El costo de los pequeños sueños en Cuba

Por Ester Zoza

HAVANA TIMES – Los habaneros estamos sufriendo las altas temperaturas. En la capital, los portales no son suficientes. La gente que deambula como es habitual, salta de una acera a otra buscando protegerse del sol. Las sombrillas, tan necesarias para cubrirnos del sol y para impregnar de colorido el paisaje, escasean.

Es un misterio que en las redes de tiendas y comercios sea tan mínima la oferta de sombrillas y ropa adecuada para los meses cálidos. Si bien Cuba es un eterno verano, la incidencia de los rayos de sol se ha convertido en nuestra peor pesadilla. 

Es sabido que el número de pacientes con Cáncer de piel ha ido en ascenso. Los medios de comunicación comentan sobre ello, y estimulan a tomar medidas a la población. Pero…¿qué  sucede si vas en busca de una sombrilla?

Si eres afortunado (dígase afortunado por el descubrimiento del articulo en las tiendas, y no por la solvencia económica) te enfrentas a la cubanísima introspección que nos legó la Cucaracha Martina: ¿Qué me compraré?… La sombrilla, o….

Como en tantas ocasiones las familias del otro lado del mar surten a las familias de este lado de boinas, sombreros y ropa adecuada. Pero ese no es el tema que nos preocupa. ¿Qué sucede con nosotros, cubanos de pocos recursos que no podemos untarnos un protector solar, comprar sombrillas y mucho menos sombreros, enguatadas o camisas para cubrirnos del sol? Todos conocen que los revendedores de ropa piden precios prohibitivos.

Un paliativo de muchos parece ser acceder al servicio del reparador de sombrillas, un hombre que recorre los barrios con su útil carga de paraguas y sombrillas viejas.  Asistencia ineludible para aquellos que coleccionamos las rotas por necesidad. Otro, pudiera ser incrementar las tiendas de ropas recicladas mejorando su surtido y calidad. Pero todo esto presupone una espera.

Esperar se ha convertido en una costumbre más de los habitantes de esta isla. Pero mientras aguardamos y rogamos a que la burocracia renueve sus obsoletos anteojos, muchos acudimos al baúl de la abuela por alguna camisa vieja, o simplemente soñamos con una Habana cubierta de toldos donde sus hombres y mujeres inunden el paisaje de sombrillas multicolores, ¿por qué no?

Esther Zoza

Nací en la década del 60. Amo a mi país y a su gente sencilla y sacrificada. Gusto de las artes, en particular la literatura. En la música disfruto de la trova tradicional y contemporánea, también de la ópera y la música instrumental. Respeto todas las religiones. Me gustan los temas esotéricos y místicos, además disfruto de los enigmas del universo. Creo sobre todas las cosas en Dios. Soy persistente y disciplinada para cumplir mis metas. Me gusta el campo. Vivo cerca del mar. Creo en las relaciones de pareja y en el amor en todas sus manifestaciones.



Un comentario sobre “El costo de los pequeños sueños en Cuba

  • Tienes toda la razón, se debian surtir camisas de mangas largas de algodón en la tiendas, cosa que no hay, solo ropas de telas calurosas como el nylon, inapropiada para este clima. Pero…, de quien es la culpa? De los compradores que envian a comprar mercancia para proveer a las tiendas. Ellos compran lo peor y lo mas barato, articulos que no se venden y se eternizan en las tiendas, que a la larga son merma y desaparecen. Y ese dinero gastado? Es dinero perdido. Los responsables de estas compras hacen su negocio y todo sigue jodido. Sombrillas? Aqui se fabrican con imagenes de pinturas famosas, donde estan?? Quien sabe, ah, se venden en las ferias de arte en la rampa y otras. Los protectores que venden solo son de 30 y caros, y escasean tambien. Prepara el bolsillo porque no bajan de 10CUC. Lo mejor es no salir de la casa en las horas en que el sol esta fuerte.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Cementerio de Veteranos, Tennessee, EUA. Por Phillip Greg (EUA). Cámera: Nikon D810

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com