El problema de Alexis

Irina Echarry

Foto: Franco Alberto Sangles Fonseca

Alexis es mi amigo hace mucho más de una década, tiene 36 años y ha vivido siempre en la casa de su abuela.  Pero su abuela tiene un hijo (que no es el padre de Alexis) que a su vez tiene esposa y dos hijos.  Además su abuela tiene un esposo, Arcadio.  En la casa solo hay tres cuartos: uno para el matrimonio joven, otro para los hijos y un tercero para la abuela, su esposo y Alexis.

Hacía casi dos años que Alexis no hacía estancia en su casa, pero ha tenido que regresar.  Otras veces ha preferido dormir en la sala, ahora no quiere debido a una dolencia lumbar que lo aqueja a cada rato y que el piso recrudecería.  Entonces no ha tenido otra opción que soportar la mala cara de Arcadio que ya se sentía dueño del cuarto y ahora ve afectada su privacidad.

Alexis es Licenciado en Rehabilitación Física y trabaja en un policlínico.  Su salario es de 418 pesos mensuales, lo que equivale a 17 cuc.  No tiene familiares en el extranjero que le envíen dinero, o sea, tiene que arreglárselas con el que gana; de vez en cuando hace algún masaje fuera de la jornada laboral por el que le pagan algo, no lo que vale.

Con esa cantidad de dinero no puede pagar un alquiler.  Hace rato solicitó una misión en Venezuela y ahora espera que lo citen, pero el tiempo pasa y la llamada no llega.  El objetivo de su viaje sería ahorrar dinero para comprar una casa.  Mientras tanto sigue compartiendo el cuarto, sin comodidad para leer, escuchar música o hacer ejercicios.

La mayoría de las veces la rutina lo agobia.  Llega del trabajo, se baña, come y sale a caminar por las calles de Alamar pensando en que apenas le quedan amigos para visitar, casi todos se han ido del país y los que se quedaron están sumidos en su vorágine diaria por lo que se acuestan temprano.  Los escasos parques que hay en el reparto tienen pocos bancos donde sentarse a pasar un rato y ninguno está alumbrado, así que no podría leer.

Anoche la abuela pidió tener una conversación de “abuela a nieto.”   Le dijo que Arcadio necesita “desahogar,”  “yo ya no necesito hombre, pero debo complacerlo; no te preocupes eso no ocurre tantas veces en el mes.”

Alexis espera en mi casa a que terminen su sesión de “desahogo” y luego vuelve a la habitación compartida pensando que llegará el día que pueda pagarse con su salario un sitio donde dormir en paz.

Eso quiere decir un lugar donde no lo molesten ni él perturbe a los demás, algo que todos deseamos.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


8 thoughts on “El problema de Alexis

  • el 15 febrero, 2012 a las 1:53 pm
    Permalink

    Muy interesante historia con la que muchos cubanos se representarian. La vivienda fue una de las prioridades de la revolucion en el Articulo La Historia me Absolevera por Fidel Castro, entonces me pregunto que es lo que ha sucedido en Cuba con este tema y por que hay muchos que viven en palacios y otros en barreques, es que acaso Cuba no es el pais donde se supone que casi todos vivan de forma igual, pues no mi amigo lector la realidad que solo los que se van de mision internacionalista en este tiempo( porque los que fueron a Angola muchos se han muerto porque el techo de sus casas les ha caido arriba y no porque temblo la tierra sino por deterioro), los jefes de las organizaciones correspondientes a la vivienda y LOS BARRIGAS GRANDES todos saben a que me refiero son los que tienen derecho a tener un lugarcito decente donde esconderse de la fria noche o del caluroso verano. Menciono la mision internacionalista fundamentalmente porque hoy es un pensamiento super general del cubano, es una de las ultimas maneras que decentemente puedes conseguir mejorar economicamente, digo si es que le llega algun dia la mision, seguro Irina que tu amigo no es hijo, ni sobrino de ninguna de las personas a cargo de dar las misiones porque de lo contrario ya tendria casa, carro, un avion y otra mision en camino. Muy triste pensar asi y no poder decir que desde tu propio pais puedes resolver tus problemas basicos como una vivienda donde acomodarte y una buena dieta porque ni para eso, los vegetales estan muy caros aunque espero que eso este cambiando… La vivienda es un negocio, hay muchos que se estan haciendo ricos y desafortunadamente otros estan padeciendo las consecuencias mas penosas como el amigo de la historia de hoy… hacia donde vamos.

  • el 24 octubre, 2011 a las 3:04 pm
    Permalink

    Mi amigo Ramiro,por favor no se enfade…solo “debatimos”,en este sitio…si es una felicitacion es OK!,y no se olvide amigo que “cada quien piensa diferente”…un abrazo,

  • el 18 octubre, 2011 a las 7:44 am
    Permalink

    En cuanto logre descifrar lo que revoloteaste ahí te pongo una respuesta, seguro que si! Aunque era una simple felicitación para Irina, supongo que asumiste como respuesta a tu comentario mi dicho, pero na, nada de eso, para ello hay un link específico que dice “Responder”, mismo que ocupo ahora (¡cosas de la informática, pana!) casi nunca me ocupan los comentarios anteriores.

  • el 17 octubre, 2011 a las 2:18 pm
    Permalink

    A mi amigo Ramiro..no es lo que “piensas” por Dios..solo escribe…una situacion “determinada mi amigo”..si le toco o no?? es la realidad ,si o no?? un abrazo!!

  • el 17 octubre, 2011 a las 8:34 am
    Permalink

    El post es común por toda la Isla, pero no deja de ser triste por eso. Muy bien hecho

  • el 17 octubre, 2011 a las 6:04 am
    Permalink

    Irina: muy triste este post. El problema de Alexis es el mayor de los problemas si consideramos que todos, al igual que alimentación y salud, hemos necesitado siempre de un lugar para guarecernos; un lugar que uno pueda sentir propio.

  • el 16 octubre, 2011 a las 11:32 pm
    Permalink

    Le tiraste con singular lindura a las letras. Me agradó la forma de tu texto. Más allá del contenido. Felicidades.

  • el 16 octubre, 2011 a las 9:05 am
    Permalink

    El caso de Alexis,es el mismo,que miles de Cubanos,en toda Cuba,la “falta de viviendas”,se “amontonan”,en un pequeno apto,por generacion,tras generacion,sin niguna “perspectiva”de resolver lo que uno quiere,lo mismo,que pasa,que quieres “salir”,y te sientas(como yo) a la orilla de una playa,y solo miras el horizonte,quizas te preguntes,que habra despues de la linea “divisoria”entre el cielo y el mar!!..tambien te preguntas sobre “las donaciones”de materiales de la cobstruccion..a “paises hermanos”.o los “complejos habitacionales” para los miiembros de las FAR o el MININT,sera ? para que no se “disgusten”?una “salvaguarda”?…espero que tu amigo Alexis como muchos..encuentre esa “linea divisoria”que separa entre lo justo y lo injusto…saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *