Exento de pagos… y garantías

Francisco Castro

Entrada del cuerpo de guardia del Hospital Calixto García.
Entrada del cuerpo de guardia del Hospital Calixto García.

HAVANA TIMES — Una de las primeras cosas que se pueden ver cuando se llega al Cuerpo de Guardia del Hospital Universitario Clínico Quirúrgico “Manuel Fajardo”, es un enorme cartel que reza: “Tu servicio de salud es gratis, pero cuesta…”, y a continuación, una lista con algunos de los servicios que se nos brinda de forma gratuita, con el precio al lado.

Llegué a este lugar luego de haber vomitado un par de veces, y haber estado todo el día con fiebre entre 38 y 39 grados. Aquí, las doctoras internas que me atendieron, luego del examen físico e indicarme un Rayos X, decidieron mi ingreso inmediato por neumonía.

Antes de llegar a este hospital, pasé por su homólogo, el “Calixto García”, del que salí huyendo, porque me indicaron un hemograma completo de urgencia, y que me midieran la temperatura en la enfermería, pues si la tenía por encima de 38 grados, había que inyectarme duralgina.

El caso es que en la enfermería, el termómetro estaba roto, y en el laboratorio clínico había una enorme fila de personas irritadas, mientras la técnica del laboratorio sostenía una animada charla telefónica, indiferente a todo reclamo.

En el “Fajardo”, la atención fue algo mejor en la etapa primaria, pero todo volvió a la normalidad cuando comenzaron los trámites del ingreso. Para resumir, estuve tirado en la sala de espera, temblando de fiebre, con una vena del brazo derecho canalizada, cerca de hora y media, solo porque nadie había confirmado que mi cama estuviera preparada.

Cuando encontré al camillero, le dije que yo tenía sábanas para preparar mi cama, así que me llevó a mi sala. Eran las 9:45 de la noche.

El Hospital Calixto García.
El Hospital Calixto García.

Uno de los derechos del paciente ingresado que se violó de inmediato conmigo, fue el de ser recibido por el personal de enfermería de asistencia. Después que el camillero me indicó cuál era mi cama, nadie más se preocupó por mí.

Muerto del cansancio por la fiebre, atiné a arreglar mi cama, a duras penas comer algo de lo que un amigo me había traído, y caí en un sueño entrecortado por los temblores febriles y la preocupación porque el aparatico de la vena no se saliera.

Fui sacado bruscamente de ese estado seminconsciente por el enfermero de guardia, que tiró de mi brazo canalizado para ponerme un medicamento. Ni buenas noches, ni por favor, y menos  el nombre del medicamento que me estaba poniendo. Eso fue cerca de la media noche.

En la mañana fue igual. El enfermero, después de ponerme el medicamento, me quitó aquella cosa incómoda del brazo, sin decir palabras.

Allí estaba yo perdido, sin saber horarios de comida, sin conocer las rutinas diarias, cada una de las cuales fui descubriendo al preguntarlas a mis compañeros de habitación.

Cuando llegaron los doctores el trato cambió. Como también cambió el diagnóstico. Tres estudiantes y dos profesores me atendieron en esa ronda, y todos estuvieron de acuerdo en que yo no tenía neumonía.

En la placa de Rayos X sí pudieron observar algunas manchitas en los pulmones, que había que estudiar haciendo un TAC (Tomografía axial computarizada). Pero sin ningún síntoma respiratorio externo, y ante una visible rubicundez en todo mi cuerpo, más los síntomas por los que me presenté al hospital el día anterior, decidieron que estaban ante un caso de intoxicación por alimentos, causa por la cual no se indica hospitalización.

El Hospital Fajardo
El Hospital Fajardo

Me preguntaron si me había hecho recientemente algún chequeo, y ante mi respuesta negativa, decidieron hacerme uno completo, TAC incluido. Era viernes.

Así que tendría que quedarme todo el fin de semana ingresado, a la espera de que el equipo del TAC, que estaba roto, fuera arreglado.

Resumen: un susto padre; una cama de hospital innecesariamente ocupada; mi equipo de trabajo desequilibrado, asumiendo mis tareas; mis amigos movilizados, haciéndome compañía y llevándome comida (ya sabemos cómo puede ser la comida de hospital en Cuba); miles de trabajos para usar un baño sin ducha, con el inodoro tupido, y con cucarachitas merodeando; rodeado de personas con infecciones respiratorias que tosen dolorosamente y expectoran constantemente; a expensas de contagiarme…

Todo por un nuevo mal diagnóstico.

¿Cuál es el objetivo, entonces, de los carteles que rezan: “Tu servicio de salud es gratis, pero cuesta…”, que también vemos como spots en la televisión? ¿Será que el hecho de que no nos cueste nada a nosotros, pero sí al estado, como nos lo hacen saber, justifica el maltrato, y los diagnósticos equivocados?

A veces pienso cómo sería la vida en Cuba si no existieran las subvenciones. Sé que muchísimas personas  –incluido yo-  se podrían ver afectadas, pero, ¿por cuánto tiempo? ¿Sería diferente la atención al público? ¿Podría el dinero garantizar un trato como a seres humanos?

Francisco Castro

Francisco Castro: Todo se vuelve más simple cuando uno cruza la línea de los treinta años. Que no significa que sea más fácil, sino más bien, todo lo contrario. Ahí estoy yo, del otro lado de la línea, tratando de averiguar, con lo poco que sé de arte, política, economía…, vida, cómo seguir sin romper algunos juramentos que parecían esenciales, cómo no claudicar, cómo hacer de los años vividos, un faro hacia el futuro.


22 thoughts on “Exento de pagos… y garantías

  • el 15 abril, 2013 a las 10:49 pm
    Permalink

    Julio:
    Te agradezco el aporte y voy a probar esa vía, además de promoverla entre los demás cubanos acá si resulta efectiva. De cualquier forma pienso que esta es una batalla que rebasa nuestras necesidades individuales, pues EEUU simplemente debe dejar de perseguir a los cubanos por el mero hecho de serlos. Fíjate que esta medida absurda está afectando a los que tienen pasaporte cubano, si importar su posicionameinto político (aunque eso no debería ser nunca motivo) y que hoy, por las más disímiles razones, han escogido vivir en este lado del mundo.

  • el 15 abril, 2013 a las 12:06 pm
    Permalink

    Estimado Isidro precisamente las mismas palabras que usaste fueron las mismas que use yo cuando criticaba el embargo en otra parte por acá.
    Como tu, considero que el embargo es injerencia en los asuntos internos de otro país y no debe ser admisible. Esa es en mi opinión, el argumento mas fuerte contra el embargo. Los Cubanos deben poder escoger libremente el gobierno que quieren sin la influencia de terceros.
    Creo que nadie niega la existencia del embargo pero veo que tu también estas de acuerdo con lo que planteamos Paco y yo. Para el gobierno Cubano el embargo lo justifica todo. Es la razón de cada falso paso. Y todos sabemos muy bien que no es así. Que las malas decisiones, la falta de libertad, el dominio absoluto de un partido son algunos de los tantos responsables de los problemas de Cuba.
    Con tu primer comentario quería decirte que me es extremadamente fácil enviar dinero a Cuba y hay unos cuantos sitios en el mismo web desde los cuales uno puede enviar dinero a Cuba desde acá, te creo que te sea mas difícil enviar dinero pero te digo que tal impedimento no existe para nosotros. No se si puedes usar los servicios de alguno de estos lugares en Internet. (Busca en google envió de dinero a cuba)
    aquí te adjunto un sitio que espero puedas usar

    http://www.cash2cuban.com/

  • el 14 abril, 2013 a las 8:23 pm
    Permalink

    Julio, Paco, Friedric…todos

    Es evidente que el tema del embargo/bloqueo no se puede agotar en apenas un comentario dejado al paso, como tampoco es algo para tomar a la ligera la necesidad de reconquistar ciertos derechos para los cubanos. Ambos requieren de urgente abordaje.

    Yo también soy de los que piensan que el bloqueo con frecuencia ha devenido escudo para ocultar deficiencias y otros problemas internos. Ahora, de que existe, existe. Y por eso les mencioné ese ejemplo. Porque ¿habrá algún modo de justificar que el Gobierno de EEUU se arrogue la potestad de impedir que un banco chino le ofrezca servicios a un ciudadano cubano, residente en China, que sólo desea ayudar financieramente a su familia en Cuba? ¿No es eso muestra fehaciente de injerencia en asuntos de terceros, extraterritorialidad de las sanciones y afectación directa a la población cubana, tres imputaciones que los apologistas del embargo niegan a rajatabla?

    Ahora, otro punto. Desde hace unas dos décadas las tendencias migratorias de la población cubana han estado en transformándose radicalmente. Ya no son sólo EEUU, América Latina y Europa las receptoras de emigrantes cubanos. Hoy estamos en casi todos los puntos del planeta.

    Como calculo que tanto Julio como Paco viven en EEUU, quisiera llamarles la atención sobre el hecho que su condición de residentes o ciudadanos en ese país, les otorgan facilidades de las cuales no disponemos otros en diferentes puntos del planeta menos favorecidos. Una vez más habría que recurrir al entendido de que el medio ambiente determina en gran medida la conducta humana. Los que estamos en la “periferia” sentimos el peso de otras prioridades. Tómenlo en cuenta.

  • el 14 abril, 2013 a las 8:25 am
    Permalink

    Hola Francisco; Que pena tu caso, pero la verdad que lo mejor seria no caer enfermo en Cuba porque entras al hospital con una cosa y sales con otra. Te cuento, de un tio mio que ya murio el pobre y entro al hospital con leucemia y salio con ladillas pues aunque llevo sus sabanas los colchones de los hospitales no los desinfestan. Yo soy cubana residente en Francia, y el dia que me tenga que operar lo haré aqui en Francia, donde TAMBIEN la medicina es gratis, yo tengo aqui el seguro social que me paga una parte de mis gastos medicales y al que todo ciudadano Frances tiene derecho, pero ademas por mi trabajo recibo la Mutuelle que me remborsa la otra mitad, es decir yo avanzo el dinero, pero a la semana ya recibo el mismo en mi cuenta bancaria sin problemas.Saludos y espero te mejores pronto.

  • el 13 abril, 2013 a las 12:23 pm
    Permalink

    Isidro y Friedrich estoy totalmente de acuerdo con Julio. La inmensa mayoria de los cubanos estamos en contra del embargo al mismo tiempo que estamos cansados que lo usen de justificación para todo. Si te soy sincero creo que el embargo solo le ha hecho daño al pueblo de Cuba y el mejor beneficio al gobierno. Friedrich es de Austria y esta bien que entienda poco de Cuba pero Isidro tu eres cubano. Tu sabes perfectamente que Cuba sin embargo no es la solución de nuestros problemas. Que el embargo es injusto, ilegal, injerencista, absurdo estamos todos de acuerdo. Pero eso no justifica tener un país donde no existen libertades, donde el trabajo no se valora, donde el Estado (los que gobiernan) es el Ente que esta por encima de todos y al que todos debemos servirle como a un Dios. Friedrich tiene buena experiencia de la salud de Cuba por la calidad humana de nuestros medicos pero ellos no son el Estado son el pueblo de Cuba y sufren lo mismo que sufrimos nosotros y estan cansados de trabajar por nada como estamos todos nosotros. No se trata de tener mas o menos riquezas se trata de poder vivir, de tener libertades, de no tener que agradecer a un Estado que en realidad no te da mas que lo que es tuyo y en bastante menos cuantía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *