Cuando la soledad se torna proactiva

Por Esther Zoza

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Ayer escuché decir a una de las vecinas de mi edificio, con la cual solo he intercambiado saludos, que estaba hasta los tuétanos de la soledad.

Para alguien que escribe, cualquier conversación puede ser un detonante, así que inmediatamente me puse a reflexionar sobre la soledad, ese espacio mágico en el que podemos ser nosotros mismos.

Muchas personas se pasan la vida deseando tener un espacio propio y cuando lo consiguen, no saben qué hacer con él.  Otros claman durante meses por unas vacaciones para realizar esto o aquello y, una vez que disponen del tiempo, entran en crisis.

Es obvio que cuando se vive la soledad por decisión propia, uno puede interrumpirla si lo estima conveniente. Pero ¿qué hacer al quedarnos solos por un imprevisto, como sucede ahora por la cuarentena?

Aferrarnos al presente, no dejar vagar nuestra mente por el pasado y el futuro, puede ser de gran utilidad.  Diseñar nuestro día a día como una estrategia de vida que nos permita mantenernos activo, crear nuevos escenarios, resulta sin lugar a duda beneficioso.

Cuántas cosas hemos querido hacer a lo largo de nuestra vida y nunca hemos tenido tiempo para ello. Cuántas veces nos hemos sentido abrumados por el exceso de trabajo, o la demasía de contacto social.  Es en la soledad donde podemos calibrar nuestras fuerzas, y ocuparnos de nosotros mismo.

En mi caso, la cuarentena ha sido una manera de hacer todo lo que tenía pendiente en casa: dejándome llevar por los acordes de Radio Enciclopedia, limpié el polvo acumulado encima de los closets, ordené mis libros por temáticas, separé la ropa de invierno, guardé los utensilios de cocina que ahora están en desuso y pulí las cazuelas. Además de sacar de su reposo a la máquina de coser y poner en uso un sinfín de ropa que tenía inutilizable. He leído libros que tenía pendiente y, sobre todo, me he puesto en contacto con muchos amigos.

Desde marzo me encuentro confinada en mi apartamento, no pienso en el futuro, solo me dedico a vivir cada día y hacerlo de la mejor manera y, cuando la soledad amenaza con atraparme, me invento una canción, me regalo una sonrisa o unos pasos de baile.

 

Esther Zoza

Nací en la década del 60. Amo a mi país y a su gente sencilla y sacrificada. Gusto de las artes, en particular la literatura. En la música disfruto de la trova tradicional y contemporánea, también de la ópera y la música instrumental. Respeto todas las religiones. Me gustan los temas esotéricos y místicos, además disfruto de los enigmas del universo. Creo sobre todas las cosas en Dios. Soy persistente y disciplinada para cumplir mis metas. Me gusta el campo. Vivo cerca del mar. Creo en las relaciones de pareja y en el amor en todas sus manifestaciones.

Un comentario sobre “Cuando la soledad se torna proactiva

  • Solo me hago una pregunta, alguien en cuba ha hecho una cuarentena, si esto es cierto, entonces todo lo que están diciendo en la televisión es cierto, y por mi experiencia puedo afirmar que no he tenido ni un día de cuarentena, si no estoy en una cola estoy moviendo en el carro a alguien de la familia, para el hospital, para el trabajo pues tiene que trabajar un día a la semana, y esto me hace ver las grandes colas diaria, los hospitales lleno diario.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.