hemos dejado hacer durante tanto tiempo? ¿Estamos preparados para ocupar la tribuna?

Quizá deberíamos empezar por la familia, donde de seguro siempre hay más de un(a) tirano(a), consciente o no de su regencia. En casa estuvimos cavilando una tribuna doméstica. Aunque no somos una familia tan “disfuncional”, cada uno piensa (por suerte) distinto del resto, no hay censura ni expulsiones ni coacción ni humillaciones premeditadas al diferente; sin embargo, cuando pensábamos en “tomar el micrófono” nos percatábamos de que tenemos mucho que exigir: no seguir viviendo bajo el dominio de la autocensura y la auto represión (siempre evitando herir a alguien); no continuar sometidos a los altos decibeles del televisor y su propaganda vacía y falsa (uno de los miembros de la familia ya no escucha bien, pero a veces es por costumbre); eliminar de nuestras conversaciones los verbos imponer y decretar. Y muchas cosas más.

Pero no me convencía porque casi siempre las exigencias iban dirigidas a algo/alguien externo. Antes tendríamos que identificar y retar al tirano que llevamos dentro, ese que nos juzga y nos tienta. Así, las exigencias vendrían más pensadas y mucho mejor encauzadas. Luego podremos desafiar a quien pretenda ningunear nuestra individualidad, más tarde lo extendemos a la casa, después al barrio, al país. Quizá, haciendo este recorrido previo, la próxima tribuna no quedaría vacía, aunque la artista que la convoque no llegue a tiempo.

 

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


16 thoughts on “La tribuna vacía

  • el 11 enero, 2015 a las 12:41 pm
    Permalink

    Que ella reciba no. pero que los que fueron a la bienal Yoanis y Escobar. Y ahora los mismos mas Eliecer, Rodiles y cualquier otro de los mas mediaticos si reciben dinero y eso esta mas que demostrado. O averigua quien paga sus viajes a Praga, Espana o USA. Te lo dejo de tarea. A lo mejor se lo pago Eliecer sembrando ajos. Lo que el cambio el sitio donde murio el Che al cual deseaba ir de visita por viajes pagados entre otros por dineros provenientes de la fundacion de George Soros uno de los hombres mas rico del planeta que a su vez financia a la fundacion Checa que les pago el viajecito. Solo hay que averiguar nombres de las fundaciones que invitan y buscar en google las financiaciones de terceros utilizando estas ultimas como tapadera. Sigue el dinero, eso es todo.

  • el 8 enero, 2015 a las 10:13 am
    Permalink

    Tony:

    Ojalá todo este estira y encoge deje alguna lección provechosa tanto para el Gobierno, como para la comunidad artística cubana y la sociedad en general. El primero deberá ir asimilando que urge contar con sitios donde el cubano pueda hablar sin cortapisas, sin presiones, decir lo que se piensa, debatir la realidad nacional al desnudo; los otros deben entender la necesidad de ser modestos y prácticos a la hora de procurar espacios y audiencias. Somos un país que ha vivido por demasiado tiempo en la anormalidad, por tantas razones, y ahora lo que menos necesitamos es que aparezcan nuevos mesías en el horizonte, creyéndose que se las saben todas, cuando en eso hemos vivido más de la cuenta.

  • el 7 enero, 2015 a las 9:36 pm
    Permalink

    “Que hacia la tv y radio de Miami informando de esta actividad desde el dia anterior ?”

    Bueno Josue, Ya ella lo había anunciado con antelación antes de ir. Lo sabían los medios de comunicación extranjeros y lo sabia Cuba. Aquí no veo nada raro.

    Los que dicen que es solamente una artista es la prensa de Miami. NO ES ELLA. Tania se define como una artista que utiliza sus obras con fines políticos. Y sus obras son chocantes y políticas. Tanto en el extranjero como en Cuba. ¿No esta eso mas claro que el agua? No es solamente miembro de la UNEAC, sino también es fundadora y Directora del primer Centro de Arte de Conducta en Latino América del Instituto de Estudio Superior de Arte que tiene base en La Habana, etc, etc.

    ¿De donde tu sacas que esta mujer “esta pagada? por la Oposición? ¿Tienes tu alguna información privilegiada que no tenga el gobierno Cubano o los funcionarios de la UNEAC?
    Tania según sus palabras se reunió durante 3 horas con “los compañeros de la UNEAC” y la discusiones eran sobre si la obra se hacia en “interior” o “exterior”. Cito sus propias palabras:

    “Yo le dije a ellos: “Vamos a cambiarlo de lugar, de todas maneras a mí la Plaza (de la Revolución), no me gusta, porque la Plaza no representa al pueblo cubano, representa a los gobernantes y a las instituciones de poder del país. Vamos a hacerlo en La Habana Vieja”. Y él (Rubén del Valle) me dijo: “Vamos a hacerlo en el Museo (Nacional) de Bellas Artes.

    De hecho, yo dije: “Entre el Museo de Bellas Artes y el Museo de la Revolución, perfecto a nivel simbólico, porque la obra se inserta entre la parte política y la parte artística”. Pero ellos no quisieron, porque ellos querían controlar quién entraba y quién no entraba. En otra reunión le sugerí: “Tú tienes más poder de convocatoria que yo, trae a cinco guaguas de muchachos de la FEU y en los 90 minutos van a hablar tres disidentes y 85 de la FEU, a mí eso no me importa”. ¿Qué es eso? En vez de tú controlar la actividad, sé más inteligente y haz eso”

    Fíjate, no quiero discutir si “el lugar” o el momentos esta bien o mal, su posición política, ni si es media anarquista, o comunista, que cosa quiere decir cuando habla de “horinzontalidad” o de “auto-sabotage como deben ser los artistas que trabajan en la política”, ni nada de eso. Yo todo lo que quiero saber y es mi gran curiosidad, como tu que tienes esa posición política, puedes estar TAN MAL INFORMADO.

  • el 7 enero, 2015 a las 8:59 am
    Permalink

    EXCELENTE artículo, Irina. Muy bueno. Hay muchas maneras aun dentro de esa dictadura de expresar descontento, disidencia y oposición, muchas, solo hay que decidirse, tomar partido por acciones, incluso por las pequeñas. ¿No hubo ya una “guerra de emilios” cuando se protestó por programaciones en la TV? ¿No concluyó ese descontento en asambleas y reuniones? Lo que sí es contraproducente es la resignación, el silencio cómplice con la dictadura del gremio de escritores y artistas con lo sucedido con Bruguera, con las detenciones, con el despido de ese colega de la EICTV.

  • el 7 enero, 2015 a las 6:39 am
    Permalink

    Irina, te felicito por este articulo. Valiente y agudo como siempre sabes serlo y una voz aislada entre la cobardia de la inmensa mayoría de quienes dicen querer otro futuro para Cuba y son incapaces de solidarizarse con quienes luchan.

  • el 6 enero, 2015 a las 7:55 pm
    Permalink

    Irina
    Esto es arte o politica.? Que casualidad que sea con la disidencia? Que ademas conocemos es pagada
    lo que es extrano es que la senorita escoja para su performance este momento de reencuentro entre usa y cuba. Que exija la plaza de la revolucion y que este conectada con varios disidentes que supuestamente hablarian alli. Todo bien mediatizado.
    Que hacia la tv y radio de Miami informando de esta actividad desde el dia anterior ?
    era una idea para que hablaran los que por alli pasaran? Para nada, estaba concebida para que fueran personajes ya escojidos de antemano.Para que? Es evidente.
    Primero es claro que no la dejarian y ya esto se convertira en noticia. Mejor dicho escandalo para afectar las relacion entre ambos paises.
    Alguien en que conozca Cuba se puede imaginar en la plaza donde estan todos los edificios oficiales que algo asi pueda pasar. Esta claro que en cuanto el primer disidente, pagado, hable 3 segundos esto sera tomado como provocacion por ciudadanos o trabajadores de los alrrededores. Y ante la prensa extranjera se montaria el show. Esto era una provocacion y si le demuestran vinculos oscuros con dinero de los que han hecho sufrir al pueblo de Cuba ha la senorita la pueden enjuiciar.

  • el 5 enero, 2015 a las 11:32 pm
    Permalink

    Bueno señores, ¿en que quedamos? Al principio era solamente una artista y no era política. Ahora es política y el arte para que sea arte tiene que ser político y critico. ¿No puede haber El arte por el arte tampoco? Cuando Defendí la película Conducta como una buena critica dentro del sistema, hubieron personas que criticaron esa posición. Pónganse de acuerdo.

    Mi comentario en su carta a la UNEAC que no me han actualizado todavía decía:

    Bueno, acaba de renunciar a ser miembro de la UNEAC pero no renuncia a su pasado. Aunque con posturas criticas sobre el arte en la sociedad y la libertad de expresión, sigue siendo comunista. Es una comunista critica. No es que yo tenga problema con eso, pero lo de “Compañero”, “un abrazo”, y comunista me gustaría saber que es lo que dicen los medios de comunicación de Miami. ¿Estarían de acuerdo conmigo en que hay mucha incoherencia e hipocresía en la oposición?

  • el 5 enero, 2015 a las 8:12 pm
    Permalink

    …cual libertad arriesga tania….la de residir entre chicago y la habana segun su curriculum???….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *