Novela cubana censurada

Francisco Castro

De la novela "La otra esquina"
De la novela “La otra esquina”.  Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — Otra vez la Televisión Cubana da de qué hablar. Y como siempre, las opiniones están polarizadas. Esta vez el tema que anima a todos es la nueva telenovela cubana, que se transmite martes, jueves y sábados a las 8:30 pm.

En mi caso, involucrado directamente en la realización de la presentación de este audiovisual, solo puedo hablar de los hechos que me afectan –y que me afecten a mi es lo que menos importa.

El espectador avisado habrá notado durante la transmisión del primer capítulo, el día 2 de septiembre, que en la presentación de la telenovela, se mostraban nombres de calles de barrios habaneros (Amistad, Ánimas, Lealtad, Soledad, Virtudes, Dolores, Porvenir, Acierto, Compromiso, Reforma…) aprovechando la ubicación de estos carteles en las esquinas (más que evidente, ya que la telenovela se titula “LA OTRA ESQUINA”).

Además, entre los nombres de calles, se mezclaban rostros de cubanos de todas las edades y razas, capturados en sus actividades cotidianas: ancianas vendedoras, señores jugando dominó, hombres en grupo conversando, jóvenes sentados en los parques, niños jugando pelota…).

Estas imágenes, colocadas en un orden específico, acompañaban la canción de Raúl Paz “Caras”, compuesta especialmente para la telenovela, armaban un discurso que, si bien al principio podría parecer deprimente, tiene un mensaje esperanzador en su totalidad.

En fin, que así como estaba la presentación, a nadie le pareció que había nada sospechoso, hasta que salió al aire. Es entonces cuando se enfrenta a la prueba de fuego.

Ya en el segundo capítulo transmitido el 4 de septiembre, la presentación había sido adulterada: habían desaparecido todos los nombres de las calles, las esquinas, y las personas sentadas…

Y el tercer capítulo tenía una presentación nueva.

Es de imaginarse entonces, que se puso en marcha la macabra política de la televisión cubana de no mostrar la miseria en pantalla. No hay que ser muy despierto para imaginarse que muchas de las esquinas de La Habana son basureros, que la gran mayoría de los edificios están en condiciones de derrumbe, y que a cualquier hora del día las calles están atestadas de personas sin hacer nada.

(Las imágenes se rodaron un fin de semana, en pleno desarrollo del curso escolar.)

Hay que evitarle ese disgusto a los cubanos, una vez que están sentados en sus casas, intentando relajarse después de una jornada laboral. No se les puede obligar a que vean miseria en la comodidad de sus hogares, a la hora de la enajenación.

Pero, ¿qué importancia tiene todo esto, si la telenovela está saliendo al aire, y lo que le interesa a la gente es ver a los personajes desarrollar sus conflictos?

 

 

Francisco Castro

Francisco Castro: Todo se vuelve más simple cuando uno cruza la línea de los treinta años. Que no significa que sea más fácil, sino más bien, todo lo contrario. Ahí estoy yo, del otro lado de la línea, tratando de averiguar, con lo poco que sé de arte, política, economía…, vida, cómo seguir sin romper algunos juramentos que parecían esenciales, cómo no claudicar, cómo hacer de los años vividos, un faro hacia el futuro.


16 thoughts on “Novela cubana censurada

  • el 4 julio, 2018 a las 10:45 pm
    Permalink

    otro titulo falso, novela cubana censurada?, pense que era en la tv de miami

  • el 26 octubre, 2016 a las 11:54 am
    Permalink

    Solo deseo hacer un pequeño comentario..estoy en acuerdo y desacuerdo con todas las ideas aqui plasmadas pero…han olvidado un punto muy importante y es casi un pecado haberlo hecho..no existe un minuto de transmision en cualquiera de los medios audiovisuales que no sea profundamente revizado..valorado y jusgado..una y otra vez antes q salga al aire…es una mentira que despues de haber sido transmitido 1 o 2 capitulos sea censurado…es lo que llamo una autentica “manipulacion audiovisual” para crear controversia.

  • el 14 septiembre, 2016 a las 5:16 pm
    Permalink

    Si señora, toda obra ( tenga arte o no) tiene una intención
    Y además según decía mi madre agua pasada no mueve molino, pero como ahora fue que vi la novela opino
    …claro que no vi la presentación de la cual debaten , vi la que querían que viera, pero con una presentación u otra es horrible el desenvolvimiento, y no hablo de actuaciones , ni de la guionista ( que supongo tenga que comer) y que me parece puede escribir telenovelas donde el malo de la ” película” el perdedor, el que la ” caga” al final es el que se fue. El que a pesar de haberle ocultado la verdad de una hija tiene que quedar a lo “Día y noche” preso, porque fue el tramposo,malo el que no triunfo en la vida.Los demás todos tuvieron derecho a la felicidad y colorín Colorado comieron perdices.Ya había visto un final como ese en Amores de Verano , donde por casualidad al personaje de Fernando Chevarria le toca un destino parecido. Aquel le dieron un maquillaje poético a este lo guardaron a ” la sombra”
    Indignante para tantos CUBANOS, que no excubanos, que vivimos fuera y con más o menos economía seguimos ayudando a nuestras familias. Insultante a la inteligencia de quien ve telenovelas que en las dos novelas las féminas protagonicas, enamorados del personaje interpretado por Fernando opten por otras parejas de ” consuelo”.
    Soy del criterio que esta escritora, la cual no conozco, tiene posibilidades de escribir algo más lógico y menos predecible.Hay personajes muy bien estructurados.Gracias por haber creado el personaje de Octavio para ver al actor fuera de la faceta en que por años estuvo encasillado.
    Sé que dado laejania de la fecha en que fue transmitida la novela, es difícil que alguien lea este comentario, pero tenía que liberar mi frustración de cubana( repito no excubana) por sentir que quieren pintar una realidad que no existe, da ganas de reír…..y si alguna realidad hay en ella es el abandono del personaje de Blanca Rosa cómo madre, hija , hermana, nieta.Por lo demás espero ver, si es que de pintar la realidad se trata, algo más ajustado al diario vivir del cubano de estos días.

  • el 5 enero, 2016 a las 3:46 pm
    Permalink

    realmente te leo Sarabanda? y veo en ti esas personas que aún ven nuestra realidad con respuestas cantinflezca, estan o no están y nos justificamos que somos malos porque otros lo son, y asi por el estilo, nuestros problemas son por el error nuestro pero ya tu sabe el manido bloqueo tambien,Que viva cantinflas

  • el 30 septiembre, 2014 a las 12:41 am
    Permalink

    Me parece que la lectora no captó la idea de los nombres: Amistad, Ánimas, Lealtad, Soledad, Virtudes, Dolores, Porvenir, Acierto, Compromiso, Reforma… tiene una carga dramática (entre líneas), que obviamente carece Paseo, Infanta, Carlos III o 19 de mayo, a menos que estuviéramos hablando de alguna ‘recolonización española’, que si fue verdad, ya no es… (aunque ahí tenemos la bendita ‘ciudadanía’).

    La verdad, ni me di cuenta. Con todo respeto a Francisco, la presentación me chocó (como la novela en sí que ni con mil intertextualidades como esa se salva). PERO… sería un espléndido ejercicio de imaginación y creatividad. Raro en nuestro medios. Y que le valdría, mucho, mucho, a los ‘creadores’ cubanos que hace siglos no crean nada…

    (a veces fotocopian la ‘realidad’ y como la máquina esta mala, sale mala la impresión).

    Ya querer equiparar la novela cubana con la brasileña o la mexicana, demuestra una generalización despectiva de alguien que no ve ni una, ni otra, ni la tercera. La cubana no es novela. La brasileña con MAYÚSCULAS, que muestra una pluralidad dable y legítima según SU contexto (no es racista, ni escapista como la de Televisa que sin embargo, tiene un público cautivo… incluso en Cuba, donde no se transmite oficialmente).

    Si algo quiere hacer la cubana no es maquillar la vida, sino presentar un bodrio pseudo-realista, para supuestamente cumplir el ‘compromiso social’. Porque sin ‘compromiso social’ el producto no sirve y blablabla… Para mí, esta es la Maité Vera del 2014.

    PS. para el que siente nostalgia de la Dama de la novela por sindicatos, pronto la tendremos de vuelta. Esta vez menos social y más ‘romántica’ (aquí sí, todo es pura maravilla, pero ella siempre fue así).

  • el 26 septiembre, 2014 a las 1:39 pm
    Permalink

    Ciertamente apartándome de las telenovelas, tema en cuestión, pesé que eran teleplay lo que estaban poniendo en la TV. cubana.

  • el 25 septiembre, 2014 a las 12:57 am
    Permalink

    Los censores ven mal en todos lados porque están bien enterados del daño que están haciendo

  • el 25 septiembre, 2014 a las 12:32 am
    Permalink

    Esto es interesante. No sé hasta que punto las telenovelas de otras partes del mundo son un reflejo de la realidad económica local. Hay cierta tendencia a mostrar los sustratos más favorecidos. Parece que cada sociedad quiere mostrar lo mejor de sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *