Avatares de una poética

Por Esther Zoza

HAVANA TIMES – Cuba es tierra de poetas, eso nadie lo pone en duda.  Remontarnos a los grandes poetas que han distinguido nuestra Patria, es tarea de estudiosos.

En mi modesto recordatorio de neófita puedo citar, sin temor a equivocarme, a Julián del Casal y a José Joaquín Palma, ambos admirados y queridos por José Martí, uno de los más grandes poetas de nuestra América; también, a Emilio Ballagas poeta triste y olvidado; José Lezama Lima, señor de las letras, y al vilipendiado Virgilio Piñera.

Por supuesto, la poesía escrita por mujeres también ha dejado huellas en nuestra literatura: desde la métrica de la marquesa de Justiz de Santa Ana, hasta la romántica Gertrudis Gómez de Avellaneda, pasando por Dulce María Loynaz, Fina García Marruz y Carilda Oliver, parecería que tenemos garantizada la visibilidad femenina en la poesía cubana, pero no es tan simple.

Otras poetisas continuaron la tradición en diferentes décadas como Georgina Herrera y Reina María Rodríguez, pero otras no tuvieron la misma suerte.

Abanderadas de las últimas generaciones permanecen Legna Rodríguez y Yamila Medina, en un momento en el que la poesía escrita por mujeres tiende a ser desfavorecida y excluida por su temática.  Hablar del cuerpo femenino y que lo haga una mujer, aun en estos días, no es bien mirado y si su propuesta es homoerótica o basada en sus experiencias desde la cotidianidad, es considerado un desacierto.

Si esta situación va con las poetisas reconocidas, para las desconocidas de los medios y las editoriales no queda otra que escribir a todos los concursos existentes, tanto nacionales como extranjeros. Gastar incontables hojas de papel, compradas por la izquierda, imprimir y volver a imprimir, obviar la cuenta de electricidad, y si encuentran un concurso por correo electrónico, respirar y no dejar de rogar por un milagro, porque definitivamente existen.

Y doy fe de ello con la escritora Ivett Orozco Valenzuela, habitante de ese conglomerado, de raros brillantes, que es el municipio de Alamar, quien con disciplina y mucha fe recién ganó el primer lugar, con derecho a publicación, de la oncena edición  del Concurso Internacional de Poesía El Mundo lleva alas 2019,  que cada año convoca la Editorial Voces de Hoy, con un conjunto de 5 poemas  titulado La Borrasca.

Felicidades a esta compatriota que ha hecho brillar la poesía escrita por mujeres de nuestra pequeña ínsula.

Esther Zoza

Nací en la década del 60. Amo a mi país y a su gente sencilla y sacrificada. Gusto de las artes, en particular la literatura. En la música disfruto de la trova tradicional y contemporánea, también de la ópera y la música instrumental. Respeto todas las religiones. Me gustan los temas esotéricos y místicos, además disfruto de los enigmas del universo. Creo sobre todas las cosas en Dios. Soy persistente y disciplinada para cumplir mis metas. Me gusta el campo. Vivo cerca del mar. Creo en las relaciones de pareja y en el amor en todas sus manifestaciones.

Un comentario sobre “Avatares de una poética

  • Es Jamila Medina. Te faltan algunas: Luisa Pérez de Zambrana, Juana Borrero, Damaris Calderón, Ileana Alvarez, etc, etc…, y yo, Irina Pino (es broma). La poesia de las féminas muchas veces ha sido discriminada por los hombres poetas, catalogandola de floja. ^Pasa otro tanto con la narrativa femenina. No hay poesia masculina y femenina, hay poetas y poesía.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.