Control de armas en Cuba y libre posesión en Texas

Graham Sowa

“Los dictadores están de acuerdo: el control de las armas funciona”

HAVANA TIMES – En este momento, en algún lugar de Texas, alguien está usando un pulóver que tiene las fotos de Stalin, Mao y Fidel, con un eslogan que dice “Los dictadores están de acuerdo: el control de las armas funciona”. He visto esta imagen y esa frase reproducidas muchas veces en mi estado natal, un lugar conocido en Cuba y el resto del mundo, por su amor obsesivo a las armas.

Pero si todos los cubanos catalogaran a todos los tejanos como vaqueros portadores de armas y todos los tejanos asociaran a los cubanos con las impotentes víctimas de un Estado omnipotente, realmente no creo que ninguna de las partes se acerque a participar en un debate productivo.

Así que rompamos el estereotipo para unas pocas palabras y veamos a qué otras perspectivas podemos llegar.

Algunas personas de mi estado se sorprenderían al saber que una de las citas de Fidel que a menudo se pintan en vallas y campos de tiro es: “Todo  cubano debe saber tirar y tirar bien”.

En Cuba, todos los varones, y algunas hembras, aprenden a usar armas de fuego y a disparar cuando pasan el servicio militar obligatorio. Algunas personas, especialmente militares, el Ministerio del Interior y los policías profesionales, tienen armas de fuego en sus hogares.

Existe una cultura de caza en Cuba y existen terrenos públicos dedicados a este deporte. El mes pasado oí hablar de una liga de paintball que comenzó en el Vedado, un barrio de La Habana.
Por supuesto, con todo esto dicho, existen advertencias. Los campos de tiro cubanos usan rifles de pellets de aire, a pesar de que 20 pastillas cuestan sólo un peso cubano. El servicio militar es cada vez menos estricto e intenso en la preparación.

Igualmente, nunca he visto una feria de armas o tienda de armas en Cuba. Y tanto la caza como el paintball están, probablemente, mucho más allá del presupuesto del cubano promedio.

A pesar de la presencia de, por lo menos, algunos accesorios de la cultura militar armada en la Isla, veo que la propiedad individual de armas de fuego es vista con desconfianza e incluso desprecio.

Cuando le digo a los cubanos que soy de Texas, por lo general lo que sigue es que ellos realicen una imitación de alguien sacando una pistola de una funda en la cadera, posteriormente me preguntan si soy un vaquero. Por lo general después reímos juntos de este estereotipo exagerado.

Una carcajada debe establecer el tono para un intercambio más jovial, pero con demasiada frecuencia comenzamos a hablar de las armas. Los cubanos quieren saber si es verdad: ¿Realmente en mi estado todo el mundo posee armas de fuego? ¿Por qué? ¿Estamos todos locos? El estereotipo es tan fuerte que ellos asumen, por simple asociación, que todos los tejanos poseen armas.

Generalmente, si tengo tiempo, trato de explicar nuestra afinidad por las armas desde varias perspectivas: la historia de las milicias estatales, la falta de presencia estatal en nuestro país, que se expandía con rapidez, 200 años atrás, el culto que siguió a la segunda enmienda (de la constitución), y el amor por la caza.

Pero por lo general mi explicación de por qué tenemos tantas armas queda reducido a esto: tenemos armamento para sentir que podemos protegernos de otras personas que poseen armas de fuego.

Algunas personas sienten que quieren protegerse de los ladrones y los intrusos, o de los locos que asesinan a 20 infantes que asisten a círculos infantiles o matan a un montón de gente que ven una película. Otros quieren armas para protegerse del gobierno y de la policía.

Sentirse protegido es la excusa que escucho con más frecuencia para justificar el auto abastecimiento de armas de la población tejana. Es nuestro derecho sentirnos protegidos y es nuestro derecho conseguir esa sensación en las armas.

Por lo general esta explicación no me lleva muy lejos con mi oyente cubano. A menudo quieren saber por qué la gente quiere seguir almacenando armas si saben que están haciendo cosas terribles con ellas. ¿No sería más fácil deshacerse de estas? Esta pregunta es simple en su lógica y merece una respuesta igual de simple: No.

En los Estados Unidos, la eliminación de las armas, o un amplio control nacional de estas hubiera sido posible, tal vez, después de la Primera y Segunda Guerra Mundial, cuando la población se sentía un poco más homogénea en el espíritu nacional, pero ya nunca más.

Demasiados intentos poco entusiastas en el control nacional de armas han llevado a la proliferación masiva de armas de asalto al punto, que cada persona que siente que es su derecho divino poseer un arma, ahora tiene diez.

Esto es especialmente cierto en los aburridos hombres de mediana edad que viven en los suburbios y buscan desesperadamente una manera de ser chévere, que no implique pensar o hacer, nada más que ir de compras usando la internet e ir al campo de tiro cada dos meses.

Desafortunadamente  para mi país, y para los niños del círculo infantil de Connecticut, y los amantes del teatro en Colorado, es muy fácil para los asesinos descontrolados conseguir armas. Y, desafortunadamente para mis curiosos amigos cubanos y para todo aquel que quiere respuestas, eso es algo tan loco que es imposible de entender.

Por lo general, yo termino la conversación relacionada con las armas encogiendo mis hombros y murmurando algo sobre las posibilidades del control de armas a nivel local (que parece ser la única opción real en este momento). Porque si nuestra prioridad nacional es dejar que la gente siga disparándose unos a otros, a costa de mantener el derecho de tener a las armas, entonces eso es lo que va a seguir ocurriendo.

Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.


21 thoughts on “Control de armas en Cuba y libre posesión en Texas

  • el 14 mayo, 2013 a las 9:22 am
    Permalink

    Isidro,

    Haces bien en no discutir las cifras del Wiki porque están registradas en la ONU a partir de datos facilitados por el gobierno cubano. En el siguiente enlace puedes descargar un archivo excel con los datos generados por el UNODC, la Oficina de las Naciones Unidas de Crimen y Drogas.

    http://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/statistics/crime/Homicide_statistics2012.xls

    A mí también me gustaría saber cuantos “secuestros a mano armada, asaltos a bancos con armas de fuego, ajustes de cuenta a cargo de sicarios pagados y muertes accidentales por enfrentamientos entre pandillas armadas rivales, o entre delincuentes armados y policías” se producen en Cuba. Por desgracia a la población cubana se el ocultan estos hechos, que no salen en las noticias.

    En el 2009 se produjeron 563 asesinatos en Cuba. Ese mismo año en España, con una población más de cuatro veces mayor, se produjeron 399 homicidios.

    En España se producen poco más de un homicidio al día, mientras que en Cuba se producen 1,5 homicidios. En España estamos sobresaturados con las informaciones de los homicidios. Cuando ponemos las noticias dan información de cada uno de los homicidios con todo lujo de detalles. Cuando los homicidios son particularmente espeluznantes se dedican programas especiales a discutir cada caso particular. Si nos guiásemos por los medios de comunicación españoles parecería que España es un país peligrosísimo, cuando en realidad tiene una tasa de homicidio que es casi la décima parte de la media mundial.

    Sin embargo, viendo la televisión cubana uno llegaría a la conclusión de Cuba es un país segurísimo donde apenas hay asesinatos.

    Eso demuestra como el estado puede distorsionar la realidad controlando los medios de comunicación … y como esa distorsión de la realidad conduce a un mito de seguridad isleña extendido a escala planetaria.

    Tengo que añadir que los episodios puntuales de asesinatos múltiples conducen a una sensación extrema de inseguridad, cuando las altas tasas de homicidio son consecuencia de un goteo continuo de muertos, más que de episodios puntuales con muchos muertos.

    En Noruega en un solo día Anders Breivik en una orgía de sangre mató a 77 personas y dejó a 96 heridos. Ese acontecimiento puntual conduce a una percepción enorme de riesgo, cuando en realidad Noruega es uno de los países más seguros del mundo. Concretamente en el 2009 en Noruega se produjeron solo 26 asesinatos, lo que da una tasa de solo 0,6 homicidios por cien mil personas y año.

    En los Estados Unidos, los asesinatos múltiples en los colegios conduce a una percepción de riesgo muy alta, cuando en realidad la tasa de homicidio en Estados Unidos es inferior a la de Cuba.

    En el 2009 se produjeron 13.985 asesinatos en Venezuela, dando una tasa de homicidio estratosférica de 49,0 homicidios por cien mil personas y año. Sin embargo, no se produjo ningún asesinato múltiple destacado. Claro que ya sabemos que Granma no nos cuenta nada de los asesinatos en Venezuela.

  • el 14 mayo, 2013 a las 3:37 am
    Permalink

    No pretendo discutir las cifras de la Wiki, pero sería interesante también calcular cuántos secuestros a mano armada, asaltos a bancos con armas de fuego, ajustes de cuenta a cargo de sicarios pagados y muertes accidentales por enfrentamientos entre pandillas armadas rivales, o entre delincuentes armados y policías, se producen en Cuba y otros sitios, en especial en EEUU y el resto de América Latina. Desde ahora dudo mucho que la islita los supere…nada, escéptico que soy…

  • el 14 mayo, 2013 a las 3:32 am
    Permalink

    Y tú también has tocado un punto álgido. En tiempos de la Guerra Fría era prácticamente impensable que las muchas armas que fabricaban por entonces la URSS y sus socios del pacto de Varsovia terminarían en manos de los narcos, o en poder de los elementos que suelen atizar las terribles guerras fratricidas entre facciones africanas. Tras el “desmerengamiento” buena parte de ese arsenal se escurrió hacia destinatarios de dudosa reputación.Pero a la NRA y a los herederos del polvorín del Kremlin poco les importa eso. Ellos no ponen los muertos…

  • el 13 mayo, 2013 a las 1:23 pm
    Permalink

    Pobre joven tiene sentido peyorativo. Ingenua, tambien. Si no fue su intencion, OK.
    Usted justifica que esos ricos y famoso tengan guardaespaldas armados. Ellos no confian en la policia porque de ser asi no tuvieran siquera guardaespalda. Porque el ciudadano comun no va a tener el derecho que tienen los poderosos si se sienten amenzados? Si creen que asi cuidan a su famlia.
    En Cuba es normal que la clase domindante goce de derechos que los ciudadanos. Aqui es diferente.
    Yo si abogo por mas control, por registro universal de las armas, tambien por atencion a problemas siquiatricos (que muchas matancinas tienen ese factor tambien), por responsabilidad del portador legarl (que ese esta registrado) de mantener a buen recaudo el arma.
    Pero no que el ciudadano comun no las pueda tener, porque entonces le quitarias al ciudadano de a pie, al que no puede pagar guardasespalda o no tiene el servicio secreto el derecho que tienen los que si pueden darse esos lujos.

  • el 13 mayo, 2013 a las 10:57 am
    Permalink

    Tengo que añadir que en otros países más pacíficos que Estados Unidos o Cuba la discrepancia entre la tasas de homicidios y la de suicidios es mucho mayor.

    Concretamente en España se producen 0.8 homicidios por cien mil personas y año, mientras que la tasa de suicidio es de 7.6 suicidios por cien mil personas y años. Es decir, España presenta tasas de homicidio y suicidio mucho menores que Cuba y los Estados Unidos. Por otra parte se produce unos diez veces más suicidios que homicidios.

    Mientras que la tasa de homicidio se puede reducir con un buen control de armas y eficacia policial, es mucho más difícil reducir la tasa de suicidio, por tanto hay que dedicarle mayor esfuerzo.

  • el 13 mayo, 2013 a las 10:51 am
    Permalink

    En la discusión sobre el uso de las armas creo que nadie es consciente de que el mayor peligro para la vida de una persona es ella misma. Tanto en los Estados Unidos como en Cuba la tasa de suicidio es notablemente más alta que la de homicidio.

    Concretamente la tasa de homicidio en Cuba es de 5.0 asesinatos por cien mil personas y año, mientras que en los Estados Unidos es de 4.8.

    http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_intentional_homicide_rate

    Por otra parte la tasa de suicidio en Cuba es de 12.3 suicidios por cien mil personas y año y la de Estados Unidos es de 12.0.

    http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_suicide_rate

    Obsérvese que en contra de la idea general tanto la tasa de homicidio como la de suicidio es inferior en los Estados Unidos respecto a Cuba.

    En ambos países se producen unos tres veces más suicidios que homicidios. Mientras que en Cuba se produce un homicidio y medio al día, en el mismo periodo se producen 3.7 suicidios. Es decir, en Cuba se produce un suicidio cada seis horas.

    Todo esto lo digo porque puestos a salvar vidas sería mucho más fructífero actuar previniendo los suicidios que fomentando el uso de armas. Además, obviamente, los intentos de suicidio tienen mucho más éxito cuando se dispone de un arma de fuego. Un arma en un hogar es más probable que se termine usando para cometer un suicidio que para evitar un asesinato causado por un intruso.

  • el 13 mayo, 2013 a las 6:13 am
    Permalink

    Me suscribo a lo que escribes Isidro!!! Los fabricantes y lobby como NRA tienen sus manos manchadas de sangre. A ellos poco les importa: es un negocio lucrativo. Al único responsable que he oído hablar negativamente del desarrollo de los acontecimientos es a Mikail Kalashnikov que ya a sus pasados 90 años se siente muy decepcionado por todas las vidas segadas a manos de sus AK-47 y AK-74. Ha dicho que los diseñó para defender a su país solamente, cosa que no creo haya agradado mucho a los inquilinos del Kremlin que también exportan esos íconos a muchos países.
    Por suerte para nosotros, Cuba es una isla y fácil de controlar. Los armamentos que allí hay los echaremos a un enorme horno y fundiremos un día la mayor estatua de http://en.wikipedia.org/wiki/Non-Violence_(sculpture)

  • el 12 mayo, 2013 a las 3:34 am
    Permalink

    A mí me maravilla ver cómo muchos (sobre todo inmigrantes) que viven en EEUU hablan en términos como este que utilizó despectivamente PolO:
    “Y ahí lo dejo, porque es imposible explicar a un ave de corral el vuelo de un halcón”
    Muchos de esos inmigrantes nunca han puesto un pie fuera de EEUU ni visitado una democracia al estilo nórdico, holandés o suizo. Creen como fanáticos que EEUU es el país más libre del planeta y nunca se han parado frente a la Casa Blanca (ojo: con licencia de periodista) y sacado una cámara para filmar a ver que pasa. Eso por no hablar de otras “ligeras” restricciones de las libertades particulares.

    PolO, finalmente te digo que las armas en todos los hogares, unido a las grandes diferencias de nivel de vida que hay en la sociedad norteamericana y al bajo nivel cultural de las clases más bajas son los principales factores que hacen que las estadísticas de asesinatos con armas de fuego en EEUU sean como lo son.

  • el 11 mayo, 2013 a las 11:53 pm
    Permalink

    Noto que este debate se ha sellado prácticamente en exclusiva entre un norteamericano estudiante en Cuba y cubanos que viven en EEUU, lo que resulta indicativo de que el fenómeno del – llamémosle así- , “armamentismo a domicilio”, es netamente estadounidense. Mi opinión desde afuera es que el derecho a armarse es consustancial a la concepción de libertad individual en EEUU y que de momento no habrá modo de restringirlo. Hay un punto al que, sin embargo, hasta ahora nadie se ha referido, y que no va precisamente ligado a las prerrogativas indiviuales que refrenda la Constitución de EEUU. Me refiero a cómo tantas armas hechas en el Norte cruzan la frontera del río Bravo, en un flujo en a apariencia indetenible, y van a parar en abundancia a manos de los cárteles de la droga en México y Colombia, a las muy violentas pandillas en El Salvador, Honduras y Guatemala, a la desaforada delincuencia en Venezuela, a los malandros de las favelas brasileñas, o a las guerrilas y paracos colombianos, por sólo citar los casos más conspicuos. ¿Quién responde por ese trasiego? Ah, que levante la mano…

  • el 11 mayo, 2013 a las 9:35 pm
    Permalink

    “Yo, en cambio, mantengo que sean las fuerzas de seguridad quienes deben tener el monopolio del uso de armas de fuego.”
    A otro con ese cuento, Reina Carvajal. A mi familia los defiendo yo, y ellos saben defenderse, que el que espera por la policia pierde la vida. El que espera que otros hagan por el esta embarcado. Esa es la filosofia que ensenna la Roboilusion, que las armas son daninnas y blablabla, y sin embargo ellos no las dejan de usar. A lo mejor si el pueblo cubano tuviera acceso a las armas ya se hubieran sacado de arriba a la familia mafiosa de Biran y no fueran unos corderos/focas.

  • el 11 mayo, 2013 a las 12:22 am
    Permalink

    PolO, gente como tú son los que la NRA necesita. Si quieres vivir y dormir amasando armas, eres libre de hacerlo en EEUU. Ya allí es imposible de hacer algo para controlarlas. Obama, por mucho que lo intente, el pobre no lo va a lograr. Pero lo que trataremos de impedir que llegue a Cuba es esa malcultura de desconfianza en las autoridades a tal punto que cada ciudadano ve normal el armarse hasta los dientes. Claro que en Cuba hay mucha desconfianza en las autoridades, razones sobran para ello. Pero la gente está lo suficientemente consciente de que armas por doquier no hacen el país más seguro.

  • el 10 mayo, 2013 a las 11:52 pm
    Permalink

    Mercedes, me disculpo si te ofendí. No fue mi intenión. Si escribí pobre joven es porque te imaginé joven e ingenua. Créeme: tu tía ni tú ni nadie que no esté bien preparado tiene un chance contra un asaltante armado. Yo me incluyo en la lista. Si un asaltante va armado con pistola en EEUU es porque sabe que cualquiera le puede hacer (en teoría) frente con otra arma y está dispuesto a utilizarla.
    Si Obama, Clinton, los Castro (los de Birán), los ricos y famosos tienen guardaespaldas es porque hay cierta amenaza en contra de sus personas. Quién te ameaza a ti, o a tu tía? Yo no me siento amenazado y por ende no necesito de armas ni guardaespaldas.

  • el 10 mayo, 2013 a las 5:01 pm
    Permalink

    PolO,

    Llevo viviendo en España más de medio siglo. En todo ese tiempo jamás me robaron ni me asesinaron.

    No siento ninguna necesidad de llevar armas. Los guardias de seguridad del lugar donde trabajo no llevan armas. Dentro del edificio jamás se produjo un disparo desde su fundación en 1960. En España se produjeron 390 asesinatos en 2012. Eso supone 0.8 asesinatos por cien mil personas y año. En los Estados Unidos se produjeron 14,748 asesinatos, es decir, 4.8 asesinatos por cien mil personas y año.

    http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_intentional_homicide_rate

    Creo que el modelo de Estados Unidos de facilitar armamento a toda la población no cumple con su objetivo de prevenir asesinatos.

  • el 10 mayo, 2013 a las 4:03 pm
    Permalink

    @Jesús: Como ciudadano responsable de una sociedad democrática, por supuesto que no confío en la policía, el gobierno ni cualquier otro grupo de poder o control social.
    La “confianza” es un cheque en blanco que compra abusos de poder y corrupción. El ciudadano debe de ser celoso con sus derechos y libertades. Un sistema de equilibrios, exámenes y consultas periódicas a la sociedad, y el consenso de los gobernados es lo que mantiene la democracia viva.
    El derecho a portar armas va más allá de poder cargar 2 libras de acero y plomo en la cintura; es el concepto de la libertad individual y el derecho del individuo a defenderla, es también la saludable desconfianza a los poderes establecidos y a sus intereses: Los padres fundadores de esta nación ya advirtieron de tal riesgo.

    Y ahí lo dejo, porque es imposible explicar a un ave de corral el vuelo de un halcón. :-)

  • el 10 mayo, 2013 a las 10:27 am
    Permalink

    No se porque me tildas de pobre sin conocerme. Quizas menosprecias mi criterio, no se.

    Dile a un ladron llevatelo todo y no me mate, y confia en eso a ver si te deja vivo. Sobre todo si le viste la cara… La no existencia de prensa libre en Cuba da la impresion de que no hay tantos crimenes. Si hay. Y la policia es ineficiente.

    Aun aqui en USA donde llamas al 911 y a los minutos llega la policia, los bomberos y los paramedicos, no llegan a tiempo. Ahora dime en Cuba donde la cosa es como es y ni gasolina hay para moverse.

    Fidel Castro y Raul tienen guardaespaldas armados. Obama, Bush, los ricos y famosos tambien tienen guardaespaldas armados. Porque el ciudadano comun debe renunciar a protegerse con un arma si lo estima conveniente? Seria hacer diferente a las personas en el derecho de protegerse. Mas control, OK. Regulacion. Que si existen actualmente. Pero no prohibirle al ciudadano comun lo que los politicos y ricos y famosos pueden hacer.

    Ya te digo, yo no porto armas, las detesto. (Y se tirar y tirar bien). Pero si creo que debe existir esa libertad individual de poder protegerte.

    Olvidate que un ladron antes de entrar a una casa en Texas lo piensa dos veces.

  • el 10 mayo, 2013 a las 1:29 am
    Permalink

    PolO Avilés: NO. Un arma se fabrica para matar. Un machete es para chapear o para cortar ramas. Que usando un machete uno pueda quitarle la vida a un ser humano es otra cosa. Es lo mismo que con los automóviles. Por eso es que hay regulaciones en muchos países civilizados: porque un arma de fuego es fabricada con el objetivo de (de ser usada) causar graves heridas y/o la muerte a una persona.
    Esa protección de la que hablas es una vaga idea en tu cabeza. Yo estuve hablando con unos jóvenes de Colorado sentado en la playa en Miami Beach. Mientras mi esposa e hija se recreaban yo intercambié con estos jóvenes nativos norteamericanos. Una cosa me dejaron clara: “si sacas la pistola tienes que disparar”. Es una regla no escrita. Lo que intenté (y en un caso logré) hacerles comprender es que un arma de fuego eleva la espiral de violencia y hace más impersonal el asesinato. Nunca he apuntado a nadie ni amenazado pero supongo que el impacto psicológico sea mucho menor cuando se asesina con un arma de fuego que con un arma blanca ya que tiene necesariamente que haber contacto cuerpo a cuerpo.
    Como tu dices “esperar por papá policía” demuestra claramente cómo ves a tu sociedad: no confías en ella ni en los órganos de seguridad. No te lo reprocho, se debe seguramente a que has vivido donde has vivido. Yo, en cambio, mantengo que sean las fuerzas de seguridad quienes deben tener el monopolio del uso de armas de fuego.
    Ojalá esa (in)cultura y culto a las armas nunca penetre nuestras fronteras. A la pobre joven Mercedes arriba le recomiendo que si entran a robar a su tía en Cuba, ella poco podría hacer incluso si tuviera un arma de fuego. A lo peor, los ladrones la matarían con su propia pistola y se la llevarían consigo para segar más vidas. Si entran a robar, mi consejo es: “lleva lo que quieras, no te lleves mi vida”

  • el 9 mayo, 2013 a las 10:07 am
    Permalink

    @ Jesús: Comencé advirtiendo que en cuestiones de armas y divorcios no hay consenso, pero permítame rebatir eso de que el fin de las armas es matar. El fin de las armas es el de la persona que la usa.
    Razones hay muchas desde cada punto de vista, pero privar a ciudadanos cumplidores de la ley de protegerse, proteger a sus familias y propiedades es reducirlos a la impotencia, los hace vulnerables y los reduce a la condición de niños pequeños esperando por papá-policía a que venga a defenderlos, cuando en muchas situaciones no hay tiempo con un agresor armado y atacando a su víctima.

    En China los ciudadanos no tienen ese derecho, pero usan cuchillos y autos para matarse, en Cuba machetes…

    En Israel -bajo los ataques terroristas árabes, los maestros cargan UZI; resultado: Ya los palestinos no van a masacrar en las escuelas, porque serán recibidos con una lluvia de plomo.
    Las armas protegen aún sin usarlas, como una muy efectiva disuasión.
    ———————– Y ojalá la tía de Mercedes tenga un “yerro pesado” que infunda respeto y la proteja.

  • el 9 mayo, 2013 a las 9:09 am
    Permalink

    Hola Graham. Yo detesto las armas y no me veo con una en la casa. Nunca he sentido aqui la necesidad de una. Me siento protegida. Vivo en un barrio de clase media bastante seguro y a veces ni cierro la puerta. La puerta del patio tiene cristal y nunca cierro el porton.
    Sin embargo si pudiera le llevara una a mi tia en Cuba. Ella esta viejita y a veces se queda sola, tiene la casa enrejada completamente, hasta el patio y aun asi ha sentido los ladrones en el techo. Ella gracias a mi tuvo los muchos CUC que hacen falta para enrejar la casa completa. Si logra entrar un desgraciado ella no tendra oportunidad alguna. Un arma cambiaria la cosa.
    Aqui puedo pagar buen barrio. Seguro tu tambien. Pero igual hay barrios malos, malisimos que hasta los lugares de comida rapida tienen rejas. Yo creo que la gente debe tener derecho a defenderse.

  • el 9 mayo, 2013 a las 3:44 am
    Permalink

    PolO Avilés: Desde luego que la culpa es del que aprieta el disparador pero sin un arma no ocurre nada. O sea, la posesión masiva de armas en EEUU ayuda a que ocurran sucesos como los de Columbine y Newtown. La lista es kilométrica, desgraciadamente. Suiza es un país que no se fundó a plomo como EEUU. Es un país donde conviven mayoritariamente tres culturas: alemana, francesa e italiana. En cambio, en EEUU conviven muchas más y han llevado allí (para bien y para mal) sus costumbres, incluidas las de tenencia y uso de armas de fuego.
    No hay lógica alguna en tu paralelo con los automóviles. Es cierto que causan muchas muertes, mucho más que las armas. Pero hay una ligera diferencia que no has (querido o podido) visto: los automóviles siempre han sido construidos con el fin de transportar personas o cargas desde un punto A hasta un punto B. Las armas son hechas con no otro fin que el de MATAR.

  • el 8 mayo, 2013 a las 2:31 pm
    Permalink

    … and I gonna buy me a t-shirt like the one in the pic, thanks!!! :-)

  • el 8 mayo, 2013 a las 2:22 pm
    Permalink

    El asunto de las armas, es como el del aborto: Nunca nos pondremos de acuerdo; pero lo que no puedes negar es que en las tiranías los ciudadanos no tienen derecho a portar armas.
    En cuanto al slogan de que cada cubano tire bien, es solo eso, un slogan; no como en Suiza donde luego de pasar el servivio militar la gente se lleva a sus casas el rifle de asalto, sin embargo no suceden tiroteos como en USA. La culpa no es de las armas, es de los narcisistas que aprietan el gatillo.
    Siguiendo la “lógica”, entonces prohibiríamos los automóviles, pues causan más muertes que todas las armas de fuego juntas.
    Y termino con la innegable realidad: En USA hay más de 200 millones de armas de fuego en manos privadas, así reducir o privar a sus ciudadanos el derecho a portarlas o tenerlas, solo los haría indefensos ante los criminales -los que por supuesto no respetan la ley, y seguirán armados.
    By the way, I live in Texas, I’m pro-gun (proud of it), pro-abortion (shame on me); and God Bless America.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *