En Cuba sí hay presos políticos

Lista de los presos políticos.

Por Irina Echarry

HAVANA TIMES – En las cárceles cubanas hay cientos de personas presas por salir a manifestarse el 11 de julio, aunque la constitución ampare este derecho.

Ahora mismo hay acusados por desacato, desórdenes públicos, incitación a delinquir, sedición.

Varias personas mayores de 60 años, con todas las complicaciones de salud que la edad trae, podrían enfrentar duras sentencias que agravarían sus enfermedades.

Niños a los que les piden más años de condena que la edad que tienen: 18, 20, 23 años de cárcel. Todo por salir a la calle, junto a otros miles de personas, a gritar libertad o alguna ofensa contra un dirigente de turno; o por lanzar una piedra, alguna en defensa de las muchas que lanzaban los militares que los reprimían. Esos militares están sueltos, gozando de impunidad, mientras esos niños ven cómo su futuro es limitado por jueces, fiscales, por el aparato de la Seguridad del Estado y por todos nosotros que lo permitimos.

Es un horror lo que sucede en Cuba, pero lo peor es que la mayoría de la gente continúa su marcha, hablando del precio de la carne de cerdo o de si tal o más cual opositor salió del país; revendiendo a cifras locas lo que pueden comprar en la tiendas con precios en dólares (solo aptas para algunos privilegiados con remesas del exterior); pasando horas debajo del sol o azotados por el aire húmedo para ir o regresar del trabajo.

La vida. La vida en Cuba. La vida que esos menores de edad y esos adultos han visto detenerse detrás de unos barrotes, imagino que algunos ni entiendan bien lo que sucede.

Para tener cifras, podemos visitar la página Justicia 11J que hace un intenso trabajo de recopilación y verificación de datos de manera independiente, desde la sociedad civil: “De un total de 1305 personas detenidas en relación con las protestas del 11 de julio, al menos 703 continúan en centros de reclusión. De las 553 personas que han sido excarceladas, muchas están en espera de juicio bajo medida cautelar de libertad bajo fianza o prisión domiciliaria. Un total de 137 personas enfrentan cargos de sedición.

De las 85 personas detenidas en relación con la Jornada Cívica por el Cambio, continúan en detención 10”.

En la misma página hay un enlace a un subregistro de las detenciones con detalles.

Mientras, el discurso oficial se empeña en desmentir una y otra vez esa realidad.

El presidente del Tribunal Supremo aclaró hace unos meses que el derecho a la manifestación es constitucional, lo que solo confirma que el gobierno viola sus propias leyes sin que nada le suceda.

En estos días la emisora Radio Rebelde acusa de fakes las noticias sobre los niños detenidos, obviando los 14 menores que aún quedan en prisión. La FMC (Federación de Mujeres Cubanas) no se pronuncia por las mujeres maltratadas por agentes policiales en plena calle, tampoco por las que permanecen separadas de sus hijos, solo por salir a la calle a gritar por un futuro mejor para ellos.

Ahora Díaz Canel asegura a los integrantes de la caravana Pastores por la Paz que en Cuba no hay presos políticos: “personas que no están con la Revolución y que pueden manifestarse libremente las hay”, dice, y los pastores no le cuestionan absolutamente nada.

En estos momentos el país realiza un festival de cine y una bienal de artes plásticas, se habla de fiestas y celebraciones cuando hay tantas familias sufriendo. Es algo loco que genera ira, tristeza, cuestionamientos.

Ante esa situación, urge hablar del tema con quienes creen que están lejos de vivir algo parecido. Conversar sobre el asunto con la familia, los amigos, vecinos, conocidos y desconocidos. Compartir información, sobre todo con quienes no tienen buen acceso a las redes sociales o no pueden gastar sus megas en navegar tranquilamente para leer noticias. Esos que se quedan con el cinismo del presidente o el negacionismo de los medios.

En Cuba sí hay presos políticos, desde siempre, solo que a partir de julio las cifras son escalofriantes. Hay estudiantes, obreros, profesionales, activistas, gente noble, alegre, gente sufrida, discriminada, gente valiente, sencilla; algunos muy conocidos, la mayoría no. Lo que los une es que, hartos de su situación de vida, decidieron ejercer su derecho a la libre expresión. No son delincuentes. No debemos abandonarlos.

Hay que llevar el mensaje a la mayoría del pueblo, que comprenda que esta pesadilla le puede tocar a un familiar mañana.

Se trabaja intensamente dentro y fuera de Cuba: colectando datos, interpelando a organismos internacionales, denunciando y compartiendo información desde las redes sociales, escribiendo, dando testimonios.

Todo es súper importante, y también hay mucho que hacer en la cotidianidad de esta isla, llena de gente con vendas muy bien puestas en los ojos y en el corazón.

Lea más por Irina Echarry aquí.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


3 thoughts on “En Cuba sí hay presos políticos

  • el 13 diciembre, 2021 a las 8:55 pm
    Permalink

    Tengo un conocido que estuvo preso casi un mes, me habló que lo torturaron, pero no quiere darme detalles si fue fisicamente o psicologicamente. Tiene miedo y quiere olvidarse de todo.

  • el 10 diciembre, 2021 a las 5:56 am
    Permalink

    Escribo otra vez mas que estas personas como tantisimas otras en decadas son inocentes, que sus actos no son delitos en ningun pais democratico del mundo. No comprendo, quizas por formacion profesional, que personas inocentes elijan estar en la carcel antes que ser “desterrados”. Para mi significa que el “destierro ” no es una sancion o que un inocente debe por honor aceptar la carcel. No condivido estas dos tesis, para mi el destierro es una pena y el inocente no puede aceptar la carcel, no sòlo por èl, sino tambien por los demas.

  • el 10 diciembre, 2021 a las 12:54 am
    Permalink

    Que la gente no haya salido el 15N ha sido un error que se pagará con 10 años más de dictadura, y sufrimiento para los que están presos y sus familias. La gente tiene miedo pero nada costaba salir al menos a la puerta de la casa vestido de blanco, y haber parado el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *