¿Nos envenenamos sin saber?

Irina Echarry

Era 30 de diciembre y como todos sabemos por esa fecha los comercios cubanos cierran más temprano o no abren.  No quedaba otra alternativa que hacer las compras necesarias si no quería morir de hambre durante los días feriados.  Erasmo me acompañó al agro, debíamos comprar frutas y vegetales para contrarrestar la gripe que no quiere soltarnos. Llevé la cámara pensando que siempre hay algo nuevo por ahí… Y bien que nos vino.

Además de disfrutar del clima agradable, de mi perro que corría hacia todas direcciones, durante el camino no dejamos de sorprendernos con la basura amontonada en cualquier sitio y la cantidad de baterías de autos que hay en las calles.  Siempre conversamos sobre cómo mejorar nuestro entorno, hace poco el periódico Granma sacó un artículo sobre el saturnismo, la enfermedad que produce la contaminación por plomo y ahora nos convencimos de que hay que hacer algo más para que la gente sepa a lo que todos  estamos expuestos.

Saqué rápido la cámara y el viaje se convirtió en un paseo preocupante.  Muy cerca de edificios de viviendas,  en basureros o jardines, están las baterías desechadas por personas inconscientes o ignorantes, por ejemplo, de la cantidad de metales pesados que contienen estos desechos sólidos.

En un jardín de la zona 6 de Alamar nos detuvimos a sacar una de las fotos, un vecino preocupado nos gritó desde el 4to piso ¿qué buscan ahí?, a lo que respondimos inmediatamente y seguimos nuestro camino.  Al regresar por el mismo lugar, el vecino ya estaba en los bajos del edificio con las manos en la cintura y un tabaco en la boca, de forma descompuesta volvió a preguntar lo mismo, haciendo énfasis en el verbo “buscar.”

Con paciencia y acostumbrados al mal efecto de las cámaras en los seres humanos (al menos en Cuba),  respondimos que solo sacamos fotos de las baterías, que no buscamos nada sino más bien las encontramos.

El señor no bajó la guardia, solo viró un poco el ángulo y respondió que los vecinos dejan las baterías donde quiera, que tienen que quitarlas de ahí, refiriéndose al jardín y los garajes.

Pero tampoco este señor tan iracundo se notaba preocupado por las consecuencias de esta acción sino más bien por el ornato del lugar.  Entonces, luego de sacar las fotos, comprar la comida y regresar a casa, decidimos hacer algo más serio para los lectores de HT, investigar un poco sobre el tema.  En eso estamos.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


One thought on “¿Nos envenenamos sin saber?

  • el 9 enero, 2011 a las 8:12 am
    Permalink

    Si quieres ver lo que quiere decir estar con las calles llenas de basura y tienes alguna amistad o familiar que viven en Napoles ( Italia ) dile que te manden fotos de la emergencia que hace ya anos esta pasando en esa ciudad, te estoy hablando de toneladas y toneladas de basura en toda la ciudad y en todas las calles, hay tantas basuras en las aceras que la gente no pueden caminar por ellas, sin hablarte de la peste y las enfermedades que derivan de ese problema y lo mas bonito es que no se sabe cuando terminara todo eso, asi que las baterias en este caso hacen reir, lo que justamente cada cual comenta su problema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *