En espera de una ley antitabaco en Cuba

Irina Echarry

HAVANA TIMES — Lo dijo el Noticiero Nacional de Televisión. El pasado agosto Australia aprobó una severa ley contra el tabaco. Ahora las compañías tabacaleras ya no podrán colocar en las cajetillas de cigarros colores, diseños ni logotipos distintivos de sus marcas. Todas las envolturas serán de color verde olivo con advertencias explícitas sobre el daño que ocasiona el maldito vicio.

La noticia me hizo recordar aquel post de Erasmo sobre la publicidad de Popular, la marca cubana, cuando propuso “cambiar la foto por la de un canceroso en estado terminal”, pues las marcas que quieran seguir vendiendo sus productos en Australia deberán aceptar que el 75 % de la parte frontal de las cajas y el 90 % de la posterior lleven imágenes de bocas afectadas por el cáncer, ojos ciegos y niños enfermos.

Mientras eso ocurre en un lado del mundo, en Cuba seguimos mostrando buena salud, belleza y peligrosos mensajes subliminales en las cajetillas de Popular y otras marcas.

El tabaco cubano continúa dominando el mercado mundial; los medios de prensa siguen dando noticias sobre la productividad de las fábricas de tabaco, ya sea manufacturado o hecho por maquinarias.

En cuanto a las ventas, las de tabacos cubanos confeccionados por equipos especiales ya crecieron un 11 por ciento respecto al 2011; una sola tienda, la de Romeo y Julieta en Centro Habana, puede vender casí un millón de dólares en un año. La Corporación Habanos S.A durante el XIV Festival del Habano anunció que las ventas crecieron en el 2011 hasta un nueve por ciento, lo que generó ingresos de 401 millones de dólares para la economía de la isla.

Teniendo en cuenta el desastre económico que padecemos, podrían acusarme de insensata si abogo por el cese de la comercialización del tabaco (a pesar del riesgo que implica para la salud), pues es uno de los principales bienes exportables de la isla que reporta mejores frutos.

Lo que pasa es que un tema serio hay que tratarlo con profundidad, estamos hablando de la principal causa de muerte prevenible en Cuba, no basta con retirar de la canasta básica la venta normada de cigarros y tabacos ni con subirles el precio en el mercado libre, pues estas medidas se tomaron pensando en la economía, no en el medio ambiente ni en la salud de las personas.

Al cierre de este recién terminado Festival del Habano, se recaudó casi un millón de dólares en la subasta de humidores y puros. Creo que todos los años ese dinero está destinado al sistema de salud cubano; no sé si esa cantidad anual cubre los gastos de los enfermos de cáncer; incluso si los cubriera ¿no es mejor prevenir que curar?

Aunque en Cuba existen instrumentos legales (1) que regulan o prohíben fumar en lugares públicos, es común ver a los profesionales de la Salud fumando en los pasillos de los hospitales, a los de Educación en los centros de enseñanzas, a choferes y pasajeros en las guaguas, o a trabajadores de gastronomía y servicios en sus puestos de trabajo. Nadie vela por el cumplimiento de estos pocos mecanismos legales.

Es difícil lograr lo que en Australia y no precisamente por rechazo al color verde olivo; pero si no logramos insertar imágenes de enfermos graves, sí podemos reclamar un cambio en la publicidad de las diferentes marcas cubanas, aumentando el tamaño de la letra de la frase del MINSAP: “Las autoridades sanitarias advierten: Fumar daña su salud”, y acercando a las personas al peligro real al que se exponen cuando compran los cigarros, agregando datos como este que encontré en el Programa Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo de 2010 (2.): En Cuba, año 2007, murieron 15 083 personas por causas atribuibles al tabaquismo, lo que significó 2 fallecidos cada hora.

Notas:
1. Resolución Ministerial del Instituto de Aeronáutica Civil 21/1999, Circular del Ministerio de Educación 4/1999, Acuerdos del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros 3790/2000 y 5570/2005, Indicación del Ministerio del Transporte 29/2005, Resolución Ministerial del Ministerio de Salud Pública 360/2005, Resolución Ministerial del Ministerio de Comercio Exterior 302/2006 y Reglamentos Ramales de los ministerios de Salud Pública y Educación.

2. En este mismo Programa se anunciaban propuestas de cambios más radicales en el acápite CUMPLIMIENTO DE LAS REGULACIONES LEGALES VIGENTES, pero cómo saber en qué proceso está esa propuesta de Ley o Decreto Ley.

Presentar a las instancias correspondientes para su aprobación un Decreto Ley o Ley, que contribuya a la Prevención y Control del tabaquismo, elaborado por el MINSAP y conciliado con los diferentes organismos de la Administración Central del Estado y las Organizaciones de masas, estudiantiles y políticas. Incluye entre otros aspectos los siguientes:

• prohibición de fumar en lugares cerrados

• prohibición de venta de cigarrillos al menudeo y en cajetillas de menos de 20 cigarrillos.

• prohibición de venta a menores de 18 años

• incremento del precio a productos del tabaco

• prohibición de todas las formas de publicidad, promoción y patrocino del tabaco en el territorio nacional.

• prohibición de la venta de productos del tabaco en los centros de salud, educación (incluyendo universidades) y deportivos.

• perfeccionar la resolución ministerial MINSAP No. 275-2003 y lograr la inserción obligatoria de advertencias “gráficas” de alerta, sobre los daños causados por el tabaquismo, en el 100% de una de las caras principales de las cajetillas de cigarrillos que se comercializan en el territorio nacional.

• eliminar la entrega de cigarrillos gratuita o a precio diferenciados de los organismos.

• establecer tasas máximas de tenores de alquitrán en 10 mg./cig., nicotina en 1 mg./cig. Y monóxido de carbono en 10 mg./cig. Para los cigarrillos que se comercializan en el territorio nacional.

• estricto cumplimiento de las contravenciones

• incremento del monto de las multas

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


6 thoughts on “En espera de una ley antitabaco en Cuba

  • el 20 septiembre, 2012 a las 10:56 am
    Permalink

    Interesante lo que cuentas de la campaña antitabaco, Javier, gracias. Yo soy alérgica y el humo me hace mucho daño. La mayoría de las veces que he decidico romper la barrera de la timidez y hablar con el fumador que está molestando, no he recibido buen trato. Las respuestas han ido desde mala cara hasta uno que me soltó, en plena cara, una bocanada de humo de tabaco. Era un día de lluvia y estábamos en un portal esperando que escampara; tuve que terminar mojándome e insultada con aquel gesto. Hay mucha imprudencia en las personas que fuman.

  • el 20 septiembre, 2012 a las 4:30 am
    Permalink

    en cuba nadie respecta nada,una ves fui de la habana a camaguey en una viazul y el chofer fue fumando todo el camino sin importarle los viajeros y el unico aeropuerto donde veo que la gente fuma en todos los sitios es el de la habana y no solo los viajero hasta los trabajadores van cigarro en mano por todo los sitios y nadie dice nada

  • el 20 septiembre, 2012 a las 4:26 am
    Permalink

    Irina,
    Ademas de las fotos en las cajas de cigarros, tambien presentan cortos en TV donde ponen el dano que puede causar el cigarro en personas, por ejemplo, un cirujano sale hablando antes de hacer una amputacion de un pie en un paciente con problemas circulatorio que desemboco en gangrena. Hay otros por el estilo. El mensaje es un poco fuerte, pero definitivamente te hace refelexionar. Tambien hay, por supuesto, campanas de productos como Nicabet para ayudar a dejar el habito. Ciertamente, los fumadores respetan el espacio comun y por ejemplo, en los bares, restaurantes y oficinas no fuman, sino salen afuera a la calle. Creo que en esto juega tambien el nivel social y el respeto al projimo. Tal vez en Cuba hay mucho que avanzar en ese sentido. Yo no fumo y realmente me molesta bastante que fumen delante de mi. Cuando he visitado Cuba he sido testigo y victima de eso, asi que usando buenas maneras me he dirigido al fumador y le he hecho notar que en ese lugar no esta permitido fumar. Casi todos reaccionan, aunque siempre hay alguno que te hecha una mirada aviesa, pero a mi eso me resbala, pues me interesan mas mis pulmones.

  • el 19 septiembre, 2012 a las 8:03 am
    Permalink

    Y el dia que no puedan exportar tabaco, yo no se con que dinero van a comprar comida.

  • el 19 septiembre, 2012 a las 7:17 am
    Permalink

    …irina pero que vas a esperar si le enredan la lengua a un presentador del noticiero con tal de que no diga “colera”, o hacen un spot sobre la triquinosis de beethoven y la habana arrollando con el dengue…primero la estabilidad nacional, y despues lo otro…aqui hace un tiempo se elaboro un proyecto exigente sobre el tabaquismo…pero despues, como todo, le sacaron el pie…recuerdo a amary perez casi burlandose del mismo, argumentando algo asi como que este era un pais de fumadores, estoy de acuerdo con el, si contamos a los millones de pasivos que hay….

  • el 19 septiembre, 2012 a las 5:47 am
    Permalink

    Lo peor es ver que en las tiendas la estantería de cigarro y alcohol ocupa el triple de espacio que la comida.

    Deprimente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *