Escalando el pico más alto del Occidente de Cuba

Graham Sowa

Camión en la carretera a Pinar del Río.

HAVANA TIMES— Durante una reciente excursión a El Pan de Guajaibón, el pico más elevado del Occidente de Cuba (701 metros), aprendí cómo llegar a una de las vistas cubanas más espectaculares, cómo los ladrones de puercos destruyen los medios de vida del campo y qué tipo de rata de árbol puedes mantener como mascota y cuál puedes comer.

Cuando desciendes en La Habana en un vuelo desde Miami, si te encuentras en el lado izquierdo del avión ves la costa y los estrechos del golfo de Méjico. En el lado derecho se ven las montañas conocidas como la Sierra del Rosario.

Sin importar cual sea tu lado, la vista es fugaz. Para tener una mirada más contemplativa lo mejor es preparar las maletas para un par de noches y alistarse para un camino adverso hacia El Pan de Guajaibón.

Para los primerizos, llegar hasta “El Pan” es un ejercicio de ensayo y error, incluso los visitantes que repiten pueden frustrarse por el transporte irregular y la mala suerte.

Fui con una docena de personas. Tres visitantes repetían y nueve lo hacían por primera vez, incluyéndome yo en el último grupo. Cogimos un camión de pasaje en la carretera de Pinar del Río, cerca del puente de la calle 100 en La Habana. Desembarcamos en Santa Cruz, tomamos otro vehículo hacia Fierro y luego un camión de volteo a Sabanilla. El objetivo era llegar a Sagua, un pueblo en el corazón de la Sierra del Rosario, que sirve como especie de campamento base para llegar hasta “El Pan”.

Llegamos cerca de Sagua en camiones de cargar madera; luego tuvimos que caminar cuando la carretera se volvió intransitable. Al llegar al campamento Mil Cumbres algunas personas amables nos prestaron una olla para cocinar espaguetis. Por supuesto tuvimos que llevar nuestra comida.

Vista de El Pan desde Sagua

Cuando el campamento no aloja turistas extranjeros se abre a los cubanos, pero como era temporada alta de turismo no tuvimos esa suerte. Nos acostamos por la noche cerca de un riachuelo, a un kilómetro y medio más o menos del campamento oficial.

Después de pasar la primera noche deseando haber traído más sábanas, nos pusimos en marcha rumbo a Sagua, donde preparamos el almuerzo, de nuevo contando con la amabilidad de los lugareños que nos prestaron su porche y una olla para cocinar.

Ahí fue cuando supe que el resto del viaje tendríamos que consumir agua directamente del río, pues a Sagua no llega el líquido por tubería debido a algún defecto en la instalación de las cañerías de las ciudades. Lleve pastillas de yodo o cloro.

La caminata desde Sagua hasta la base de EL Pan es aproximadamente 8 km. En el camino nos topamos con algunos agricultores que regresaban de los campos, quienes nos contaron acerca de los rastafaris que solían visitar el lugar buscando hongos alucinógenos y fumar marihuana hasta que la policía los ahuyentó.

También encontramos numerosas entradas a las cuevas que son visitadas periódicamente por grupos de ecoturismo y miembros de la Sociedad Espeleológica de Cuba.

Antes de iniciar el ascenso, en la base de El Pan encontramos los últimos vestigios de asentamientos humanos. Unas pocas personas construyeron sus casas con lo que quedó de una antigua base militar conjunta soviético/cubana.

Mientras el resto del grupo se dirigió a un arroyo cercano en busca de agua, perezosamente conversé con una mujer de San Cristóbal que ha vivido allí durante los últimos años. Ella y su esposo crían cerdos.

Me dijo que decidieron asentarse en esta área debido a que los cerdos pueden alimentarse en el bosque. El inconveniente es que a menudo se roban los animales. Además, los criollos que crían no valen tanto dinero como otras razas.

Una de las muchas cuevas en El Pan.

Hablamos acerca de todo mientras degustábamos un tazón de carne de jutía estofada, un animal que se puede tener como mascota o ser cazada para usarse como alimento humano, en dependencia de que la especie viva en los árboles o hurgue en el suelo del bosque.

Le pregunté si había subido alguna vez El Pan. No lo había hecho.

Salimos tarde, y cuando estábamos a mitad del trayecto ya era de noche. El empinado camino, en su mayoría sin desarrollar requiere interrupciones a veces, aunque realmente no se requiere ningún equipo para escalar.

Cuando llegamos a la parte superior quedé encantado al encontrar los restos de un antiguo puesto de radar militar. Entonces me percaté que esta subida no hubiera sido posible hasta el final de la Guerra Fría, pues toda la zona debió haber permanecido cerrada como zona militar.

Sombras descomunales de material militar oxidado fueron reflejadas por la luna llena. Mientras el viento soplaba pusimos nuestras carpas en un edificio de ladrillo que alguna vez alojó a militares cubanos y soviéticos, y ahora es el hogar de graffitis de los visitantes y de restos de fogatas.

La luz del día se filtró a través de una manta de niebla con viento, hasta que el calor del sol levantó la humedad.
La vista ininterrumpida era exactamente como si volara desde Miami: el golfo de México a la izquierda, la Sierra del Rosario a la derecha.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.



Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.

Graham has 83 posts and counting. See all posts by Graham

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.