Los estadounidenses pierden mercado en Cuba

Graham Sowa

HAVANA TIMES — Un mercado de turismo de unos 2.5 mil millones de dólares anuales abrió este mes a un centenar de kilómetros de Estados Unidos, pero los ciudadanos estadounidenses quedarán fuera de los beneficios.

En octubre, el gobierno cubano continuó su lenta marcha hacia la descentralización económica, al permitir que los contratistas privados realizan ofertas de empleo en el sector turístico.

Las actividades económicas recientemente liberadas van desde la limpieza de fosas sépticas y el mantenimiento de equipos de refrigeración hasta la construcción y restauración de edificios.

Las agencias turísticas estatales como Habana Tur y San Cristóbal ahora están autorizadas a realizar paquetes de visitas turísticas a los restaurantes privados y excursiones organizadas por empresas extranjeras.

Una empresa canadiense, Canyoning Quebec  (Quebec Barranquismo), ya opera las excursiones en las montañas del Escambray.

Probablemente no pase mucho tiempo para que las empresas privadas ofrezcan viajes de escalada en el Valle de Viñales y chárteres de pesca en mar profundo que tengan algo de Hemingway en su nombre.

Lamentablemente, si usted es estadounidense, el embargo / bloqueo impuesto por nuestro país contra Cuba cierra efectivamente el mercado turístico de reciente apertura, a los proveedores de bienes y servicios que tengan sede en Estados Unidos.

Por la parte cubana de este lado del estrecho de la Florida todavía queda el gran problema de que el gobierno cubano mantiene un monopolio sobre las importaciones a la Isla.

La adquisición de materiales seguirá siendo un dolor de cabeza y tal vez incluso un factor decisivo para muchas empresas que comienzan.

Sin embargo, el nuevo Puerto del Mariel comenzará a funcionar el próximo año. Probablemente el plan sea entregar más poder de importación al sector privado.

La participación del gobierno pasará de la planificación económica central a la aplicación de la regulación y la generación de ingresos a través de multas, tasas, e impuestos.

Básicamente, abrir Cuba a la inversión y las importaciones extranjeras será paralela a la lenta apertura del mercado privado doméstico de los últimos años.

Los negocios privados nacionales comenzaron con un abuelo abriendo un puesto de limonada.
Ahora hay restaurantes, casas 3D de cine, salas de videojuegos*, e incluso áreas de paintball en La Habana. Los plomeros, electricistas, grupos de construcción y los taxistas están trabajando como contratistas privados.

Sin embargo, incluso estos retoques económicos de menor importancia en el mercado interno cubano se han visto obstaculizados por el embargo / bloqueo de Estados Unidos.

No pocos cubanos que conozco trabajan en programación, traducción, y otros servicios que se prestan a distancia a través de Internet.

El acceso a Internet en Cuba es muy caro, pero sí existe, y algunos cubanos lo utilizan para realizar negocios.

Pero a pesar de su acceso lentísima a Internet no pueden aceptar Paypal, o cualquier otro proveedor de pago en línea que tenga siquiera un servidor alojado en Estados Unidos.

El impacto es que los mayores servicios de pago en línea en el hemisferio occidental prohíben facilitar los negocios no solo entre Cuba y Estados Unidos, sino entre Cuba y cualquier otro país del mundo.

Así que una hora de Internet cuesta más que una hamburguesa de carne de res con queso y el gobierno estadounidense prohíbe, incluso, las formas más básicas de iniciativa empresarial de Internet en la Isla. Los cubanos son machacados por los dos lados y sus buenas ideas mueren.

Además de limitar la participación de Estados Unidos en la economía cubana y asfixiar a los empresarios locales cubanos, el embargo / bloqueo contra la Isla provoca pérdidas económicas directas a la economía estadounidense, por una suma de 500 millones de dólares en efectivo.

En 2008 Cuba compró 700 millones USD de bienes de Estados Unidos, en su mayoría productos alimenticios y médicos. En 2011 esa cifra se redujo a 200 millones.

La disminución de las importaciones de Estados Unidos a Cuba se produjo porque el gobierno de La Habana, que tiene una mentalidad más capitalista que la que muchos les gustaría admitir, ha comenzado a importar más de Brasil, China y Vietnam. Usted puede ver la evidencia en cualquier tienda Di-Tu Pollo o TRD en La Habana.

Tome en cuenta que la regulación del Tesoro de Estados Unidos obliga a que el pago cubano a las empresas estadounidenses sea en efectivo, por lo que la pérdida fue en moneda dura.

(*) El 2 de noviembre el gobierno ordenó el cierre de cines privadas y salas de videojuegos.

Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.


18 thoughts on “Los estadounidenses pierden mercado en Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *