Falsa normalidad en Cuba

Foto: Juan Suárez

Por Irina Echarry

HAVANA TIMES – El gobierno quiere dar una idea de normalidad, quiere vendernos la imagen de que la vida en Cuba se desarrolla tranquilamente. Todo lo que circula por las redes que escape a su autoría o beneplácito es mentira. Cualquier crítica al sistema es una patraña del enemigo para desestabilizar el proceso revolucionario y, por ende, el que critica es mercenario, traidor, delincuente. Cualquier cuestionamiento es financiado por Estados Unidos, como si los cubanos no tuviéramos criterio propio y algún poder de discernimiento.

El discurso oficial dice que todo está bien pero la realidad los traiciona. La presión de las redes, los medios independientes y los activistas, obligaron a la Fiscalía General de la República a pronunciarse sobre los juicios a los manifestantes del 11 de julio. En enero de 2022 publicaron un informe con cifras de los detenidos en julio de 2021, cuando ya existía una base de datos que comenzó la sociedad civil apenas unos días después de la represión.

La misma presión los obligó a hacer un reportaje en el Noticiero Nacional de Televisión sobre los juicios, pues muchos han confirmado que son una farsa. Un reportaje horrible, donde unas pocas mujeres, madres y esposas, pidieron perdón por lo que hicieron sus familiares, dijeron que deben pagar por sus errores y que actuaron por embullo. No hay que intentar nada contra la revolución, dijo una madre; quién sabe lo que le prometieron, sobre su hijo pesa una petición de más de diez años de cárcel.

Todo ese circo montado para desmentir a los medios independientes y a los familiares que, día a día, denuncian las arbitrariedades que se están cometiendo con sus hijos, muchos adolescentes, a los que están juzgando por el delito político de sedición.

El gobierno, a la vez que ignora las huelgas de hambre que algunos hacen en las cárceles, insiste en que los juicios están apegados a la legalidad; pero lo cierto es que no son públicos, y se despliega una escenografía represiva para los familiares o amigos que se plantan frente a los tribunales, con la esperanza de ver a los suyos, de que se haga justicia.

Los familiares y amigos que denuncian son acosados, amenazados, detenidos. ¿Qué madre no lucha por sus hijos cuando siente que están en peligro? ¿Cómo es posible que las amenacen por publicar en las redes?

La normalidad que nos quieren vender es a golpe de manipulaciones, de medias verdades o mentiras, de violencia.

Mientras, el pueblo en las calles, bajo sol o frío, haciendo largas colas para todo, o hurgando en el mercado clandestino con los precios disparados. Pero los gobernantes se lucen con sus barrigas prominentes, sus cachetes rosados, pidiendo sacrificios, hablando de planes futuros y de mejores leyes, cuando ellos mismos no respetan ni su propia constitución.

El derecho a la manifestación está siendo burlado, y los sucesos del 11 de julio lo dejaron claro. El presidente dio la orden de combate y salieron los militares a enfrentar al pueblo. Después de la represión encarcelaron a cientos de personas, a menores, algunos por lanzar piedras contra los militares que tiraron balas. Ni siquiera acudieron a las multas, les imputan el delito de sedición o atentado, porque lo que están castigando no es la pedrada, es la manifestación, la osadía de la protesta.

Pueden seguir realizando festivales, coloquios, ferias o carnavales, cada vez hay menos personas que les creen. No transcurre la vida con normalidad a base de acoso, destierros, o cárcel a quienes les cuestionan. Siguen ensanchando la brecha que los separa del pueblo, ese al que se supone que se deben.

Lea más de Irina Echarry aquí.



Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

Irina Echarry has 215 posts and counting. See all posts by Irina Echarry

One thought on “Falsa normalidad en Cuba

  • “La misma presión los obligó a hacer un reportaje en el Noticiero Nacional de Televisión sobre los juicios, pues muchos han confirmado que son una farsa. Un reportaje horrible, donde unas pocas mujeres, madres y esposas, pidieron perdón por lo que hicieron sus familiares, dijeron que deben pagar por sus errores y que actuaron por embullo. No hay que intentar nada contra la revolución, dijo una madre; quién sabe lo que le prometieron, sobre su hijo pesa una petición de más de diez años de cárcel.”

    Cualquier ser humano de nuestro país que tenga una neurona en el cerebro y que haya visto las declaraciones de algunas madres, se daría cuenta del nivel de humillación que las pobres sufren y de la naturaleza represiva del régimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.