Cuba y Texas: La historia de dos mosquitos

Graham Sowa

Tire quarters are used to capture mosquito larve in cuba. Pretty economical solution!
Pedazos de llantas utilizados para atrapar larva de mosquitos en Cuba, una solución economica.

HAVANA TIMES – Una vez me preguntaron “¿Cuál es el animal más mortífero de África”? Mis pensamientos se dirigieron a los grandes felinos ¿o será el  hipopótamo,  o el cocodrilo?

Creo que no tuve tiempo para decidirme, pues antes la persona que me preguntó me salvó de la vergüenza de una respuesta errónea y dijo “el mosquito”.

Creo que actualmente se puede dar la misma respuesta si la pregunta está dirigida al Norte de Texas o Cuba.

Acabo de pasar el verano en Texas y fui testigo de un bombardeo de noticias locales sobre la existencia del Virus del Nilo Occidental. La mayoría de los occidentales seguirían sin desconocer la existencia del Virus del Nilo Occidental si este no hubiera aparecido ahí, gracias a la movilidad humana, a principio del milenio.

Desde 1999 “el Nilo Occidental”, como lo conocemos los que chismeamos sobre él todos los días, ha estado apareciendo en la escena epidemiológica. Este verano ha sido especialmente difícil con 11 muertos en la Ciudad de Dallas, según el último recuento.

Han ocurrido varias muertes en la región del norte de Texas. La noticia me conmocionó en la casa cuando recibí una notificación de Facebook que decía que un antiguo profesor era sospechoso de padecer la enfermedad, mientras permanecía  en la unidad de cuidados intensivos del hospital.

Pero mientras salgo de Texas para regresar a Cuba ya no pienso en el Nilo Occidental, ahora estoy pensando en el dengue.

Cuba se ocupa de sus propios vectores. En el Caribe, el mosquito Aedes Aegypti es responsable de la transmisión de la fiebre del dengue. La del Nilo Occidental se transmite a través del Culex Aegypti.

La fiebre del dengue no existía recientemente en Cuba, o eso me han informado. La enfermedad había sido declarada erradicada por los avances de la Revolución en la medicina preventiva.

El nuevo dengue, con el que murieron al menos dos cubanos en el hospital en el que voy a trabajar, fue traído probablemente por los médicos cubanos en misiones médicas o los estudiantes que viajan entre sus países y Cuba, como yo. Esto explica una de las razones de la cuarentena que debo realizar cuando regrese a la Isla.

En Estados Unidos, la solución no es la cuarentena de personas moviéndose, sino rociar pesticidas para matar a los bichos.

En Cuba también se usan esprays. Con frecuencia nos despiertan los gritos de “FUMIGACIÓN! FUMIGACIÓN! “, cuando los trabajadores de salud entran a los dormitorios con ruidosas máquinas parecidas a pequeños motores de jet por su gimoteo y su forma, ellos, a su paso, llenan todo de una niebla química que supuestamente debe matar a los mosquitos.

No sé si funciona, pero puedo decir que estoy seguro de que no mata a todos los insectos.

En el norte de Texas el debate sobre la fumigación se ha convertido en un tema político. El estado de Texas tiene aviones para fumigar grandes extensiones de tierra con un veneno que se dice es  suficientemente seguro para nosotros, pero mortal para los insectos.

Algunas ciudades locales, tales como Dallas y Highland Park han votado, después de mucha participación pública, por llevar a cabo la fumigación aérea.

Otras ciudades han decidido que no quieren asumir este enfoque preventivo. Estoy seguro de que cambiarán de opinión si la incidencia de la enfermedad aumenta.

A los estadounidenses les gusta fingir que tienen miedo de los plaguicidas y los productos químicos, pero siempre terminamos dándoles la bienvenida si hacen que nuestras vidas sean un poco más convenientes.

Sin embargo, creo que tomaría un suceso de la magnitud de la película hollywoodense Contagio para conseguir que estas ciudades se suscriban a una cuarentena de estudiantes extranjeros como lo hace Cuba.

La educación pública para la prevención de la propagación de enfermedades transmitidas por el mosquito son temas comunes en Texas y Cuba.

Durante mucho tiempo Cuba ha intentado controlar a los mosquitos, y por lo general ha evitado que el dengue mate. Una sola muerte es vista por el país como una tragedia evitable.

Quizás el norte de Texas y Cuba, a la luz de un problema similar, podrían beneficiarse más de la cooperación sanitaria Cuba-USA. Me gustaría que existiera la voluntad política para hacerlo.

 

Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.

6 thoughts on “Cuba y Texas: La historia de dos mosquitos

  • Que comentario y acusacion tan cruel, tan asquerosa que haces..
    Yo no me alegro de las epidemias en Cuba. Me quitan el sueño y me deseperan. Me deprimen y me ponen triste. Tengo gente que quiero alla. Y aun si no tuviera, tampoco me alegraria de la desgracia de un pueblo, menos del mio.

  • No el problema no son Yoanis y Fariñas. El problema es el Granma que no da seguimiento periodistico a las epidemias. Que anuncia el colera con nombre cientifico y en una “nota”.
    Es es el problema.

  • Carmen el problma es que la fuente que ustedes publican aqui de Cuba son los mentirosos y manipuadores de siempre Yanis y Farinas.
    En estos momentos hay dengue en centroamerica y en dominicana todos con dcenas de muertos y nadie lo repite hasta el cansancio. Ni mencionan la ayuda medica cubana en esos paises.
    Con Cuba es constante y repetitivo estos temas no para informar sino para hacer dano al turismo y afectar e prestigio de la salud en Cuba.
    Ustedes si se alegran y desean que en Cuba tengan una gran epemia.

  • Yo no necesito gozarme en las enfermedades. Usted si?
    Si el gobierno cubano no tuviera esa oscuridad informativa sobre las epidemias, nadie le hacia caso al Herald. O se creia en las bolas callejeras en Cuba (porque los cubanos en Cuba tampoco pueden leer el Herald, acuedese que no todos sontan dichosos como usted…)
    La poblacion SI necesita informacion de las epidemias, su control, las medidas que se estan tomando. Y el gobierno cubano, quien controla la prensa cubana, tiene sin informacion a los cubanos. No hay cifras, ni seguimiento de las epidemias. Se anuncia el colera en una nota informativa y con el nombre cientifico del virus, falta de respeto.
    Se minimiza los problemas, para resaltar los “triunfos”. Manipulacion y falta de respeto.

  • Si quieres gozarte con el dengue o el cólera en Cuba te puedes enganchar con El Nuevo Herald. Ahí venden cifras de infestados y muertos a la carta.

  • El noticiero comienza con el West Nile virus, la fumigacion, que si los aviones o no los aviones. Los politicos hablan, y hablan los cientificos. La cantidad de infectados por ciudad, la cantidad de muertos, alguna entrevista. Lo de ver que no haya depositos de agua en mi casa y cinco a la izquierda y cinco a la derecha.
    En Cuba hay dengue y no hay dengue. Nadie sabe en realidad las dimensiones reales de la epidemia porque la prensa no le da cobertura y el problema parece enano. El dengue es mas peligroso que el West Nile virus (el 80% de los infectados no desarrollan sintomas). Ni hablar del colera.
    Y nada, el noticieron sigue con la produccion de papas y los cinco heroes.
    Yo tambien estuve de vacaciones (pero en Cuba) este verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *