Sin antifaz: ¿Los padres son dueños de sus hijos?

Por Esther Zoza

Tres generaciones en el mismo apartamento cubano. Foto: desdelahabana.net

HAVANA TIMES – Considero loable el trabajo que ha desempeñado la televisión cubana en estos tiempos de Covid 19, sobre todo, su empeño en mantener a salvo a la familia, potenciando el trabajo integrador de los padres respecto a sus hijos. Pero, desafortunadamente, la situación no es tan idílica como se presenta.

Para todos es conocido que el bloqueo tanto interno como externo golpea fuertemente la economía del verde caimán del Caribe, provocando que se incrementen los niveles de pobreza y hacinamiento. La convivencia de varias generaciones en una misma vivienda en ocasiones lleva al alcoholismo y la violencia; mujeres, ancianos y niños se convierten en víctimas del abuso silencioso y mantenido.

Si hay un país que se preocupa por el bienestar de los niños es Cuba. Desde el triunfo de la Revolución, la política del Estado ha sido garantizar para ellos la educación, la salud y otros servicios. Cuba firmó en enero de 1990 la Convención sobre los Derechos del Niño, la cual ratificó en 1991, entrando en vigor el 20 de septiembre de dicho año.

Resulta paradójico que, en un país como el nuestro, algunos padres continúen aplicando prácticas antediluvianas sobre sus hijos. Para nadie es un secreto que un por ciento de padres y madres piensa que los hijos son de su propiedad, y no consideran actos de violencia degradarlos con frases soeces, golpizas y gritos. La arbitrariedad, la indolencia y el trato negligente se hacen cada vez más habituales, sin importar en ocasiones el nivel educacional de quien lo practica.

En algún momento estos padres olvidaron su infancia y se aferraron a su edad cronológica, no recuerdan que ellos también corrieron, saltaron sobre la cama y sobre los charcos y fueron rebeldes. Qué los diferencia de otros a lo largo de la formación de Cuba como nación, es algo que los sociólogos tendrán que estudiar. Solo espero que no sea demasiado tarde.

Como muchos otros he sido testigo de numerosos casos de violencia contra los niños por parte de sus progenitores, y he estado tentada a hacer algo, pero, como dije anteriormente, en nuestro país mamá y papá se sienten dueños de sus hijos. Imagino que cuando la violencia sobre nuestros niños se visibilice, no solo por arriesgados escritores, alfabetizar a la familia cubana sobre la violencia será una opción ineludible.

Esther Zoza

Nací en la década del 60. Amo a mi país y a su gente sencilla y sacrificada. Gusto de las artes, en particular la literatura. En la música disfruto de la trova tradicional y contemporánea, también de la ópera y la música instrumental. Respeto todas las religiones. Me gustan los temas esotéricos y místicos, además disfruto de los enigmas del universo. Creo sobre todas las cosas en Dios. Soy persistente y disciplinada para cumplir mis metas. Me gusta el campo. Vivo cerca del mar. Creo en las relaciones de pareja y en el amor en todas sus manifestaciones.

2 comentarios sobre “Sin antifaz: ¿Los padres son dueños de sus hijos?

  • “Si hay un país que se preocupa por el bienestar de los niños es Cuba” Discrepo y te explico.
    1-Los padres no tienen el derecho de decidir el tipo de educación que quieran darle a sus hijos por el simle hecho de que El Estado presenta una sola alternativa educativa para ellos sin permitir otras. A mi por ejemplo no me agrada que a mi hija la quieran enseñar a ser como El Che ni que me le inculquen la ideología imperante hoy en Cuba.
    2-Los usan para todo tipo de campaña política sin consentimiento de sus padres
    3-Durante mucho tiempo los obligaron a realizar labores agricolas en las escuelas al campo, sin que por supuesto tuviesen edad laboral para ejercerlas, sin contar el grado de desarraigo y condiciones difíciles de vida alas que fueron sometidos los niños de Cuba durante muchos años y que expuse aquí en un post https://havanatimesenespanol.org/opinion/septiembre-de-1986-mi-llegada-a-la-escuela-del-campo/

    Por esas y otras razones no me parece que al Estado le interese el bienestar de la niñez por más instrumentos jurídidco internaciuonales en la amteria haya firmado.

    Respuesta
  • No creo que el objetivo de la escritora sea tratar cuestiones políticas. Es obvio que su intención es denunciar la violencia en el seno de la familia cubana.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.