Al Servicio Militar: ni mujeres ni hombres

Irina Echarry

Mujeres en el Servicio Militar cubano. Foto: juventudrebelde.cu

HAVANA TIMES – Naomi no está tranquila ni un segundo: cruza la calle de un lado a otro, improvisa aventuras con las amiguitas, se contornea al compás de la música del vecino, se maquilla desde los dos años, es una líder natural que aglutina en torno suyo a los demás niños de la cuadra.

La madre, una maestra de segundo grado, me dice: tengo unas ganas de que crezca y ver si entra en el Servicio y luego en la vida militar para que se reforme, ella necesita mano dura…”. Solo escuchar la frase me angustia, imaginar a Naomi con la seriedad de un uniforme verde olivo…

Parece increíble, pero a estas alturas todavía hay padres que incitan a sus hijos a entrar en el ejército. Y el gobierno también lo hace. A principios de marzo el Ministerio de Educación Superior (MES) anunció las diferentes opciones de este año para entrar en la universidad.  A las ya conocidas se sumó la “ventaja” para las muchachas que escojan el Servicio Militar Voluntario: sería solo un año, tendrían derecho a las carreras universitarias del curso diurno, y se priorizaría la carrera que ellas deseen solo deben aprobar los exámenes de ingreso, sin tener que preocuparse por el escalafón.

Como es lógico, el anuncio tuvo repercusión en los medios, tanto los oficiales como los independientes. En unos se resaltó la labor de la mujer en las FAR, los beneficios que se obtienen al ingresar en sus filas y el honor que representa. En otros se especuló sobre la real intención de esta medida: ¿será para evitar la prostitución en edades tempranas?

La Casa de orientación a la Mujer y la Familia también, entre las opciones de superación que ofrece a las más jóvenes que por alguna razón están desvinculadas de la vida estudiantil, contempla esa del Servicio voluntario. Si no has logrado terminar el pre, durante ese año de Servicio podrías recibir las clases para nivelar y alcanzar el 12 grado, luego, directico a la universidad.

Yo estoy en contra de los ejércitos. Digo esto y ni siquiera tengo respuestas para: ¿y qué hacemos en caso de una guerra, dejamos que nos invadan sin defendernos? O para estos argumentos: Los ejércitos no solo sirven para la defensa, también evitan las guerras y, bien intencionados, pudieran controlar el caos mundial.

En el actual estado de cosas, entiendo que incluso en un país con tantas escaseces, muchos prefieran seguir desviando una enorme cantidad de dinero para mantener el ejército. Las personas que me rodean ni se detienen a pensarlo, es algo que desde que llegamos a este mundo aprendemos como natural.

Ok, existe y la mayoría lo aprueba. Pero lo que sí causa rechazo, aunque también es visto como algo que hay que pasar, es la obligatoriedad del Servicio Militar para los hombres. Son pocas las madres que de verdad desean eso para su hijo. Unas porque lo consideran muy joven todavía para separarse de él, otras ven como un peligro la entrega de armas a adolescentes, y muchas lo consideran una pérdida de tiempo en la formación profesional de su hijo.

El rechazo también está de parte de los muchachos. A los argumentos de las madres, ellos suman la rigurosidad de una vida militar por la que no sienten ninguna identificación, el maltrato de los superiores, y la humillación si eres “flojito”. Aún así, nadie se cuestiona la permanencia de esta ley de obligatoriedad. Cada año, al llamado del Servicio, se instala la tristeza en miles de familias cubanas.

Varios de mis amigos se hicieron pasar por “locos” para recibir la baja militar, y lo lograron.  Locos están los que no hacen nada, me decía uno.

Hace un tiempo alguien me proponía luchar por incluir a las mujeres en esa obligatoriedad, como una muestra de activismo feminista. Su decisión venía avalada por algo así: si de verdad deseo la igualdad para hombres y mujeres, tiene que ser en todos los campos posibles.

Se abusa bastante del término igualdad; pero sigamos en esa línea. Sí, es cierto, quiero esa igualdad, pero es evidente que los hombres no son bien tratados, ¿no será mejor abogar por eliminar la obligatoriedad y que el paso por el Servicio Militar sea voluntario? O sea, que la situación de los hombres se iguale a la nuestra.

Durante ese período los muchachos refuerzan las actitudes machistas; reafirman las jerarquías, pues se involucran más en las cadenas de ordeno y mando, respondiendo a la tradición de respetar autoridades externas, y se alejan aún más de quienes son realmente; son entrenados para matar; y muchos sufren por no poder salir de esa situación de hacinamiento y gregarismo. Una gran cantidad de jóvenes cae en depresiones profundas e incluso algunos intentan quitarse la vida en el Servicio. 

No quiero algo así para Naomi ni para otra muchacha. No quiero que ninguna mujer sea abusada. La lucha debe ser también porque ningún hombre lo sea.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


10 thoughts on “Al Servicio Militar: ni mujeres ni hombres

  • el 2 agosto, 2017 a las 12:21 pm
    Permalink

    entonces, según tú, [email protected] deberíamos ser militares ¿no?

    Cuando una familia está en peligro, se une y se defiende, aunque ninguno de sus miembros haya tenido entrenamiento militar alguno. Es cuestión de ver cómo se organiza la sociedad. Pero si desde que nacemos ESA es la manera y la vamos viviendo mientras crecemos, y nos impulsan a creer que hay que perfeccionarla no cambiarla, pues ¿quién va a atreverse a pensar en una forma diferente?
    En el post no estoy abogando por eliminar el ejército, digo que estoy en contra pero planteo preguntas que no puedo responder. Lo que cuestiono es el acceso al Servicio Militar y todo el daño que hace a la sociedad.

  • el 30 julio, 2017 a las 4:20 pm
    Permalink

    Estimada Irina, a veces las ideas son tan utópicas que pierden el filo. En un mundo ideal no, pero en este en que vivimos las naciones, los países, deben tener la manera de defenderse, y hacerlo de manera cada vez más profesional. Lo otro es estar a expensa de las ambiciones del vecino, o vivir bajo la sombrilla de un imperio. Podríamos anhelar un universo sin ejércitos, pero si a unas cuadras un conflictivo no opina lo mismo ya no es posible realizar el sueño.
    Lo otros es el servicio militar pagado y no obligatorio, pero esa una manera de traspasar la candela a los más pobres, y legitimar las diferencias de clases.
    Me parece que la mejor solución a que podemos aspirar, mediando entre los constreñimientos de la realidad y nuestro deseo de un mundo mejor, es al cambio de los principios según los cuales se lleva a cabo el entrenamiento y el servicio militar. Más que formar soldados obedientes deberían prepararse a las comunidades para su autodefensa; pero ya sabemos que una dictadura nunca va a confiar en su propio pueblo. Y ahí se tranca el dominó.
    Tal vez el modo de acometer y el servicio militar no sea una cuestión digna de plantearse y discutir en el marco de una dictadura, donde la única reflexión seria que no cae en el absurdo y el ridículo es la reflexión en cuanto al modo de tumbarla.

    Por cierto, si creo que [email protected] tienen los mismos deberes en cuestiones militares.

  • el 30 julio, 2017 a las 3:53 pm
    Permalink

    Y quién defiende el país en caso de agresión

  • el 27 julio, 2017 a las 9:57 am
    Permalink

    Muy bien! Esa es la idea!
    Ni mujeres, ni hombres, ni trans!

  • el 27 julio, 2017 a las 8:13 am
    Permalink

    Muchos paises del mundo han abolido el servicio militar obligatorio

  • el 26 julio, 2017 a las 3:47 am
    Permalink

    Sueño en que no esté lejos el día en que no tengamos ejército.

  • el 23 julio, 2017 a las 10:33 pm
    Permalink

    Tanganika, así se llamaba un moreno de mas de 6 pies, que solo llegó a cabo por su ignorancia en la terrible unidad 2280 (vaca muerta) de San Antonio de los Baños, cruel y sádico con los reclutas, su frase preferida era: sino sirves para matar, sirves para que te maten.

  • el 23 julio, 2017 a las 9:21 am
    Permalink

    el servicio militar no fue otra cosa que el secuestro de la sociedad por la pandilla de aventureros que llegaron al poder, al tener a toda la juventud movilizada con un arma en la mano, quien intente invadir el pais o un movimiento militar para destronar a la familia real cubana tendra que matar a miles de jovenes inocentes que nada tienen que ver con el conflicto de ideas pero qeu tienen un arma en la mano y por “ley robolusionaria” el deber de defender la “patria” (que son la realeza cubana en realidad) por lo tanto no ha sido mas que un secuestro muy bien planificado desde el principio por el Experimentador en Jefe.

  • el 23 julio, 2017 a las 3:08 am
    Permalink

    Muy buena tu propuesta IRINA, voluntario el servicio militar para hombres y mujeres.En Cuba la militarización de la sociedad ha llevado a una cultura del maltrato y la prepotencia como naturalización de la violencia cotidiana.
    Desde la Fiscalía general hasta el último policía y los órganos de la seguridad del Estado aplican la violencia con total impunidad contra los que piensan diferente.En el área civil los tribunales laborales expulsan a los discrepantes que no han logrado ni en una ocasión volver a su puesto de trabajo.
    Los militares deben estar sólo en los cuarteles y no poseer los activos más importantes de la economía nacional.Todo lo que poseen ha salido de las arcas del estado y no son controlados por nadie.
    El estado por su parte tiene que eliminar el sistema de ordeno y mando de las empresas estatales y militares que tienen al país en el abismo.
    La violación de todos los derechos Humanos en Cuba porque ninguno se puede reivindicar ni justiciar, parte del sistema cerrado y antidemocrático que nos han impuesto en los últimos 60 años.

  • el 21 julio, 2017 a las 12:47 pm
    Permalink

    El ejercito en cuba es a todas luces innecesario, es una sangría para el país , otra mas, a cuba nadie la va a invadir eso es un hecho y en caso de que nos invadiera nuestro “enemigo” histórico la diferencia de fuerzas es incomparable da lo mismo tener ejercito que no tenerlo el resultado será igual la ocupación, lo único que habrá mas muertes, claro… mucha carne de cañón adolecente. Si no tuviésemos ejercito ahorraríamos dinero y vidas pero eso dicta la sensatez cualidad no muy frecuente por aquí donde lo que prima es la guaperia barata y la irracionalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *