Observando a Egipto y a Libia desde Cuba

Graham Sowa

Un taxi colectivo en La Habana.

Uno de los principales problemas con que he tenido que lidiar en mi vida diaria en Cuba es la falta total de comentarios vibrantes sobre el mundo contemporáneo.

Quizás esto suene extraño porque soy un ciudadano estadounidense que vive actualmente en Cuba. No deberían faltarme las oportunidades para discutir mis experiencias con personas que han tenido vidas muy diferentes a la mía, ¿verdad?

Hasta cierto punto esto es real, pero las persistentes bromas sobre las diferentes ideologías llegan a ser aburrida. Por lo que quisiera enfocarme en lo que más conozco: hablar sobre nuestro mundo que cambia tan rápidamente, y es entonces cuando tengo un problema.

Los periódicos llegan a nuestro edificio escolar unas pocas veces a la semana.  Recibimos el “Granma”, el periódico titular cubano, y “Juventud Rebelde” regularmente; también nos llega, a veces, “Trabajadores” y el “Orbe”. Granma y Juventud Rebelde son prácticamente lo mismo en cuanto a contenido, aunque el último incluye más noticias acerca de futuros eventos en Cuba y quizás sobre ciencia y tecnología.

Trabajadores es el periódico de los números, está lleno de datos relacionados con varios proyectos que se realizan en Cuba y los trabajadores que lo realizan. Orbe, un seminario, es el único periódico, que conozco en la Isla, que se centra en noticias internacionales.

Recibimos los periódicos gratis, pero pago un dólar, aproximadamente, por una hora de conexión en internet a través de una cuenta con la compañía de comunicaciones del país, ETECSA. Mi conexión es de unos 10-40 kb/s y vale la pena cada centavo que cuesta, teniendo en cuenta las opciones.

Todo esto ha cambiado mi perspectiva sobre “la prensa libre”. Me percaté de que en realidad la “prensa libre” cuesta bastante dinero. Por ejemplo, internet en Cuba, o el periódico de papel del New York Times Dominical en los Estados Unidos (que costaba 5.00 dólares hasta la semana pasada).  Estos comparan con la prensa estatal cubana, la cual es casi gratis (quiero decir, el costo).

Me encontraba en este medio cuando comenzaron las protestas en Egipto. Por un lado estaba la “libertad de prensa” y por el otro tenía la prensa gratis (esta última es la que no cuesta nada). Así que Egipto se levantó y Mubarak saltó del poder. La prensa cubana felicitó el cambio y había un consenso en casi todo lo que leí en internet.

Edificío en La Habana.

Lo que ocurrió en Egipto fue una gran sorpresa. Incluso después de que comenzara el levantamiento, no pensé que la protesta juvenil inspiraría un cambio de líder. Pero la sorpresa no acabó ahí; Bahrain, Algeria, Tunisia, Yemen, y Libia también siguieron.

Pero después de lo de que ocurrió en Egipto no leí acerca de esas otras protestas populares en los periódicos cubanos. Acabó en Egipto y eso era todo. Esto me recordaba al oficial  Barbrady en los muñequitos de South Park que decía: “Caminen gentes, no hay nada que ver aquí”, mientras él se paraba frente a algún hecho que obviamente valía la pena prestarle atención.

Soy un estadounidense sorprendido en Cuba, y mi sorpresa rápidamente se convierte en horror y después en indignación y más tarde en molestia ciega mientras leía lo que ocurría en Libia: se reportaba el uso de aviones militares de Libia  y mercenarios extranjeros de Chad y Sudán, contratados por el gobierno libanés para matar ciudadanos de un gobierno revolucionario. Cientos de ciudadanos caían muertos a balazos en las mismas calles que usaron durante décadas para ir a la escuela, para dirigirse a sus trabajos o para cruzar hacia la casa del vecino.

Cuando leí estos sucesos pensé con seguridad que si la prensa cubana puede tomar una posición en el caso de Egipto, podría hablar, también, sobre Libia. Después de todo, Cuba ha experimentado los horrores de los militares nacionales hacia los ciudadanos civiles cuando Batista bombardeó a Santa Clara durante la Revolución y cuando mercenarios recibieron dinero del gobierno de Estados Unidos para invadir Playa Girón. Por eso pensé que Cuba denunciaría rápidamente el asesinato de civiles en manos de sus propias fuerzas militares.

Al principio busqué en los titulares de la prensa cubana algo relacionado con este suceso, y en lugar de esto encontré solamente un artículo sobre La Organización del Atlántico Norte (OTAN) y su plan de atacar a Libia. Y justo aquí está el problema: esta fue la misma noticia que cada uno de los cubanos vieron también. No hubo suficiente cobertura de información para siquiera mencionar la complejidad de estos hechos y el sinnúmero de perspectivas que pueden interpretarlo.



Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.


3 thoughts on “Observando a Egipto y a Libia desde Cuba

  • el 8 marzo, 2011 a las 6:37 am
    Permalink

    Miguel es mejor que no te botes, si tienes que seguir escribiendo como lo haces, no escribas, el gob cubano no ha dado notizias de lo que esta pasando en Medio Oriente p’q simplemente no le conviene, p’q los gob que los pueblos arabes estan haciendo caer son muy parecidos al gob cubano y ahora es mejor tener al pueblo en el engano, hay que seguir haciendo como los 3 monos sabios, yo no escucho, no veo y no hablo, es gracias a personas como tu que Cuba sigue estando como esta y a decir la verdad empezamos a cansarnos

  • el 7 marzo, 2011 a las 3:27 pm
    Permalink

    Mira, tú te vas haciendo de una mala actitud ya muy cubana de estar considerando todo sospechoso, todo lleno de intriga, y no, deberías de optar por un ánimo resuelto y alegre, caribeño, pues! Si en Cuba no se habla de las revueltas simplemente se debe a que no las hay, son espejismos, maniobras perversas del capitalismo!… me boté!

  • el 5 marzo, 2011 a las 7:07 am
    Permalink

    Bienvenido en Cuba, despues de estos anos que vives alla no me explico p’q ciertos comportamientos del gobierno todavia te sorprendan, claro que Cuba no va a dar notizias de lo que esta pasando en Libia, de los muertos que ha matado Gaddafi y del mandato de captura que hizo la Interpool contro Gaddafi, el no puede salir de la Libia sino lo cojen preso, los hnos Castros y Gaddafi son iguales, en Libia y en Cuba hay un regimen y en cuanto a la prensa cubana gratis prefiero pagarla pero estar informada de lo que esta pasando en el mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *