De campismo en Canasi, Cuba

Graham Sowa

En el camino a Canasi, Cuba
En el camino a Canasi.

HAVANA TIMES – Canasi es una brillante experiencia de campismo primitivo para pasar un noche (o un largo viaje durante el día) que te alejará del contaminante humo que expulsan los carros, de la gente que trata de venderte cosas que no quieres, y tal vez incluso del reggaetón.

Podría seguir y seguir sobre la virgen costa, acantilados que caen en las profundidades del mar con pequeñas playas debajo de los salientes rocosos que dan sombra y privacidad durante todo el día (y la noche). Pero esto se puede encontrar en otras partes de Cuba, o en cualquier otra isla del Caribe para el caso.

Lo que hace que Canasi sea tan impresionante es que para llegar allí tienes que cruzar un río, por donde se encuentra con el mar Caribe y divide las montañas costeras. Estas barreras geográficas e hidrográficas, a las que hay que acceder, han hecho bien en preservar este lugar bien conocido, pero pocas veces frecuentado.

El nombre Canasi se refiere a un pueblo pequeño en la Vía Blanca, la carretera costera entre La Habana y Matanzas.

Un mediodía de finales de abril, varios amigos y yo, emprendimos viaje en el autobús local P11. También se puede llegar allí en un taxi colectivo (máquina) con destino a Matanzas, camión, carro de alquiler, bicicleta,  o el tren eléctrico de Hershey.

Abordamos el P11 al principio de la cola en Vedado, en 25 y G. Se llenó rápidamente y el reggaetón estaba a todo volumen. Nos bajamos en Alamar, en la última parada, y caminamos dos cuadras cortas hacia Vía Blanca y comenzamos a hacer señas a las máquinas.

Los pocos vehículos que se detuvieron dijeron que solo llegaban hasta Guanabo, la última de las Playas del Este. No era suficiente.

El camino a Canasi, Cuba.
El camino a Canasi.

Finalmente se detuvo el chofer de un Ford sedán del año 58 dispuesto a llevarnos a la encrucijada de Canasi por 8 CUC (9 usd). Hicimos el trato.

A pesar de que no hay ninguna señal, el camino de tierra para llegar a Canasi es fácil de encontrar unos 30 km al oeste de Matanzas. Hay dos pasos a desnivel, uno tras otro, que no se conectan a las carreteras, o en otras palabras, dos puentes que empiezan y acaban, en medio del aire.

Al principio pensé que se trataba de una manera de salir de la ciudad desde el último evento de Arte Bienal, pero realmente los pasos superiores son sólo algunos proyectos inconclusos de cuando la URSS pagaba las cuentas.

De todos modos, el mapa que nos había entregado un amigo y que había sido dibujado a mano,  indicaba que viniendo de La Habana debíamos seguir un camino de tierra a la izquierda (el norte) antes del primer puente a ninguna parte. Eso fue lo que hicimos.

Después de desandar un par de kilómetros pasamos unas cuantas casas, un par de tipos aburridos del Ministerio de Interior y encontramos el río que supuestamente debíamos cruzar.

Estábamos timidos en nuestro acercamiento, debatiendo entre nosotros si estábamos en el lugar correcto, a pesar de que ninguno sabía con seguridad.

Para ayudarnos a encontrar el coraje una familia nos gritaba palabras de aliento desde el patio de su casa tales como “vamos acaben de cruzar gallinitas” y “la abuela tiene más cojones que todos ustedes juntos”. Agradable solidaridad de los locales.

Nos sumergimos, y las pequeñas olas impulsadas por la brisa de la tarde del mar llegaban hasta el cuello de la mayoría de los miembros de nuestro grupo.

En el camino a Canasi, Cuba.
En el camino a Canasí.

Cruzar es bastante fácil una vez que te has orientado. Así es como debe hacerse: coloque todo su equipaje en la cabeza y mantenga el equilibrio de la carga con las manos. Usar zapatos es opcional, pero probablemente sea mejor que descalzo. Hay algunas rocas que salen unos pocos metros dentro del río. Caminar a lo largo de estas rocas y después en línea perpendicular a la orilla del río hasta llegar al otro lado.

Afortunadamente, es bastante fácil encontrar el rastro en el otro lado. Por desgracia, es fácil de encontrar porque la gente ha dejado basura detrás en el sendero. Bueno, sólo tienes que seguir el camino, pero no el mal ejemplo.

El sendero sube un poco a la montaña, abriendo un amplio camino cubierto de hojas. Tuvimos que pasar otros 30 minutos más o menos de senderismo, interrumpidos frecuentemente por las tranquilas vistas al mar, para llegar al lugar de acampada.

Permítanme aclararles: cuando digo lugar de acampada no me refiero a un lugar al que se llama con antelación y se reserva una semana antes de viajar. Esto es totalmente acampar ¨usted mismo ¨. Traiga su propia agua y comida. Cerca no hay ningún servicio médico, ni oficina de turismo, ni camas cómodas. Existe servicio de telefonía celular, pero es intermitente.

Una vez establecido el campamento en la sombra las actividades incluyen acostarse por ahí sin hacer nada, recolectar leña, pescar, snorkeling, bucear en el acantilado y  emboscarse en las pequeñas montañas que abrazan la costa.

Otros visitantes incluirán a los locales de Canasi y sus alrededores realizando alguna pesquería, aparte de los forasteros de La Habana y Matanzas, además de una gran variedad de aves e insectos.

Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.


4 thoughts on “De campismo en Canasi, Cuba

  • el 1 julio, 2013 a las 7:41 am
    Permalink

    El norte no es Caribe? entonces es Atalntico? Disculpen la ignorancia…

  • el 30 junio, 2013 a las 4:48 pm
    Permalink

    pues no, los puentes que comienzan y terminan en el aire, son una deuda de finales de los 50 cuando se termino la obra y quedaron inconclusos, la pobre URSS todavia esta pagando platos rotos en Cuba.

  • el 26 junio, 2013 a las 2:45 am
    Permalink

    Es un error bastante común y por supuesto explotado por el sector turístico, pero oficialmente la cost norte de Cuba no está dentro del Mar Caribe cuyo límite por el norte es la costa Sur cubana: https://es.wikipedia.org/wiki/Mar_Caribe

  • el 25 junio, 2013 a las 8:42 am
    Permalink

    Fue un viaje muy divertido Graham.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *