Estudiando medicina en Cuba y el “Llanio”

Graham Sowa

HAVANA TIMES – Los libros de medicina que uso en Cuba provienen de diversas fuentes. Algunos son traducciones al español de libros de textos publicados en Estados Unidos como es el caso de Principios de Harrison sobre la Medicina Interna. Tengo traducciones al español de libros de texto de la antigua Unión Soviética, como el Atlas de Anatomía de Sinelnikov. También uso libros de texto publicados en Cuba.

Desde el primer año he estado estudiando con el libro cubano Propedéutica Clínica,  escrito por el Dr. Raimundo Llanio Navarro. Todos los años, los libros de texto que usamos son prestados (gratis para nosotros, pero entiendo que alguien debía pagar por ellos) y cada año el de Propedéutica Clínica está entre ellos. Por eso, muchos de nosotros hemos llegado a conocerlo simplemente como “Llanio”.

Llanio está en dos tomos. El primero se centra en cómo realizar un examen físico correctamente. El segundo enseña alteraciones en el examen físico normal y en la medicina interna. La clave aquí es que el examen físico está relacionado con la medicina interna por diversos síntomas y signos significativos desde el punto de vista médico, y que han sido definidos por Llanio como Propedéutica.

Después de que mis amigos de habla inglesa y yo pensáramos creativamente e investigáramos de forma exhaustiva los diccionarios médicos hemos decidido que probablemente no existe una traducción al Inglés de Propedéutica. Esto es lamentable, porque creo que el tiempo que pasamos enfocados en la Propedéutica, con su estudio de los signos y síntomas en el contexto del examen físico, es una de las principales diferencias que existen entre la educación médica en Cuba y la mayoría de las regiones del mundo.

Este enfoque comenzó a principio de nuestra educación médica. Recuerdo haber usado “Llanio” durante la primera semana del primer año de la escuela de medicina. También recuerdo cómo nos agrupábamos para practicar diversas formas y componentes del examen físico en sí. Por supuesto, lo que no recuerdo es cada paso de cada parte de cada examen físico. Lo que me hace desear que ojalá hubiera tomado todas estas cosas relacionadas con la Propedéutica mucho más en serio en ese momento.

Ahora, durante la primera mitad de tercer año, estamos aprendiendo alteraciones en los síntomas del paciente y los hallazgos del examen físico que llevan al descubrimiento de la enfermedad.

Este semestre, con su enfoque principal en el aprendizaje de la medicina interna a través del examen físico, es una de las razones por lo que la escuela de medicina cubana dura seis años en lugar de cuatro, como ocurre en Estados Unidos. El próximo semestre vamos a tener un mayor acercamiento de  “libro de texto” a la medicina interna con un enfoque en los exámenes de laboratorio complementarios, el tratamiento, y los pacientes con más de una enfermedad.

Todo esto se realiza en medio del trabajo en un hospital. Así que básicamente estamos hablando de un año de rotación en medicina interna. Y por lo complicada que es la medicina probablemente pueda averiguar lo que esté sucediendo durante el último mes de la rotación.

Pues resulta que es mucho más económico realizar un examen físico que un montón de pruebas de laboratorio que vienen con un montón de resultados negativos. Los exámenes físicos también ayudan a establecer mejores relaciones médico-paciente. Está demostrado que las buenas relaciones médico-paciente disminuyen la acción legal del último contra el primero. Algunas personas se han percatado de esto en Estados Unidos.

Aquí estoy, más que sutil, refiriéndome a lo que la Universidad de Stanford ha bautizado recientemente como “El Stanford 25.” Traída a colación por los puntos de vista estadounidenses, cada vez más populares, de regresar-a- lo-básico, como es el caso del médico y autor Abraham Verghese. “El Stanford 25″ no es más que la colección de 25 exámenes físicos que la Universidad de Stanford espera que sus estudiantes de medicina puedan dominar.

Por supuesto que se necesita cierto orgullo para cambiar el nombre de 25 exámenes físicos útiles simplemente porque la Universidad de Stanford ahora los considera importantes. Por ejemplo, uno de los exámenes físicos de ” Stanford 25″ es la prueba de la tiroides. Conozco este examen por Llanio, así como las maniobras Quervain, Lahey y Crile.

Pero si Stanford está deseando enfatizar nuevamente el examen físico siempre y cuando puedan renombrarlo también, supongo que la medicina sigue siendo beneficiada. Me alegro de haber conocido el examen por lo que fue llamado una vez, y espero tener una mejor apreciación de su historia por eso.

Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.


8 thoughts on “Estudiando medicina en Cuba y el “Llanio”

  • el 14 febrero, 2016 a las 8:34 pm
    Permalink

    Hola! Amo ese libro, lamentablemente el autor fallecio en 2013 y quizá no haya nuevas ediciones. He intentado encontrar ese libro, pero lamentablemente no me es posible, más que en formato digital y yo lo quiero tener, pues me ha enseñado lo que es Medicina. Soy de México, ¿crees exista una forma de que pueda comprar ese libro? escribeme un msj, mi correo es [email protected], saludos!! :)

  • el 17 octubre, 2013 a las 9:19 pm
    Permalink

    Tu sueño de ser médico lo hemos alcanzado muchos en otros países de Latinoamérica. Yo resido en México, tengo especialidad en Pediatría, pero me fascinan todos los tópicos de la medicina.
    Por experiencia, te puedo decir que los mejores años de tu vida son los que estás pasando en tu nacimiento médico. Los demás años también son buenos, pero ya no tienen la sorpresa del médico nobel.
    Graham, aprovecho la ocasión desde México para pedirte la orientación para comunicarme con ECIMED para adquirir libros cubanos de medicina que encuentro muy interesantes. Le he puesto mensajes por Facebook a la editorial, pero no me llega respuesta.
    Disculpa este claro abuso de confianza.
    Gracias de antemano.

  • el 14 marzo, 2013 a las 10:35 pm
    Permalink

    Después de leer el artículo me senté a reflexionar como seria estudiar medicina en colombia y si está muy ajeno a las circunstancias de cuba, desde luego que la comparación es porque sería más lógico dentro de la similitud de desarrollo, lo que es muy diferente con USA, te agradezco por el aporte.

  • el 2 marzo, 2013 a las 4:07 pm
    Permalink

    Admiro tu escrito y se lo que se siente estudiar por el Llanio. Saludos desde Venezuela soy estudiante de 4to año de Medicina Integral Comunitaria_ELAM.

  • el 21 diciembre, 2012 a las 3:54 pm
    Permalink

    Mucho gracias, especialmente a Joel y William. Yo espero que yo siempre podria tener un valor y ver la utilidad del interagatorio, el examen fisico, y la semiologia. Se ustedes estan trabajando todavia en Cuba me alegran mucho de tener la oportunidad para hacer una guardia o tomar un cafe con ustedes!

  • el 23 noviembre, 2012 a las 1:15 pm
    Permalink

    Yo tambien considero que el conocimiento de la propedeutica clinica y la semiologia son un lujo en estos tiempos. Creo que ese, el tercer ano de la carrera, el primero en Area Clinica fue el que mas disfrute, es ademas del que mas conocimientos todavia guardo. He tenido la posibilidad de intercambiar con alumnos de muchas escuelas de medicina en otros paises y no creo que se ensene de la misma manera que se ensenaba en Cuba ademas que no creo que se le de la misma importancia. Yo llevo la semiologia de aquellos tiempo impregnada, forma parte intrinseca de mi pensamiento como clinico y de veras es el mejor arma del medico cuando le aprieta el zapato.
    Desde ese punto de vista tengo tambien que reconocer que mi relacion con la propedeutica y la semiologia paso por diferentes etapas. Al principio me enamore, la estudie a conciencia, pase muchas noches con El Llanio y muchas veces dormi sobre el. El no tener muchos medios diagnostico nos obligaba a interrogar y a examinar mucho, haciamos muy buenos diagnosticos, muy basicos pero muy bien trabajdos.
    Cuando pase a hacer la residencia esa relacion cambio. Empece a pensar que siempre nos habiamos quedado corto solo con la propedeutica y la semiologia. CT, MRI, Ultrasonido, cuanta informacion, fue deslumbrante saber los limites del examen fisico y lo inespecifico del los sintomas obtenidos durante el interrogatorio. Empece a creer que nunca realmente sabiamos todo de una enfermedad sino pasabamos al paciente por cada uno de los sofisticados medios diagnosticos a nuestra dispocision. Aparentemente nos equivocabamos mas y los hallazgos del examen nos descepcionaban a pesar del tiempo que invertiamos, las nuevas tegnologias se burlaban de nosotros y de las habilidades que poco antes parecian infalibles. Llegue a preguntarme para que nos ensenan tanta semiologia y propedeutica si tenemos las tecnologias que con solo apretar un boton y en pocos minutos examinan, analizan e imprimen en blanco y negro o a todo color lo que tomaba dias y a veces semanas de metodica practica de medicina pura que para aquel entonces parecia mas arcaica y rudimentaria que nunca. Tantos chips, ciscuitos y gigabites no podian estar equivocados. Menos tiempo con el paciente y este, a su vez, mas tiempo en costosas investigaciones que se sucedian una tras la otras no es de asombrarse que de pronto me vi viendo muchisimos CT, ultrasonidos y MRI y sus respectivos reportes. Lo curioso es que despues de un tiempo empece a darme cuenta que no, que no podia palpar lesiones en CT Scan filmes, ni oir soplos y ruidos hidro-areos en los Rayos X y que la intensidad migrana no se veia en MRI. Me vi delante de mis pacentes con mas papeles en la mano que una secretaria oficoda y menos respuestas que un delegado al poder popular. Me avergonze de tener que pedirles a mis pacientes que me permitieran extenderme en el examen fisico y me permitieran hacerles unas cuantas preguntas mas. MI propedeutica y mi semiologia me sacaron de muchos momentos dificiles, me dieron mucha credibilidad con mis pacientes y me esenaron a no confiar demasiado en la tecnologia. Los nuevos medios diagnosticos se convirtieron en buenos amigos, los aprecio y los uso con frecuencia, me aconsejan y me tiran un buen cabo de vez en cuando, su ayuda como la de todo buen amigo es incomparable. Pero la semiologia, la propedeutica van un poco mas alla, son ellas el amor de la vida del medico, la companera de siempre, la que llevas contigo a donde quiera y no importa donde ni cuando, si le has dedicado tiempo y tratado bien nunca te haran quedar mal, es insustituble y es insuperable,

  • el 23 noviembre, 2012 a las 6:53 am
    Permalink

    Un tema interesante, que nos permite hacernos una idea entre la enseñanza de la medicina en USA y la de la ELAM de Cuba. Gracias Graham, estoy seguro que vas a ser un muy buen médico del mundo.

  • el 22 noviembre, 2012 a las 3:18 pm
    Permalink

    Me emociona sobre manera la deducion tan logica que tienes de la medicina , habia seguido algunos de tus escritos pero no fue hasta hoy que decido escribirte, estoy hoy seguro que sera excelente medico , como tambien pordrias haber hecho cualquier otra carrera universitaria , posee un excelente talento , yo soy medico , me relaciono con medicos que tienen formacion en escuelas Americana es decir USA,Realmente veo que le han quedado lagunas en el Examene fisico y ni hablar de la Semiologia que es la madre de la medicina antigua y tambien de la moderna , si te preparas bien en esta parte de la semiologia de LLanio sera un excelente Medico te lo aseguro , yo siento un orgullo enorme poder haber estudiado por ese libro mas te dire que lo consulto con frecuencia , es un libro para toda la vida, si puedes hacerte de uno te lo recomiendo para el resto de tu vida profesional.Te felicito por tu magnifico articulo , como profesor trato de ensanarle a mis estudiantes todo lo relacionado con esta parte auque ya estoy definido en otra especialidad medica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *