La importancia de las manos

Irina Echarry

De niña muchas veces me imaginé sin piernas o al menos con dificultad para caminar. Luego, cuando me descubrieron la miopía del ojo derecho se me activó la incertidumbre de la ceguera momentánea: algo que sucediera de pronto, que yo no pudiera evitar.

Y así fui preparándome como si fuera un juego para el día que ocurriera lo terrible: un tumor en algún lugar del cuerpo o un accidente que me dejara con limitaciones. Nada, cada quien tiene sus morbosidades. Pero es curioso, nunca me he imaginado sin manos o sin posibilidad de moverlas.

Mis manos son tan importantes que no me concibo sin ellas. Aprendí a tallar la madera cuando tenía cerca de 20 años y mientras daba forma con la gubia a un tronco de ácana, jiquí o quiebrahacha me transformaba en un ser humano más dócil, más contemplativa, más metida hacia dentro.

Cuando tallaba mis pensamientos volaban, la mente estaba activa, pero podía estar horas sin hablar y eso preocupaba mucho a mi madre.

Un buen día decidí dejarlo, hasta ese momento solo tallaba las maderas que encontraba o me regalaban, poco a poco la cosa se puso difícil y vendí algunas piezas para sobrevivir. Esa era la primera zambullida en el mundo de los negocios para el que no estaba preparada, no tenía ni condiciones materiales ni la intención de volverme una maquinaria de producción.

Más tarde aprendía a tejer: agujas e hilos suplieron la falta de madera. Idear alguna aplicación, ensayar los puntos que utilizaré estimula mi concentración. Mientras tejo, además de contar los puntos, pienso en lo que quiero hacer, pero no solo en cuanto al tejido, también me ayuda a crear más allá.

De ese momento mágico en que me conecto con mí ser más profundo han nacido las ideas de dos libros para niños. Los libros están sin publicar, pero aún tengo esperanza.

Mientras, sigo tejiendo, los tiempos difíciles nos acompañan (¿cuándo no?) y a veces logro vender algún bolso. Lo hago, aunque no soy buena en gestión de ventas, pero intento que ese no sea mi objetivo. Utilizo el tejido para crear, conocerme mejor, agazajar a mis amistades, para hacer cosas lindas con mis manos, mientras pueda moverlas.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


3 thoughts on “La importancia de las manos

  • el 7 agosto, 2011 a las 1:38 am
    Permalink

    Oye estan lindisimas, puedes meter una mesa en un mercado de artesania

  • el 6 agosto, 2011 a las 10:13 pm
    Permalink

    mejor cómpralo en occidente

  • el 6 agosto, 2011 a las 1:15 pm
    Permalink

    irina mija a mí no me has regalado ningún bolso, ¿me harás alguno para mí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *