Cuba entre jabonaduras y remiendos 

Por Esther Zoza

HAVANA TIMES – En cualquier país del mundo un sostenedor, ajustador o brazier es una prenda que puede ser hallada en cualquier bazar. En Cuba esta pieza imprescindible en la indumentaria femenina es inalcanzable para muchas y actualmente solo se consigue en el mercado negro.

Mi abuela y después mi madre lo confeccionaron para mí mientras crecía. De adulta, tras devengar mi primer salario, acudí a las costureras que se dedicaban a ello, pero desafortunadamente esa incursión tuvo que quedar en el recuerdo. 

Lamentablemente ese noble oficio ha desaparecido y en su lugar quedan las hacedoras de milagros y remiendos a precios prohibitivos.  Luego llegó la doble moneda y tampoco pude adquirirlos. En aquella época por el mismo precio, en casa comprábamos dos o tres paquetes de muslos de pollo.

Fui de esa primera generación que se vistió con la ropas de sus primas.  Nunca me avergoncé de ello. Con el tiempo la compra del ajustador se convirtió para mí, al igual que para otras jóvenes, en algo ilusorio desplazado por otros apremios. No fue extraño que me hiciera experta en hacer “la palomita” a temprana edad.

Hacer la palomita en Cuba es lavar en la tarde o noche la misma pieza de vestir que se usó durante todo el día, para volver a utilizarla al día siguiente. El paso del tiempo me hizo olvidar los sinsabores a que estuve expuesta por la falta de esa prenda, la cual no solo tenía que lavar a deshora sino también remendar. 

Abocada en sobrevivir con el mejor ánimo posible, esta carencia como tantas otras se incorporó a mi rutina.

El lunes pasado, el penoso tema de la escasez de ajustadores tocó nuevamente a mi puerta. Esta vez en la presencia de mi amiga Claudia.

Claudia acudía a mi socorro para que yo, habanera de a pie, le prestara la blasfemada prenda, para poder vestir una blusa escotada. 

Tras una explosión de risa signada por lo absurdo de su petición, no me quedó de otra que compartir mis sinsabores. Y corroborando el refrán de nuestros abuelos de que vista hace fe, me levanté la blusa y le mostré mi corpiño, elaborado de una media panty.     

Lea más del diario de Esther Zoza aquí.

Seguir y compartir:
Pin Share


Esther Zoza

Nací en la década del 60. Amo a mi país y a su gente sencilla y sacrificada. Gusto de las artes, en particular la literatura. En la música disfruto de la trova tradicional y contemporánea, también de la ópera y la música instrumental. Respeto todas las religiones. Me gustan los temas esotéricos y místicos, además disfruto de los enigmas del universo. Creo sobre todas las cosas en Dios. Soy persistente y disciplinada para cumplir mis metas. Me gusta el campo. Vivo cerca del mar. Creo en las relaciones de pareja y en el amor en todas sus manifestaciones.

Esther Zoza has 33 posts and counting. See all posts by Esther Zoza

One thought on “Cuba entre jabonaduras y remiendos 

  • Siempre he pensado que los cubanos son personas muy ingeniosas, en general lo son, pero es triste que tengan que serlo si o si por la situación en la que tienen que vivir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.